Criptomoneda: definición e impacto

A diferencia de una moneda fiduciaria normal, las criptomonedas (bitcoin, por ejemplo) son dinero digital que está diseñado para sustituir a tu banco en transacciones monetarias.
Se habla de Bitcoin o, del conjunto de las criptomonedas, de forma intermitente en los medios no especializados. Pero cuando se habla suele ser de forma espectacular. Por otro lado, diferentes medios ya enfocados a los mercados, suelen informar de forma menos alarmante y con mayor constancia. Se entiende así, que han logrado llegar a cohabitar con los valores, ahora ya más tradicionales. Dentro del sector se siente que la cosa no va a ser efímera, es probable que nos estemos refiriendo a un salto en la tecnología financiera importante. Algunos hace tiempo que lo ven comparable a la llegada de internet hace ya más de dos décadas…

Ante semejante boom, parecen todo invitaciones a entrar de lleno y tirarse a la piscina. Estas nuevas oportunidades de inversión, se presentan en los medios cuando ocasionalmente tienen subidas vertiginosas en poco tiempo. Pero, ¿entendemos lo que está ocurriendo?

Sucede a menudo que, durante la implantación de una nueva tecnología, el argot utilizado no es fácil de captar. Se suele instaurar un nuevo léxico, repleto de neologismos, para describir correctamente la tecnología y su colección de ventajas. El vocabulario técnico sirve para mejorar el entendimiento en los procesos tecnológicos, si bien es cierto que su uso, en ocasiones, puede resultar contraproducente. Esto se debe a que, a menudo, son los más profanos en la tecnología los que lo utilizan. Al final, esto puede acabar por despistar un poco al usuario final, o al interesado en el producto.

 

ASÍ ES COMO FUNCIONA

Supongamos que 4 personas quieren crear su propia moneda. En lugar de imprimir dólares y hacer monedas “caras”, simplemente tienen una hoja de papel. En la versión del libro mayor de cada persona (llamado blockchain) donde se registra la cantidad de monedas intercambiadas entre sí. Como ejemplo simple, supongamos que cada una de las cuatro personas comienza con 25 unidades de dinero y que 100 unidades de dinero eran el total. Llamaremos a ese total monedas digitales.
Ahora, si la persona 1 quiere hacer un trabajo para la persona 2, y están de acuerdo en que el trabajo realizado fue digno de 5 monedas, entonces la persona 2 pagar a la persona 1 con dinero digital. La transacción se mostraría en los cuatro libros mayores. Como resultado, la persona 1 tendría 30 monedas; la persona 2 ahora tiene 20 monedas, y las personas 3 y 4 tienen sus 25 monedas originales.
Así es como funcionan las criptomonedas.
En lugar de intercambiar monedas o dólares reales, es simplemente un método para realizar un seguimiento contable donde no hay ninguna moneda física que se intercambie sino sólo un apunte contable entre las partes.
Al hacer esto con una encriptación potente, la necesidad de un sistema bancario formal desaparece. En cambio,todos los usuarios del sistema pueden tener acceso al seguimiento de todas las transacciones sólo estando conectado al libro mayor de la red, y validar cada una de las transacciones sin necesidad de ninguna institución que se haga cargo, sino los propios usuarios.
Las implicaciones potenciales de esto son enormes porque podría hacer innecesarios a los grandes bancos centrales. Básicamente, la criptografía es responsable de garantizar que las transacciones sean seguras. Y como el código fuente para la cantidad de monedas en el sistema no se puede cambiar, tampoco puede haber inflación.
Si llevamos este ejemplo al bitcoin, tenemos que ahora puedes comprar cualquier cosa con un bitcoin y, aunque ha obtenido mucha publicidad, ya que algunas personas tienden a usarlo principalmente para realizar intercambios nefastos, también ha ayudado a millones de personas. Por ejemplo, las personas en países pobres como Afganistán, Pakistán y Malí ahora pueden usar bitcoins para recibir y enviar dinero, algo que pensaban que no era posible ni siquiera en sus sueños más locos. Esas personas también pueden usar bitcoins para eludir las restricciones de sus gobiernos en moneda extranjera. Probablemente estés al tanto de las enormes tarifas que cobran los bancos cada vez que realizas una transacción internacional. Para algunas personas, una pequeña tarifa de tan solo $ 5 a $ 10 puede marcar una gran diferencia, especialmente si ganan $ 50 al mes y para ellos, bitcoin es, sin duda, un regalo de los Dioses.
Si bien muchos de nosotros damos por sentadas facilidades financieras en nuestra vida, se trata de unos 2.500 millones de personas que ni siquiera tienen acceso a cuentas bancarias en todo el mundo. Para ellos, bitcoin definitivamente viene en la forma de una bendición y dado que está completamente descentralizado, a diferencia de nuestro dinero fiduciario que es impreso por los organismos como el BCE o la FED, no tiene un intermediario (los bancos) para quedarse con una comisión de su movimientos. Las transacciones que ocurren entre los usuarios son alimentadas completamente por ellos. Eso también significa que, si bien el FED o el BCE pueden simplemente imprimir más dinero, lo que aumentará el valor de la moneda, hay un número finito de bitcoins en el sistema y solo un número finito que puede “imprimirse”. Sin embargo, seguimos apostando por el dólar o el euro simplemente por la fe o confianza que tenemos en él y si el bitcoin puede ver la luz del día para quedarse y sustituir al dinero fiduciario, tiene que ganarse una confianza similar de las personas que lo usan.
La confianza, como todos sabemos, es extremadamente vital, especialmente cuando se trata de dinero, por lo que puede seguir leyendo para ver cómo la confianza juega un papel importante en la base del bitcoin.
bitcoin

 

¿Por qué la confianza es la clave para las criptomonedas?

La confianza es la clave, no solo para las criptomonedas, sino también para la moneda fiduciaria, si lo que se pretende es que las personas la acepten como dinero real. Un factor importante para que una moneda se considere dinero es el hecho de que debe poder tener su propio valor y también debe funcionar como un medio de intercambio entre personas. Puede usar dólares, euros o la moneda que sea para comprar absolutamente cualquier cosa en el mundo y aunque el bitcoin está ganando popularidad, la mayoría de la gente no puede confiar en el sistema debido a su volatilidad y la falta de comercios que acepten el pago. Claro, las personas usan bitcoins como medio de intercambio, pero muy pocas personas lo usan como sus ahorros, a diferencia del dólar o el euro, por ejemplo. De hecho, el precio de Bitcoin aumentó en más de 8.500% en solo los primeros 11 meses de 2013, pero más tarde se desplomó y perdió alrededor de dos tercios de su valor en los próximos 6 meses. Como puede ver, la fluctuación que atraviesa no solo es atemorizante, sino que también muestra que es difícil confiar como moneda real, y es posible que no invierta los ahorros de su vida en eso.

 

Para que este tipo de moneda pueda aspirar a convertirse en una divisa importante como el dólar o el euro, debe ser aceptada por el sistema de gobierno convencional. Realmente, de momento, no puede pagar sus impuestos con bitcoins y tiene que convertirlos a dólares o euros para poder hacerlo. Como resultado, los gobiernos probablemente nunca cedan el control de su moneda, pero es cuestionable si permiten que una criptomoneda descentralizada coexista si su uso se vuelve popular.

 

El bitcoin, como cualquier otra moneda, es un tema de etapas.

A medida que se desarrolla una sociedad que como la nuestra, está basada en la información, se recrudece la competencia entre las nuevas tendencias. Todas ellas aspiran, de forma feroz, a convertirse en la tecnología del futuro. Muchas de las tendencias, con sus ideas, con sus “start ups” empujando al desarrollo… etc. vienen acompañadas de cierta ansiedad por ser proclamadas “la próxima revolución”. Lo cual hace que, pasar a la Historia, generando un hito con suficiente estruendo, se vuelva terriblemente más complicado. Al fin y al cabo, ¿a quién no le gustaría inventar un producto que acabe catalogado como cambio de paradigma? Durante este proceso, cuando una mejora tecnológica viene con la intención de quedarse, lo hace superando varias fases. Estas fases, tan habituales, son las que determinan la relación que la propia tecnología y la sociedad que debe hacer uso de ella, establecen entre sí.

La criptomoneda Bitcoin, se puso a dar gatas allá por el 2009. Lo más natural, era que una amplia parte de la sociedad no estuviese al corriente de ello. Por eso, se le podría atribuir a este primer intervalo de dos años, la calidad de fase experimental o fase de prototipo. En los consiguientes tres años a esta primera fase, tuvimos la oportunidad de saborear lo que en los foros comentábamos como fase de denegación. La sociedad, no preparada aún para lidiar con esta nueva propuesta, atribuía a la criptomoneda propiedades misteriosas o maléficas. Este es un comportamiento común, se trata de un simple rechazo a aquello que no se entiende. El linchamiento por parte de los medios de información y la competencia directa, como la banca o, por ejemplo, MoneyGram, ha sido habitual antes de claudicar. Se trataba de encasillar a las criptomonedas como las nuevas herramientas para delinquir. Con ellas, se podían comprar drogas en la famosa SilkRoad, comprar armamento en el mercado negro o en la deepweeb, pagar sicarios etc.

A nuestra sociedad, le están haciendo falta más de cinco años, para empezar a entender que, tanto los mercados de armas, como los de drogas y otras actividades relacionadas con la delincuencia, ya estaban establecidos desde hacía mucho.

 

La coadaptación es síntoma de la primera aceptación

Quizás a algunos de ustedes, la primera etapa les ha recordado a esas batallas de patentes protagonizadas por Apple y Samsung. Esas guerras con las que los gigantes tecnológicos intentan frenar la entrada de cualquier adversario en un mercado altamente polarizado. Pero la evolución no se detiene ante dinosaurios, ni retrasa lo inevitable. Mientras la sociedad alcanza la seguridad absoluta de que el delito no es la herramienta sino el mal uso de ella, otra etapa llama a la puerta. En esta próxima fase se dará la auténtica coadaptación entre la tecnología y la sociedad.

Una vez ubicados en la línea de tiempo, tomemos como referencia resultados de inversión en tecnologías como Internet. Situemos ese momento en el que existía el email, pero no era aún la forma habitual para comunicarse oficialmente. Las criptomonedas como el Bitcoin, están justamente pasando por ese punto. Puede que resulte difícil evitar hacer una regla de tres lineal. Incluso hacerse el remolón ante los cantos de sirena del Bitcoin. Más aún, tras subidas en el precio como la protagonizada por el propio Bitcoin (BTC). El espectacular rally generado por el Bitcoin, en el periodo de los dos últimos años, no fue apto para cardiacos.

Prueba de que hay que mirar las cosas con perspectiva, es su caída en picado un 50% en tan solo unos días. Pero también es cierto que, si acabas de descubrir ahora este mundillo, asegúrate de asumir unas pocas premisas para prepararte de cara a lo que venga:
En relación a la última subida y bajada, esto no ha sido todo. Lo mejor está siempre por venir.
El Bitcoin no viene solo, viene acompañado de una banda dispuesta a hacer mucho ruido en los mercados.
Bitcoin es la criptomoneda más cara, pero no por ello tiene que ser la mejor.

 

Entonces, ¿debería invertir en Bitcoins?

Lo cierto es que no existe una respuesta única para esta cuestión. En los últimos años, el bitcoin ha experimentado altibajos importantes. Ha habido muchos fraudes relacionados con el sistema bitcoin y su valor y precio han oscilado de manera impredecible, muy posiblemente debido al colapso del intercambio de bitcoin. Además, para ser un poco más precisos, Bitcoin, no es la tecnología en sí. Como tal, esta criptomoneda, sólo es la parte que se acaba de volver noticiable de un tremendo iceberg. Su posible magnitud resulta, en estos momentos, improbable de predecir no sólo con precisión sino tampoco de forma aproximada.

De tener un nombre este iceberg, lo llamaríamos blockchain, o cadena de bloques. Esta cadena de bloques, es la mejora tecnológica que está creando todo el revuelo. Es el salto tecnológico tan prometedor en el área de las finanzas. El blockchain que sustenta el Bitcoin, es la nueva tecno-magia del siglo 21. De hecho, la culpa de que se hable tanto de Bitcoin, no ha sido sólo del Bitcoin. El blockchain, como sistema abierto, ha permitido que se generen miles de otras monedas. Esto ha generado un ecosistema de proyectos financieros apoyados en el replicado y la mutación de conceptos en los que se basa Bitcoin.

