¿Cómo puedo comparar entre distintos fondos de inversión?

13/01/2022

En este artículo, vamos a ver cómo evaluar y comparar fondos de inversión, independientemente del tipo u objetivo del fondo. Esto nos ayudará a comparar fondos de inversión similares y a decidir qué fondo de inversión se adapta mejor a nuestras necesidades financieras. Tener claros algunos conceptos y evitar algunos errores mejorará nuestras posibilidades de seleccionar un gran fondo de inversión para nuestra cartera.

Pasos para comparar los fondos de inversión

La definición de fondo de inversión puede incluir muchos otros conceptos a la hora de invertir y buscar rentabilidad, ante todas las opciones es necesario analizar los pasos para comparar los fondos de inversión similares y saber escoger:

  1.  Elegir los índices de referencia adecuados

El primer dato que hay que analizar en relación con el rendimiento de los fondos de inversión es la rentabilidad del fondo en comparación con un índice de referencia adecuado. Por ejemplo, si queremos ver el rendimiento de nuestro fondo, lo mejor es compararlo con el rendimiento medio de los fondos de la misma categoría.

Supongamos que miramos nuestra cartera de fondos y vemos que uno de nuestros fondos ha sufrido un gran descenso en su valor, pero que los demás han tenido un buen rendimiento en un periodo de tiempo determinado. Esto no indica que el fondo deba ser eliminado de su cartera. Primero debemos mirar los tipos y categorías de fondos de inversión similares para saber si otros fondos de la categoría han tenido un rendimiento parecido.

También es muy útil utilizar un índice como referencia. Por ejemplo, si la clase del fondo es de acciones de gran capitalización, un buen índice de referencia es el S&P 500. Si el S&P 500 bajó un 10% durante el periodo que estamos analizando, pero nuestro fondo bajó un 8%, puede que no tengamos motivos para preocuparnos demasiado por la rentabilidad del fondo en cuestión.

  • Una buena rentabilidad también puede significar malas noticias

Si invertimos en un fondo de inversión, especialmente en un fondo de acciones, es probable que pensemos mantenerlo durante al menos tres o cinco años. Partiendo de esta base, rara vez es necesario examinar períodos de tiempo inferiores a tres años. Sin embargo, esto no quiere decir que los rendimientos a corto plazo, por ejemplo de un año, sean irrelevantes. De hecho, una rentabilidad a un año de un fondo de inversión increíblemente superior a la de otros fondos de su categoría puede ser una señal de alarma.

Una razón es que un año aislado de rendimientos inusualmente altos es muy raro. Invertir es un maratón, no una carrera; debería ser aburrido, no emocionante. Un rendimiento elevado probablemente no sea sostenible. Además, estos altos rendimientos atraerán a muchos más inversores al fondo, haciendo para este cada vez más difícil obtener rentabilidades importantes.

  • Centrarse en largos períodos de tiempo

Dado que las condiciones del mercado cambian constantemente, es prudente juzgar las habilidades de un gestor de fondos, y por lo tanto el rendimiento de un fondo de inversión, observando períodos de tiempo que abarcan diferentes ciclos económicos.

Por ejemplo, la mayoría de los ciclos económicos (un ciclo completo que consta de períodos de recesión y de crecimiento) tienen una duración de 5 a 7 años. Además, en el transcurso de la mayoría de los periodos de 5 a 7 años, hay al menos un año en el que la economía estuvo en recesión y los mercados respondieron negativamente. Y durante ese mismo periodo de 5 a 7 años es probable que haya al menos 4 o 5 años en los que la economía y los mercados sean positivos. Si se analiza un fondo de inversión y su rentabilidad a 5 años es superior a la de la mayoría de los fondos de su categoría, probablemente se trate de un fondo que merece la pena estudiar más.

  • Tiempo de gestión y Skin in the game

Los incentivos del gestor también deben analizarse simultáneamente con la rentabilidad del fondo. Una buena rentabilidad a cinco años no significa nada si el gestor del fondo sólo lleva un año al frente. Del mismo modo, si la rentabilidad anualizada a 10 años está por debajo de la media en comparación con otros fondos de la categoría, pero la rentabilidad a 3 años parece buena, podríamos considerar este fondo si la permanencia del gestor es de aproximadamente 3 años. Esto se debe a que el actual gestor del fondo recibe el mérito de los buenos rendimientos a 3 años, pero no recibe toda la culpa de los bajos rendimientos a 10 años.

Además, si el gestor del fondo es copartícipe del mismo, es decir, gran parte de su patrimonio está invertido en el fondo que gestiona, esto alineará los incentivos así como moderará los riesgos que un gestor pueda tomar únicamente para tratar de batir a una referencia, olvidando el largo plazo.

Rate this post


SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER