Inteligencia Emocional, por Daniel Goleman

31/10/2018

Inteligencia Emocional
El otro día, hablando con el padre de mi pareja surgió una mención a este libro. Él es siempre una persona interesante y me consta que un voraz lector. A razón de esa mención sugirió que yo pudiera haberme leído el libro, y le dije que sí.
Tras esa conversación y porque yo hablo poco pero escucho mucho, proceso, reflexiono…; se me ocurrió repasar la lectura de ese libro. Como sabéis soy un lector empedernido, devoro libros y papers de investigación de muchas áreas diferentes, y esta área en particular la tengo muy trabajada; así que me sumergí de nuevo en la teoría que se esconde tras la Inteligencia Emocional.

Qué hay en el libro para mí

Algunas personas piensan que las emociones desempeñan un papel solo en situaciones románticas o en el calor de una pelea física. Sin embargo, de hecho, las emociones están en todas partes: forman nuestras decisiones, nos ayudan a entender el mundo y son cruciales en cualquier interacción con los demás.
Este libro explica en detalle el impacto que tienen las emociones en tu vida diaria. Muestra cómo pueden ayudarte, pero también cómo te desvían. También destaca el papel que desempeña la inteligencia emocional al permitirnos usar emociones para crear resultados positivos y evitar situaciones en las que puedan dañarnos.
Explica cómo la inteligencia emocional hace posible crear una interacción equilibrada entre el cerebro emocional y el cerebro racional. También nos muestra cómo esta capacidad puede ser adquirida y ampliada.
Finalmente, responde a estas preguntas: ¿Cómo se desarrolla la inteligencia emocional en los individuos y por qué es esta capacidad tan importante para la sociedad en general?

Las emociones son importantes; nos ayudan a aprender cosas nuevas, a comprender a los demás y nos empujan a tomar medidas.

¿Nuestras emociones nos frenan? ¿Lo haríamos mejor si nuestras emociones fueran eliminadas y nos convirtiéramos en criaturas lógicas e insensibles?
De hecho, las emociones son vitales para nosotros, ya que nos brindan ventajas que nos ayudan a llevar una vida plena.
Una de esas ventajas es la forma en que las emociones nos ayudan a aprender de nuestros recuerdos.
Cuando nuestro cerebro almacena experiencias, no solo recopila datos. También registra nuestros sentimientos y estos sentimientos nos ayudan a aprender de nuestras experiencias. Por ejemplo, si un niño pequeño toca una estufa caliente, experimentará un dolor intenso. La idea de tocar otra estufa en el futuro llevará consigo el recuerdo de ese dolor abrasador. Por lo tanto, es de esperar que sus emociones le impidan volver a hacerlo.
Otro valor de las emociones es la forma en que nos ayudan a interpretar los sentimientos de los demás, lo que puede ayudar a predecir sus acciones. Por ejemplo, imagina que te enfrentas a un hombre enfadado. Desde su lenguaje corporal, tal vez sus puños apretados o su voz fuerte, puedes distinguir su estado emocional. Sabiendo esto, puedes predecir sus acciones futuras; él podría, por ejemplo, estar listo para golpear a alguien.
La ventaja final que nos dan nuestras emociones es el impulso para actuar. Los requerimos para reaccionar rápidamente ante una situación. Toma a ese hombre enfadado del ejemplo anterior. Si sentimos que puede estar cerca de un arrebato violento, nuestras emociones nos harán sentir amenazados o incluso enfadados también, preparándonos así para reaccionar rápidamente si parecía que estaba a punto de atacar.
Las personas que han perdido su capacidad de emoción también pierden este impulso para actuar. Por ejemplo, en el siglo anterior, muchos pacientes psiquiátricos se sometieron a una cirugía cerebral llamada lobotomy, que separó dos regiones del cerebro que son vitales para el procesamiento emocional. El resultado de la cirugía fue que los pacientes perdieron su iniciativa y el impulso para actuar, así como gran parte de su capacidad emocional.

Algunas veces nuestras emociones pueden impedir nuestro juicio o hacernos actuar irracionalmente.

Nuestras emociones son herramientas importantes para comprender e interactuar con nuestro entorno. Sin embargo, también tienen fallas y pueden llevarnos a cometer errores. Algo que es indispensable tener en cuenta a la hora de organizar nuestras finanzas personales.
Uno de esos errores ocurre cuando nos volvemos demasiado emocionales. Para hacer juicios sólidos necesitamos pensar claramente. Como un malabarista, nuestras mentes solo pueden manejar unos cuentos elementos a la vez. Y cuando estamos en un estado de mayor emoción, nuestras mentes son bombardeadas con pensamientos alarmantes e imágenes perturbadoras. Por lo tanto, no hay espacio para el pensamiento racional y nuestro juicio está nublado.
Por ejemplo, cuando estás asustado, puedes reaccionar exageradamente a las situaciones, pensando que son más peligrosas de lo que realmente son. Es por eso que cuando tienes miedo, puedes confundir una sábana en la línea de lavado con un fantasma.
Otro error causado por nuestras emociones es cuando actuamos repentinamente antes de que tengamos la oportunidad de juzgar una situación con claridad. Cuando la información entra en nuestro cerebro, una fracción de ella pasa por alto la región responsable del pensamiento racional, el neocórtex, y entra directamente en el cerebro emocional. Si percibe que esta información es una amenaza para nosotros, el cerebro emocional puede hacer que actuemos repentinamente, sin consultar a nuestro cerebro pensante.
La última forma en que nuestras emociones pueden llevarnos a actuar de manera irracional es cuando nos vemos afectados por respuestas emocionales obsoletas.
Nuestra mente emocional reacciona a situaciones en el presente basadas en experiencias pasadas, incluso cuando las condiciones han cambiado. Por ejemplo, un niño que fue acosado físicamente en la escuela puede llegar a ser un hombre fuerte, pero todavía se siente amenazado por su “ex-abusón”.
Entonces, aunque las emociones son importantes, pueden tomar el control de nuestras mentes e interrumpir el pensamiento racional. Por lo tanto, necesitamos algo para ayudarnos a gestionarlas de manera efectiva.

La inteligencia emocional le permite manejar sus emociones y aprovecharlas para alcanzar sus metas.

Entonces, ¿cómo puedes usar el poder de tus emociones sin que te abrumen?.
Necesitas Inteligencia Emocional (EI), ya que te permite reconocer y manejar tus sentimientos sin ser controlado por ellos.
El primer aspecto de la inteligencia emocional es poder reconocer y nombrar tus sentimientos.
Este paso es vital para poder manejar tus emociones. Los estudios demuestran que las personas que no pueden reconocer sus propios sentimientos son más propensas a los arrebatos violentos. O simplemente a actuar de forma más impulsiva de lo necesario.
Una vez que eres capaz de reconocer tus emociones, necesitas tomar conciencia de lo que las causa.
A menudo, tus sentimientos en una situación dependen de cómo los interpretes. Por ejemplo, si un amigo tuyo te pasa por la calle y no te reconoce, puedes pensar inmediatamente que te están ignorando a propósito. Esto puede molestarte o incluso enfadarte.
Pero, si te paras a pensar por qué no te reconoció, es posible que encuentres otras razones que te dejen menos molesto. El amigo podría, por ejemplo, no haberte visto porque estaban perdido en sus pensamientos y no estaba concentrado en lo que los rodeaba.
Cuando comienzas a reconocer y manejar tus sentimientos, la inteligencia emocional puede ayudarte a que te concentres en lograr ciertos objetivos.
Por ejemplo, imagina que necesitas escribir un artículo para una revista; pero realmente no te gusta el tema propuesto y prefieres ir a un festival de cine. La inteligencia emocional puede ayudarte a manejar estos diversos sentimientos.
Aunque el tema te aburre, puedes intentar verlo desde otro ángulo. Tal vez hay un aspecto del tema que te entusiasma. Además, sabiendo cómo el festival de cine te hará sentir, puedes diferir la gratificación y guardar tu potencial disfrute hasta que tengas tiempo para ello.
Los estudiantes que manejan su carga de trabajo de esta manera tienden a tener un buen desempeño en la escuela, incluso si tienen un coeficiente intelectual promedio.

La inteligencia emocional es una capacidad que te ayuda a navegar por el mundo social.

A menos que vivas en una isla, es poco probable que desarrolles una vida feliz con solo manejar tu propia mente. Otras personas juegan un papel importante en tu existencia y solo administrando tu interacción social con ellos puedes esperar vivir una vida plena.

Una vez más, la inteligencia emocional puede ayudar a lograr esto.
A mí particularmente me parece éste un aspecto de necesidad. Nosotros no somos sino un grupo de personas en una, y esas personas tienen a otras personas en su grupo, y nosotros debemos interactuar  con todos ellos, directos e indirectos.
La inteligencia emocional fomenta las buenas interacciones sociales porque te ayuda a ponerte en el lugar de otras personas. Saber cómo te sentirías en una situación determinada te ayuda a evaluar cómo se sentirán los demás en un entorno similar.
Tu inteligencia emocional también te ayuda a descubrir las emociones de otros al analizar sus signos no verbales. Esto significa que puede juzgar el estado de ánimo de una persona simplemente observando señales como sus expresiones faciales o su lenguaje corporal.
Por ejemplo, si ves a alguien con una cara tan blanca como una sábana y con la boca abierta, es probable que llegues a la conclusión de que se sorprendió.
Es más, probablemente identificarás esas señales automáticamente, sin ningún esfuerzo consciente.

Debido a que te permite empatizar con los demás, la inteligencia emocional te permite comportarte de una manera que evoca reacciones favorables de los demás.
Un ejemplo que uso a menudo, y que quizá vale para interpretar la visión del autor sobre este extremo, consiste en que nos miremos a un espejo. Si nosotros reímos, la cara de nuestro reflejo ríe. Si mostramos enfado, la cara de quien tenemos delante cambia y se torna agresiva. Es fácil que si nosotros controlamos nuestras emociones, podamos evocar emociones favorables en los demás.
Por ejemplo, imagine que eres el gerente de una empresa en la que un miembro del personal está cometiendo constantemente los mismos errores. Necesitarás advertirle sobre esto y hacer que cambie, pero debes hacerlo de la manera correcta. Si hieres sus sentimientos, puede enfadarse o ponerse a la defensiva, y es menos probable que realice los cambios que deseas. Si simpatizas con él e imaginas cómo se sentirá, puedes actuar de una manera que le predisponga a cambiar.
En general, las personas con inteligencia emocional pueden desarrollar aptitudes sociales como la capacidad de enseñar a otros, resolver conflictos o administrar equipos de personal. Y estas aptitudes les ayudan a mantener relaciones en el entorno social.

La inteligencia emocional requiere un equilibrio entre el “cerebro sensorial”, emocional; y el “cerebro pensante”, racional.

La forma en que pensamos y sentimos se entrelazan. Esto se debe a que el cerebro pensante, donde desarrollamos nuestros pensamientos racionales; y el cerebro sensorial, el lugar de nacimiento de nuestras emociones, están vinculados. Están conectados por fuertes vías neuronales.
Nuestra inteligencia emocional depende de estos conectores entre los cerebros del pensamiento y del sentimiento, y cualquier daño a estas vías neuronales puede provocar déficits de inteligencia emocional.
Por ejemplo, una persona cuyo cerebro emocional está separado de su cerebro pensante dejará de experimentar sentimientos. Sus deficiencias en esta área incluirán una pérdida de la autoconciencia emocional, que es un componente importante de la inteligencia emocional. Evidencia de esto puede verse en pacientes lobotomizados. Después de que se cortaron las conexiones entre sus dos cerebros, perdieron su capacidad emocional.
Otro ejemplo de la importancia de las conexiones entre nuestros dos cerebros es el papel del cerebro pensante en la corrección del funcionamiento del cerebro sensible, un proceso esencial para la autorregulación emocional.
La autorregulación emocional funciona de la siguiente manera: los estímulos, como una explosión repentina y fuerte, a menudo enviarán a tu cerebro emocional a la saturación. El cerebro sensible percibirá automáticamente el estímulo como una amenaza, y por lo tanto responderá poniendo su cuerpo en un estado de alerta.
Utilizamos nuestros cerebros de pensamiento para ayudar a regular este proceso. Después de escuchar el fuerte golpe, y mientras nuestro cerebro emocional está enviando alarmas alrededor del cuerpo, nuestro cerebro pensante está revisando el estímulo para ver qué amenaza hay. Si no ve ningún peligro, entonces calma tanto el cerebro sensorial como el cuerpo, permitiéndote pensar con claridad nuevamente. Esta es la razón por la que no estamos constantemente sobreactuando excesivamente ante cada ruido repentino que escuchamos.
Si se rompe el vínculo entre los cerebros del pensamiento y del sentimiento, este proceso no es posible. Por ejemplo, los pacientes con daño severo en el cerebro pensante tienen dificultades para regular sus sentimientos.

La inteligencia emocional te hace más saludable y más exitoso.

¿Cuál es la clave para llevar una vida exitosa y satisfactoria?
Puedes pensar que es un alto coeficiente intelectual, que las personas más inteligentes tendrán la mejor oportunidad de llevar una vida feliz. Sin embargo, la inteligencia emocional es tan importante como el alto coeficiente intelectual para lograr esto.
La evidencia sugiere que las personas con altos niveles de inteligencia emocional tienen más probabilidades de tener éxito.
Por ejemplo, los estudios muestran que los estudiantes con altos niveles de empatía obtienen calificaciones significativamente mejores que los alumnos con menos empatía con un coeficiente intelectual comparable.
Los estudiantes que pueden controlar sus impulsos también tendrán más éxito que sus compañeros. Un estudio realizado por la Universidad de Stanford llamado “The Marshmallow Challenge” probó la capacidad de un grupo de niños de cuatro años para resistirse a comer una golosina. Años más tarde, resultó que aquellos que habían podido controlar sus impulsos a los cuatro años demostraron ser académica y socialmente superiores a lo largo de su juventud.
Este éxito continúa en el mundo adulto. Los gerentes que son más adeptos socialmente también tienden a ser más persuasivos.
Además, la inteligencia emocional también puede ayudarnos a llevar estilos de vida más saludables.
Esto se puede ver al observar el estrés. Cuando pasamos por períodos estresantes, nuestros corazones se ven sometidos a una presión inmensa porque nuestra presión arterial aumenta. Esto nos deja en riesgo de paro cardíaco.
El estrés también puede debilitar su sistema inmunológico, como lo demuestra un estudio que sugiere que las personas bajo estrés tienen una probabilidad significativamente mayor de resfriarse.
Sin embargo, la inteligencia emocional puede ayudarnos a evitar los peligros del estrés. Esto se debe a que si aprende a mitigar sentimientos estresantes como la ansiedad y la ira, reducirá los efectos dañinos de esos sentimientos en su salud. Por ejemplo, en un estudio clínico, las personas que ya habían sufrido un ataque cardíaco fueron entrenadas para controlar su ira, lo que redujo significativamente el riesgo de nuevos ataques.
Dado el gran impacto de la inteligencia emocional en el éxito y la salud, triste es que haya un énfasis tan pequeño en el fomento de las habilidades emocionales en el currículo escolar típico.

Hay varias maneras de aumentar su inteligencia emocional.

Como hemos aprendido que la inteligencia emocional puede llevar a una vida plena, es posible que ahora te preguntes si es posible mejorarla.
La respuesta es sí, y una serie de ejercicios puede ayudarte a lograrlo.
Si deseas mejorar su autoconciencia y autogestión, puedes practicar el uso de diálogos internos. Esto te ayudará a identificar y nombrar tus sentimientos.
Por ejemplo, si tu amigo le cuenta a todos menos a ti acerca de sus problemas matrimoniales, puede que te sientas molesto. Pero el diálogo interno puede ayudarte a resolver esto. Deberías preguntarte: “¿Por qué estoy herido? Porque mi mejor amigo confió sus problemas matrimoniales a todos menos a mí “.
Ahora, una vez identificado este sentimiento y su causa, puedes amortiguar su poder. En su lugar, podrías decirte: “Puede que me sienta excluido, pero es posible que no quisiera molestarme porque sabía que estaba atravesando otros problemas”. De esta manera, se sentirá menos molesto.
Si desea mejorar su empatía, puede intentar reflejar el lenguaje corporal de otra persona. Esto es útil porque el lenguaje corporal no solo expresa emociones, sino que también las evoca. Así, por ejemplo, al reflejar la postura tensa de otra persona, puedes inducir tensión en ti mismo.
Si desea mejorar su capacidad de automotivación y pensar más positivamente, sigue este consejo:
La forma en que explica sus éxitos y fracasos tiene un impacto en su capacidad para motivarse. Para motivarse a sí mismo, comience a pensar así: las personas que pueden convencerse a sí mismas de que las fallas se deben a algo que pueden cambiar, no se rinden tan fácilmente. Continúan intentandolo porque creen que un resultado exitoso depende de sus propias acciones.
En contraste, aquellos que atribuyen un contratiempo a algún déficit personal permanente probablemente se rendirán pronto. Están convencidos de que no hay mucho que puedan hacer por su éxito de todos modos. Si quieres tener éxito, trata de evitar este proceso de pensamiento.

Puede utilizar la inteligencia emocional en todo tipo de entornos, desde la oficina hasta su vida amorosa.

Ahora puedes saber bastante sobre inteligencia emocional. Pero también puedes preguntarse: ¿cómo puedo usar este conocimiento en la práctica?
Aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte a utilizar tu inteligencia emocional en tu vida cotidiana.
El primer consejo es: puede evitar malentendidos en una relación si tiene en cuenta las diferentes maneras en que los hombres y las mujeres manejan las emociones. Por lo general, las niñas son educadas para hablar sobre sus sentimientos y conectarse a través de una conversación íntima, mientras que los niños aprenden a minimizar los sentimientos que podrían hacerlos parecer vulnerables.
Por ejemplo, si una pareja femenina se queja de un problema, la reacción masculina podría ser ofrecer un consejo al instante. Pero esto podría estar mal; A menudo, cuando una mujer se queja de un problema, está buscando una validación. Ella quiere que su compañero escuche y demuestre que él entiende. Por lo tanto, una solución inmediata puede ser malinterpretada como un rechazo de su angustia en lugar de un intento de ayudar. Sería mejor escucharla con atención.
También puedes seguir este consejo. Si estás muy molesto durante una disputa, trata de tomarte un descanso para calmarte. Las emociones fuertes tienden a distorsionar tu pensamiento, por lo que es probable que digas o hagas algo de lo que puedas arrepentirte. Afortunadamente, un período de enfriamiento puede ayudar.
Algunos consejeros matrimoniales incluso aconsejan a las parejas que vigilen sus pulsos durante una pelea. Una frecuencia cardíaca que excede la frecuencia promedio de la persona en más de 10 pl/m indica que la persona se está volviendo demasiado emocional para pensar racionalmente y necesita un período de descanso.
El último consejo es: si tiene que criticar a alguien, sea específico y ofrezca una solución. Al elegir un incidente y señalar exactamente lo que se debería haber hecho de manera diferente y lo que se hizo bien, se aclarará y evitará que el receptor se sienta devaluado y confundido.

Claves del libro

Nuestras emociones son importantes ya que sirven como fuentes indispensables de orientación y nos empujan a actuar. Sin embargo, también pueden hacernos actuar irracionalmente. Por eso necesitamos inteligencia emocional. La inteligencia emocional son un conjunto de habilidades que te permiten reconocer y manejar las emociones, tanto tus propios sentimientos como los de otras personas.
La inteligencia emocional es quizás el factor más importante para ayudarnos a llevar una vida plena. Comparado con el coeficiente intelectual, es un mejor predictor del éxito académico, el desempeño laboral y el éxito en la vida. Y, a diferencia de coeficiente intelectual, podemos aumentar nuestra inteligencia emocional a lo largo de la vida.
La inteligencia emocional es de suma importancia para el bienestar de un niño. Por lo tanto, si eres madre o padre, es posible que desees ayudar a los niños a desarrollar sus habilidades emocionales utilizando una de las siguientes medidas simples:
Anímalos a hablar sobre sus sentimientos. Esto mejorará su auto-conciencia emocional. Si experimentan dificultades con esta tarea, proporcióneles el vocabulario necesario para etiquetar sus emociones.
Si tienen éxito en algo, elógialos por sus esfuerzos y por mostrar autocontrol. Esto les enseñará a confiar en su capacidad para mejorar sus vidas a través de sus propias acciones.
Sea específico y constructivo. Si tiene que criticar a alguien, elija un incidente específico y señale exactamente qué debería haberse hecho de manera diferente y qué se hizo bien. De esa manera te aclararás sin ofender al destinatario.
Cuando estés muy molesto durante una disputa, trata de tomarte un descanso para calmarte. Esto puede ayudarte a sortear una reacción exagerada hiriente que de otra manera podría ser provocada por la ira.

Hasta aquí el libro de Daniel Goleman.

Decir que este libro yo lo recomendaría en conjunto con los dos siguientes, digamos que un pack indispensable si quieres mejorar en el área de self-improvement.

“Deja de ser tú”, de Joe Dispenza; y,

“Neuro-linguistic programming for Dummies”, de Romilla Ready y Kate Burton (este creo que no está en Castellano).

El conjunto evoca con transparente claridad, cuan equivocados estamos, lo poco que sabemos y cuánto podemos mejorar.