Por otro lado, no se puede decir que es imposible obtener ganancias con bitcoins. El riesgo es extremadamente alto, pero los rendimientos también son altos. Para cada empresa en la que desee invertir, siempre observe el lado positivo frente al lado negativo y con las bitcoins la desventaja es muy alta, pero el lado positivo haberlo lo hay.

Warren Buffett ha dicho en numerosas ocasiones:

 

Ponemos la cita de Buffett como recuerdo de que no consideréis la inversión en bitcoin como la solución definitiva a la inversión. Ahora hay una gran ola especulativa tras esta criptomoneda y mucha gente cree tener el conocimiento o la información válida para ganarle dinero.

Recomendación de Kau Markets EAFI (curso Princeton University)

Asegúrate de no quedarte atrás. Empieza a seguir de cerca la evolución de los acontecimientos sobre nuevos servicios y tecnologías derivadas de Bitcoin. Para ello, os dejamos el enlace a uno de los cursos más extensos, precisos y valiosos sobre el tema, que además es gratuito 100% y que consta de 65 vídeos que tratan de todo lo relacionado con las criptomonedas así como el blockchain, y corre de la mano de la Universidad de Princeton.

Princeton University Free Crypto Course

Además, desde zonavalue vamos a proponer una serie de artículos que ayuden a entender y a enfocar este nuevo ecosistema de una forma fácil y comprensiva. Explicaremos sus partes para comprender mejor las claves de la tecnología con mayor volatilidad del momento. Abordaremos conceptos técnicos, proyectos de especial interés y tendencias surgidas alrededor de este nuevo paisaje fintech. Aprovecha esta oportunidad para seguir aprendiendo sobre los mercados que vienen.

El libro de la criptomoneda

Este libro (título original “The age of Cryptocurrency”) de Paul Vigna y Michael J. Casey ha tenido muy buenas críticas, entre otras de The Economist y Fortune. También ha sido clasificado por el emprendedor Marc Andreessen como de “lectura obligada”.
Os dejamos un pequeño resumen por capítulos del libro.

Capítulo 1: De Babilonia a Bitcoin

En esta sección, Mike Casey habla sobre su experiencia en Argentina que lo puso ansioso y nervioso. Los argentinos, gracias a su historia, no confían en su propia moneda y la gente tiene una desconfianza general cuando se trata de lidiar con cualquier cosa que tenga que ver con su sistema financiero. Aunque Mike vendió su apartamento que estaba ubicado en Buenos Aires, enfrentó problemas mientras sacaba ese dinero del país. Como no tenía muchas opciones, sin mencionar las enormes tarifas de transacción que cobraban los bancos, se vio obligado a completar el trato en Buenos Aires de una manera poco convencional. La mayoría de los argentinos no confiaba en el sistema bancario e irónicamente, según ellos, no era seguro. Finalmente, sí recibió el dinero, pero la experiencia le enseñó sobre el vínculo precario entre el dinero, la confianza y el escandaloso sistema de tarifas utilizado por los bancos tradicionales en los países en desarrollo.

Capítulo 2: Génesis

El 31 de octubre de 2008, cientos de miembros que consistían en entusiastas de la criptografía y expertos recibieron un correo de una persona no identificada llamada Satoshi Nakamoto. Este hombre permanece sin identificar aún hoy, pero en aquel entonces, proclamó que había desarrollado una moneda conocida como Bitcoin. Afirmó que se trataba de un intercambio on line que usaba el cifrado y permitía a dos partes intercambiar fichas de valor sin divulgar ninguna información sobre sus cuentas ni sobre ellos mismos. No era necesario que un intermediario o procesadores de pagos o compañías de tarjetas de crédito realizaran transacciones y, como es comprensible, parecía absurdo para cualquiera que leyera el correo electrónico. Nakamoto también creó su sitio web y creó el bloque de génesis que fue el primer bloque de Bitcoins.

Capítulo 3: Comunidad

La comunidad Bitcoin también había formado un foro y el 12 de diciembre de 2010, Satoshi Nakamoto publicó un mensaje: “Hay más trabajo por hacer en DoS [denegación de servicio], pero estoy haciendo una recopilación rápida de lo que tengo hasta ahora en caso de que sea necesario, antes de aventurarse en ideas más complejas. La versión para esto es la versión 0.3.19.” Ese fue su último mensaje e incluso después de que mucha gente, incluidos los periodistas, intentaron rastrearlo, sigue siendo imposible de localizar porque sus comunicaciones siempre fueron encriptadas y su información personal nunca fue divulgada.
La trayectoria de Bitcoin tomó un giro salvaje cuando un hombre llamado Laszlo Hanyecz, un codificador, publicó en el foro diciendo que iba a comprar dos pizzas por alrededor de 10.000 BTC, que valían $ 41. El foro, con solo unos 230 miembros, no respondió inicialmente porque Bitcoins no se había utilizado nunca en el mundo real, pero después de un par de días un hombre en Inglaterra dio un paso al frente y realizó el pedido pagándolo a través de su tarjeta crédito. Fue la primera vez que BTC se usó como moneda real.

Capítulo 4: Montaña rusa

En 2013, muchas empresas minoristas comenzaron a notar las ventajas que ofrecía la criptomoneda y, como se jactaba de ser un sistema que implicaba pagos más rápidos, se hizo tan evidente que las ventajas eran simplemente demasiado difíciles de ignorar. ¿Y por qué lo ignorarían de todos modos? Si la criptomoneda reducía la dependencia de un comerciante en un banco que cobraba altas tarifas de transacción, tenía sentido para los minoristas obtener una comprensión más profunda de cómo funcionaba la criptomoneda.
Aunque Bitcoin tiene varias ventajas importantes, también tiene numerosas desventajas. Por ejemplo, si le pagas a alguien a través de tu tarjeta de crédito y descubres que la transacción da error o peor si alguien vendió tu tarjeta de crédito, todavía estás seguro porque el banco siempre irá a tu rescate. Sin embargo, con Bitcoins es completamente diferente. Una vez que envías el dinero, se va y eso es todo.

Capítulo 5: Construyendo el Blockchain

La cadena de bloques es el núcleo del sistema de Bitcoin y es transparente y clara, ya que puedes ver cada transacción en los registros, ya que son públicos. Con tu clave privada, puedes realizar cualquier transacción que desees y blockchain guardará esos registros por ti. En otras palabras, funciona como un libro de contabilidad que mantiene registros menos las tarifas de transacción. Mientras el sistema continúe operando, la cadena de bloques continuará actualizándose. El blockchain es, de hecho, una gran cadena que consta de varios bloques de transacciones que ocurren en un período de tiempo particular. Crea una cadena de recibos y gastos con sello de tiempo entre cada uno de los participantes del sistema de Bitcoin y, con esa prueba irrefutable, no es posible que alguien engañe a alguien o se haga un gasto doble.

Capítulo 6: La carrera de armamentos

Bitcoin ha recorrido un largo camino y no se puede ignorar la minería que viene con él. La carrera para minar Bitcoins comenzó cuando Laszlo Hanyecz se dio cuenta de que su GPU era 800 veces más rápida que su CPU y cuando los otros mineros se dieron cuenta de esto, comenzaron a imitar la misma acción. Sin embargo, la carrera se caldeó tanto que muchas empresas que vendían máquinas de minería fueron demandadas por sus clientes debido a que tuvieron problemas para satisfacer la demanda. Algunas de esas compañías también se declararon en quiebra y, aunque los clientes tuvieron que esperar un mínimo de 6 meses para entregar la máquina y gastar $ 6,000 para comprar la máquina, la carrera continuó. Muchos de los fabricantes mineros, como CoinTerra, han comenzado a extraer sus propias monedas y, curiosamente, el hashing de nubes también está muy extendido hoy en día. Con Bitcoins cada vez más escasos, los mineros continúan minando, independientemente de los altos costos de electricidad que soportan cada mes.

