Análisis del GAMCO Merger Arbitrage Fund

24/07/2019

Hoy quiero comentar un fondo con mucha historia tanto por la estrategia como por el fundador. GAMCO es la gestora creada por el famoso inversor Mario Gabelli en 1976. Para los que no le conozcan, es un inversor americano muy reputado que ha centrado gran parte de su carrera y experiencia profesional en el arbitraje en las operaciones de fusiones y adquisiciones de empresas (M&A). Ha escrito dos libros que se consideran la referencia en la inversión en dicha temática.

La gestora tiene un tamaño considerable y gestiona algo más de 41.000 millones, con 200 profesionales en plantilla y una presencia global.

Conocí el fondo en un evento con diferentes gestoras, y la presentación corrió a cargo de Michael Gabelli, hijo de Mario Gabelli y que actualmente ocupa cargos significativos en la entidad.

Estrategia del fondo

Busca obtener unos beneficios constantes, descorrelacionados de cualquier mercado y con baja volatilidad mediante la inversión en empresas que están en procesos de M&A a nivel global haciendo operaciones de arbitraje.

Quiero destacar que me impresionó la cultura tan fuerte que tiene la gestora en lo que al arbitraje se refiere. Tienen un equipo muy sólido, un proceso de análisis definido y un histórico envidiable operando en este nicho de mercado.

Para entender el fondo es necesario comprender que son las operaciones de M&A y sus dinámicas. Cuando una empresa decide comprar o fusionarse con otra se inicia un proceso formal desde el anuncio del M&A hasta que se formaliza operación, si es que finalmente sucede. El proceso normal se ve resumido en la siguiente imagen:

Un poco antes del anuncio de la operación el precio tiende a subir por los rumores de compra y operaciones de Insiders. Una vez realizado el anuncio el precio sube drásticamente hasta la zona del precio de la operación, pero lo normal es que se quede algo por debajo del precio. Esto se debe a la prima de riesgo de quedarse hasta el final de la operación y la posibilidad de que no salga bien. Aquí se detallan los riesgos:

El proceso entre que se anuncia y se da por finalizada la operación dura unos 60 días, y ahí es donde opera este fondo.

Realizan un análisis profundo de la operación para determinar si finalmente se realizará o no, y posicionarse en el caso de que la relación entre las probabilidades de que se formalice el M&A y el “spread” entre el precio actual y el precio de compra merece la pena.

Además de las valoraciones, comentaron en varias ocasiones que uno de los factores clave de su éxito acertando las operaciones viene por la cantidad de contactos dentro de la industria tras tantas décadas operando en dicho segmento.

Un ejemplo de su operativa y la rentabilidad lo vemos en su operación en redhat, que ilustra muy bien el rendimiento de dichas operaciones.

Quiero destacar la operación que realizaron en mayo con un “spread” del 3,1%. Puede parecer una rentabilidad muy pequeña, pero hay que tener en cuenta que el retorno anual de una serie de operaciones así es mucho más altas dado que se mantienen por poco tiempo y es necesario anualizarlas.

Tras conocer la estrategia vamos a ver las rentabilidades. Este es un punto interesante y sirve para ver la gran diferencia entre la rentabilidad de una estrategia sobre el papel y la que finalmente obtiene un inversor.

Podemos ver unos rendimiento realmente interesantes con todos los años en positivo, con baja volatilidad y unas máximas caídas muy reducidas. Esto lo convierte en un fondo con vocación de retorno absoluto que encaja muy bien para gestionar la liquidez y la parte defensiva de la cartera. Aquí hay un detalle importante, es el rendimiento de la clase “I” (institucional) para un inversor americano. Ahora veamos la clase con divisa cubierta:

Como vemos la rentabilidad cambia bastante entre clases por el coste de la cobertura y las diferencias operativas entre fondos lo que hace menos atractivos los rendimientos (ojo, mirar solo 2014 en adelante). Pero claro, esa clase es la Institucional en Euros que tiene un mínimo de entrada de 1 millón de euros… veamos qué ha rentado el fondo en clase A, accesible por 1.000 €

Ahora el incremento de comisiones se come todavía más rentabilidad levando a 2017 y 2018 en negativo, algo que no gustará a los que busquen un retorno absoluto. Como podemos ver la diferencia entre el rendimiento de la estrategia sobre el papel y la que obtiene finalmente el inversor es enorme, sobre todo en estos fondos defensivos. En este caso el fondo retrocede un 0,30% para los socios GOLD, lo que puede hacerlo atractivo y se notará mucho en el rendimiento a 5 años del fondo.

Como resumen tenemos un fondo con una estrategia muy sólida y definida que ha demostrado ser consistente y rentable a largo plazo, siendo ideal como sustitutivo para la renta fija o para gestionar la liquidez. En cambio, unas comisiones elevadas para la clase retail y el coste de la cobertura de divisa hacen que el fondo se deje mucha rentabilidad por el camino.