Reset, por Ellen Pao

19/03/2018

Leo mucho. Parece que está en mi patología mental semejante locura, pero lo hago a veces de forma enfermiza. De ahí lo de que añada el sustantivo “locura” a esta gran afición.
El último libro que leí pertenece a la categoría de Personal Growth & Self-Improvement.

Reset, de Ellen Pao

El caso de Pao vs. Kleiner atrajo mucha atención de los medios, y quizás no es nuevo para ti. Pero tal vez las luchas y obstáculos que Pao tuvo que soportar antes del juicio son menos conocidos.
¿Cómo fue trabajar en Kleiner? ¿Cuáles fueron los desafíos que enfrentó Pao y otras mujeres que trabajan en la empresa? ¿Y cómo llegó ella a entablar una demanda contra una de las firmas de capital riesgo más poderosas del mundo?

La discriminación sexual profundamente arraigada hace que sea difícil para las mujeres tener éxito en el lugar de trabajo.

Ellen Pao creció creyendo que una buena educación conduciría inevitablemente al éxito, y así cuando se graduó en la Facultad de Derecho de Harvard en 1994, vio infinitas oportunidades profesionales frente a ella. Sin embargo, cuando comenzó a trabajar en el conocido bufete de abogados de la ciudad de Nueva York Cravath, Swaine & Moore como abogada corporativa, rápidamente se dio cuenta de que las cosas no iban a funcionar como esperaba.
Una de las cosas que notó Pao fue que la discriminación sexual se había arraigado tan profundamente en el lugar de trabajo que a menudo ocurría sin que nadie lo notara, a veces ni siquiera la persona del lado receptor.
Una compañera de trabajo que era negra fue confundida constantemente con una asistente administrativa o una asistente legal, a pesar de estar vestida con trajes únicamente destinados para los abogados. Además, a pesar de que como abogada tenía la autoridad para usar vehículos de la empresa, la compañera de trabajo de Pao tuvo serias dificultades para hacerlo.
En ese momento, esta compañera no pensó demasiado en eso, y por lo tanto nunca informó de lo que sucedía. Al final, sin embargo, estaba tan angustiada por estas experiencias que terminó abandonando la profesión por completo.
El caso de esta compañera de trabajo de Pao sirve como un recordatorio de cómo es casi imposible ascender en la escalera corporativa si no eres uno de “los muchachos”, a pesar de tus esfuerzos más duros.
Pao relata un momento en que el jefe de su departamento invitó a cenar a 12 compañeros de trabajo varones, y a esta cena le siguió una visita a un club de striptease. Pao señaló que ir al club de striptease permitió a los compañeros de trabajo masculinos tener la oportunidad de conocer a su jefe a un nivel más personal, lo cual era una gran ventaja. Mientras se quedaba excluida de esa oportunidad de aunar lazos más próximos con su jefe.
Estos eventos solo para hombres sucedieron todo el tiempo. Pao consiguió una entrada para un partido de hockey una vez, pero solo se le permitió ir si no se sentaba al lado del compañero más antiguo.
Tales conductas excluían a las mujeres de conversaciones y oportunidades importantes, y como resultado, tenían que duplicar sus esfuerzos sólo para mantener el ritmo de sus homólogos masculinos.

En el mundo del capital de riesgo, la cultura del “club de chicos” celebra la tenacidad en los hombres pero no en las mujeres.

Pao terminó su MBA de dos años en Harvard Business School y en 2005 se unió a la influyente firma de capital riesgo Kleiner Perkins Caufield & Byers como jefa de gabinete. Las empresas de capital riesgo reciben apoyo financiero de inversores, universidades, familias y fondos de pensiones, que invierten en empresas generalmente de reciente creación, con la esperanza de obtener un retorno de la inversión.
La industria del capital de riesgo está dominada por hombres, siendo un verdadero “club de niños”, y es predominantemente blanco.
En un viaje de negocios a Nueva York, Pao compartió una mesa con cuatro colegas blancos, uno de los cuales era un CEO e inversor tecnológico llamado Ted. El CEO de tecnología expresó su deseo de que una mujer se uniera a su junta directiva, que consistía solo de hombres, y Pao sugirió que invitara a una de las socias fundadoras de Google, Marissa Mayer. Luego de la sugerencia de Pao, Ted dijo que Mayer sería “demasiado controvertida”, mientras que el resto de los hombres comentaron que les gustaría que se uniera “porque estaba muy buena”.
Los hombres de la mesa continuaron discutiendo abiertamente sobre el tipo de trabajadora  que en términos sexuales les gustaba y se jactaban de conocer a Jenna Jameson, una estrella porno, dejando a Pao encogida e incómoda. Ella sabía que a los colegas masculinos no les gustaba que ella estuviera allí. Esta sensación de exclusión se confirmó cuando aterrizaron en el aeropuerto de Teterboro, y los hombres organizaron una salida nocturna sin extender una invitación a Pao. Como resultado, Pao se perdió el intercambio de consejos e información que se produce durante estos eventos sólo para hombres.
Una triste realidad del mundo de los negocios es que los hombres son elogiados por tener ambición y ser progresistas; Sin embargo, cuando las mujeres muestran esas cualidades, a menudo son ignoradas.
Durante los primeros días de Twitter, Pao vio la promesa y el potencial en la capacidad de la plataforma para conectar a personas de todo el mundo, por lo que decidió ponerse en contacto con su CEO, Jack Dorsey. Luego propuso Twitter a un socio de Kleiner, pero él no mostró ningún interés y desestimó su propuesta de inversión.
Casi cuatro años más tarde, Kleiner finalmente invertiría en Twitter, por sugerencia de un compañero menor varón, por supuesto. En ese momento, el valor de Twitter había aumentado en un 400%, pero el compañero masculino fue celebrado como un genio, aunque se perdió el primer 400%, mientras que la previsión de Pao fue completamente ignorada.

Los colegas de Pao en Kleiner todavía la trataban como antes, a pesar de su ascenso a socio menor.

Aunque era consciente de la desigualdad desenfrenada en el mundo del capital de riesgo, Pao decidió quedarse en Kleiner porque disfrutaba del trabajo.
Pero incluso después de su ascenso a socio menor en 2007, sus compañeros de trabajo aún no la tomaban en serio ni escuchaban sus opiniones.
Un incidente que me viene a la mente es el tono de un sitio web de clasificados indios para los inversores de su fondo. Durante la preparación para el lanzamiento, un colega de Pao sugirió que ella “buscara turbantes”. Cuando se negó a hacerlo, sus colegas la tildaron de “aguafiestas”.
Además, cuando Pao trató este incidente con su socio gerente, éste simplemente le dijo que estaba exagerando y haciendo un gran alboroto por nada. El socio gerente repitió la misma broma desagradable en una reunión de recaudación de fondos y tuvo que disculparse inmediatamente cuando vio que uno de los inversores era una mujer india.
Este comportamiento insensible hacia las mujeres en el lugar de trabajo se ve perpetrado por el dogma del “club de chicos” de proteger a sus propios miembros.
Mientras estaba en un viaje de negocios, el compañero de trabajo de Pao, Ajit Nazre, le dijo que creía que harían una buena pareja, a pesar de que era un hombre casado en ese momento. Después de que le dijo a Pao que se había separado de su esposa, los dos comenzaron a salir. A partir de ahí compartieron las diversas filosofías y creencias de Kleiner sobre la inversión. Durante este tiempo, Pao sintió que finalmente había sido aceptada y vista como una igual en la empresa.
Sin embargo, resultó que Nazre le había mentido a Pao acerca del divorcio con su esposa, y cuando Pao supo la verdad, ella dejó de verlo en el plano sentimental. El problema era que todavía tenía que enfrentarlo en el trabajo.
Se hizo evidente que, desde la ruptura, Nazre estaba engañando intencionalmente a Pao y excluyéndola de hilos y reuniones importantes de correo electrónico. Pao alertó a su socio gerente, Ray Lane, sobre la mala conducta de Nazre, pero sus preocupaciones cayeron en saco roto. Lane había llegado a conocer a Nazre en las cenas y eventos solo para hombres, y se unieron en las conversaciones sobre mujeres. Debido a la buena relación de Lane con Nazre, el socio gerente lo defendió ante las quejas de Pao.