Capítulo 7: Molino de Satoshi

Hay muchas personas que están completamente impresionadas y consecuentemente admiten Bitcoin, pero hay otros que no están tan encantados. Para enfatizar su punto, los autores han descrito cómo los entusiastas de Silicon Valley se están preparando para la era de Bitcoin. De hecho, Bitcoin debe su crecimiento a varios genios jóvenes que parecían disgustados por el sistema financiero actual y, aunque eso es fácil de entender, es difícil entender cómo se produjo el boom de Bitcoin. Venture Capital también parece alentar a muchas nuevas empresas que giran en torno al BTC y, aunque el valor cayó de $ 1,151 en 2013 a menos de $ 500 en 2014, muchas personas creen que esto es solo el principio. Aunque varios escépticos cuestionan todo el sistema y argumentan que es solo una burbuja, individuos como Marc Andreessen, el fundador de Netscape, no han perdido el tiempo para involucrarse en las aplicaciones y los intercambios de Bitcoin.

Capítulo 8: Los ‘no bancarizados’

En esta sección, los autores afirman que hay alrededor de 2,5 mil millones de personas sin cuentas bancarias en el mundo. Sin acceso a los bancos, nunca pueden pensar en una cuenta de ahorros, no importa una tarjeta de crédito o una cuenta de cheques, y están totalmente excluidos del sistema financiero que está literalmente a nuestro alcance. Esas personas son conocidas como las que no cuentan con servicios bancarios y muchos Bitcoiners esperan ayudar a esas personas presentándolas a Bitcoins. Piénsalo. ¿Qué maravilloso sería si esas personas pudieran disfrutar un poco de libertad financiera como nosotros? Además no es sólo una cuestión de acceso a una cuenta bancaria. Muchos países no permiten el acceso a divisas a sus ciudadanos. Un problema que también se puede resolver con Bitcoin.

Capítulo 9: El todo Blockchain

En este segmento, los autores hablan sobre el futuro de Bitcoin. Además del hecho de que ha estado ayudando a los no bancarizados en varios países pobres, Bitcoin ha avanzado a un nivel en el que los empresarios inteligentes pueden hacer absolutamente cualquier cosa con él. Gracias a su sistema descentralizado y transparente, Bitcoin está siendo utilizado por muchas personas debido a su legitimidad. Bitcoin hizo un gran escándalo cuando llegó al mercado general y aunque parece haberse reducido un poco ahora, no debemos adelantarnos porque es solo el comienzo de la era de Bitcoin.

Capítulo 10: La clavija cuadrada se encuentra con el agujero redondo.

En esta sección, los autores analizan los problemas que se podrían crear cuando uno usa Bitcoin. De acuerdo, Bitcoin es una fuerza que probablemente podría reemplazar a muchos bancos y otros sistemas financieros en el futuro, pero ¿Cómo cuánto de confiable es? Dado que está completamente descentralizado junto con el software de código abierto, sigue siendo vulnerable bajo la atenta mirada de muchos piratas informáticos. El software de código abierto lo mantienen solo un grupo de cinco personas y, para empeorar las cosas, ¡tres de ellos solo trabajan a tiempo parcial! Gavin Andresen, el hombre que de alguna manera maneja una economía de $ 8 mil millones fue designado por el propio Nakamoto por su actitud tranquila y tranquilizadora. Sin embargo, comprensiblemente, atestigua el hecho de que puede ser extremadamente estresante a veces administrar todo.

Capítulo 11: Una nueva economía

Esta sección profundiza en lo que realmente significa la descentralización. Esta es la época de Internet en la que todo es posible y uno puede ver algo nuevo casi todos los días. Estas nuevas tecnologías enfrentan muchos obstáculos y desafíos, pero si sobreviven, ¿qué harán la sociedad, las instituciones, las empresas y los gobiernos? Los autores afirman que tienen 3 opciones en las que la ignoras y sigues adelante o te levantas y peleas o simplemente te adaptas e incorporas eso con una nueva tecnología.
Como podría resultar costoso luchar contra las nuevas tecnologías que amenazan con dinamitar todo, muchas empresas, como U-Haul, Uber, Lyft y Airbnb, se están adaptando. Incluso las compañías que son gigantes en el “viejo mundo”, incluyendo Visa, GE, Home Depot, Coco-Cola y Hyatt que han enseñado a otras compañías sobre la supervivencia, están planeando sus propias estrategias para adaptarse a esta nueva economía cambiante y sin centros. En el futuro, la competencia por Bitcoin podría provenir de estas compañías. Sistema de pago que podría no ser mejor, pero en el que confían más personas.

 

BITCOIN