Pao salió victoriosa en un reclamo de discriminación en Kleiner, pero esto fue solo el comienzo.

Habiendo sido promovido a socio principal, Nazre ahora estaba en un rango más alto y más poderoso que Pao. Él ganó la autoridad para impedir sus aspiraciones de carrera al escribir reseñas negativas sobre su trabajo. En un intento de hacer algo acerca de este abuso de poder, Pao presentó una serie de informes verbales y escritos, pero, después de un tiempo, el consultor de Recursos Humanos de Kleiner le dijo que dejara de quejarse.
Además, Pao confió a su compañera, Trae Vassallo, su trato injusto, con la esperanza de construir su caso.
Para su sorpresa, sin embargo, Vassallo admitió que Nazre la había acosado sexualmente. Nazre le había pedido a Vassallo que se uniera a él en un viaje de negocios a Nueva York, lo que no resultó ser un viaje de negocios. Nazre había mentido, una vez más, y se presentó en la habitación de su hotel vistiendo nada más que una bata de baño, insistiendo sin éxito en que lo dejara entrar.
Con esta historia bajo la manga, Pao transmitió la serie de faltas de Nazre a los socios gerentes de Kleiner. Finalmente abandonó la empresa después de negociar las condiciones de su indemnización durante dos meses.
Aunque ella había ganado esta pequeña batalla, Pao no estaba satisfecha. Quería ver un cambio real y duradero que erradicara la cultura del “club de chicos” en Kleiner.
Redoblando sus esfuerzos, Pao convenció a la firma de que contratara a un investigador independiente, pero Kleiner parecía menos que interesado en las experiencias suyas y de Vassallo de hostigamiento en el lugar de trabajo. Este desinterés se hizo aparente cuando Kleiner no introdujo la capacitación contra el acoso y la discriminación en el lugar de trabajo.
Insatisfecha con estos resultados, Pao contactó al Departamento de Empleo y Vivienda Justos de California y entabló una demanda contra su compañía por su inacción, los esfuerzos de investigación inadecuados y el trato injusto y la exclusión de las mujeres en el lugar de trabajo.
Su abogado le aconsejó que continuara trabajando en Kleiner, ya que esto fortalecería su caso. Pero solo duró unos meses antes de ser despedida por el reclamo de que había tenido un bajo rendimiento en su última revisión.

Mientras la demanda estaba en curso, Pao se convirtió en el CEO del sitio web de redes sociales Reddit.

Pao vs. Kleiner se intensificó cuando el principal abogado defensor de la compañía comenzó a avergonzar públicamente a Pao, utilizando información privada de sus sesiones de terapia y de las conversaciones entre ella, su esposo y sus abogados.
La vergüenza pública, descubierta por Pao al convertirse en el CEO de Reddit, se encuentra en Internet.
En aquel entonces, Reddit era una pequeña empresa emergente que se autodenominaba “la página de inicio de Internet”. Los usuarios de Reddit podían compartir noticias y fotos que podrían ser votadas en sentido ascendente o descendente en tiempo real. Fue a través de Reddit que Pao se familiarizó con el lado oscuro de la web.
El periodista Eron Gjoni creó un blog en agosto de 2014 llamado “The Zoe Post”, donde escribió sobre la infidelidad de su ex-novia Zöe Quinn. A través de Internet, reunió a seguidores a los que alentaba a continuar avergonzándola públicamente en otras plataformas, como 4chan, 8chan, Internet Relay Chat y, por supuesto, Reddit. Sus seguidores publicaron su información personal en línea, piratearon su cuenta, le enviaron amenazas de muerte y violación e hicieron juegos de ordenador que mostraban actos violentos en su contra.
Este tipo de comportamiento en línea era inaceptable para Pao y, en 2015, prohibió el porno de venganza y los desnudos no solicitados en Reddit. Sus acciones animaron a muchos sitios web conocidos, como Facebook, a adoptar la misma actitud de tolerancia cero.
Envalentonada por hacer más, Pao empleó a Reddit e Internet como sus armas para acabar con la discriminación y el acoso.
Para ayudarla con su ambiciosa tarea, Pao buscó el consejo de la inversora y empresaria Susan Wu. Wu se convirtió en activista después de enterarse del caso de una mujer violada por un nadador de la Universidad de Stanford, Brock Turner. Wu creó el hashtag #IWasRapedToo en un intento de alentar a más mujeres a hablar sobre sus experiencias.
Mientras tanto, la cobertura de prensa en línea comenzó a detectar la demanda de Pao contra su compañía anterior, y muchas mujeres se acercaron a ella. Estaba claro que la discriminación sexual estaba sucediendo en todas partes. Los reporteros comenzaron a llamar a esta repentina avalancha de mujeres que hablaron sobre sus experiencias sobre el efecto Pao.

Pao perdió el caso contra Kleiner, pero el apoyo que recibió la llevó a crear Project Interlude.

Pao estaba convencida de que tenía pruebas suficientes para ganar el caso contra su antiguo empleador, pero la empresa tenía la capacidad financiera y los recursos humanos para construir una defensa sólida basada en cientos y miles de correos electrónicos.
Durante su juicio, Pao también estuvo ocupada con dos trabajos a tiempo completo: ser la CEO de Reddit y madre. El 27 de marzo de 2015, el veredicto final fue: Pao había perdido el caso.
Sin embargo, el apoyo que recibió a lo largo del juicio fue de inmensa importancia.
Aunque había perdido, Pao nunca sintió que estaba sola en su batalla. Ella siempre estuvo agradecida por el apoyo de su familia y amigos, que se quedaron con ella hasta el final.
También recibió mucho apoyo inesperado de mujeres de todo el mundo. Su bandeja de entrada solo en LinkedIn se inundó con cientos de mensajes de apoyo. Pao no había ganado el caso, pero se había ganado los corazones y las mentes de muchas mujeres en todas las industrias, incluida la industria de la tecnología.
Con este apoyo abrumador, Pao decidió reunir a otras mujeres en puestos ejecutivos para generar una lluvia de ideas sobre cómo podrían restablecer la industria tecnológica.
La iniciativa de Pao dio como resultado la fundación de Project Interlude, con la misión de proporcionar a los CEO y firmas de capital de riesgo las herramientas y soluciones que necesitaban para luchar eficazmente contra la discriminación en el lugar de trabajo.
Los cofundadores son mujeres influyentes que comparten experiencias similares, como la ex-ingeniera de Google, Erica Joy Baker, la defensora de la diversidad Brianna Wu y la ingeniera de Pinterest Tracy Chou. Estas mujeres desarrollaron las tres soluciones centrales del proyecto para combatir la discriminación en el trabajo: inclusión de todos los empleados, exhaustividad y responsabilidad.
Project Interlude brinda a los CEO consejos útiles sobre cómo diversificar sus equipos y llevarlos al éxito. Desde su fundación, el proyecto se ha convertido en una organización sin fines de lucro galardonada, difundiendo la palabra para una mayor inclusión en el lugar de trabajo.

Resumen final

El mensaje clave en este libro:

No importa su raza, sexo, edad, sexualidad, discapacidad o si está embarazada, todos tienen derecho a las mismas oportunidades de carrera. Esto significa una asignación justa de puestos de trabajo, un lugar de trabajo que no tolera la discriminación o el acoso, y la garantía de que a cada empleado se le paga de acuerdo con su desempeño. El viaje de Pao nos muestra que no debemos desanimarnos después de un retroceso, y que hablar en contra de estas injusticias puede tener efectos de gran alcance.

Consejo procesable:

Introducir y hacer cumplir políticas de discriminación y hostigamiento de tolerancia cero.
Para ayudar a poner fin a la mala conducta en el lugar de trabajo, lo primero que deben hacer las empresas es comunicar claramente a sus empleados qué comportamientos son apropiados y cuáles no. Esto significa oportunidades iguales basadas en el rendimiento, además de diseñar e implementar políticas contra la discriminación y contra el acoso que proporcionen procesos de informe claros. Debe haber cero tolerancia para las violaciones de dichos procesos independientemente del rango de la compañía.



SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER