Cómo encontrar los mejores fondos de inversión

17/08/2020Análisis de fondos , Aprende a Invertir , Daniel Pérez , Fondos , fondos de inversión , Inversión

Cómo encontrar los mejores fondos de inversión

Encontrar a los mejores fondos de inversión no es una tarea sencilla. Existen diferentes formas de analizar los fondos y cada una tiene un proceso que debemos conocer en detalle antes de ponernos a suscribir fondos. Posiblemente te rompa los esquemas con lo siguiente, pero no, ordenar los fondos por los más rentables no es un proceso válido para encontrar los mejores fondos de inversión. No funciona. Si fuera tan fácil todos los inversores tendrían carteras muy rentables y no es así. 

A lo largo del post veremos cómo podemos encontrar, de verdad, los mejores fondos de inversión.

Los fondos de inversión más rentables no son, necesariamente, los mejores

Igual te estoy rompiendo un mito pero es necesario dejar bien claro esto antes de continuar.

Pantalla de ordenador con gráficas y porcentajes.

Es muy habitual que cuando un inversor se acerca al mundo de los fondos busque rankings, ordene los listados de miles y miles de fondos por su rentabilidad y concluya que esos son los mejores fondos que existen. 

¿Qué fácil, verdad?

Si es tan sencillo no entiendo cómo es que los inversores no tienen siempre a los fondos que pulverizan a los índices de referencia en cartera y son felices con una cartera fija con fondos que siempre lo hacen mejor que el mercado. 

La razón por la que esto no funciona es que es muy diferente decir que un fondo de inversión es el más rentable, a que sea el más rentable en el futuro. De hecho, tiene poco o nada que ver, incluso si lo piensas podría hasta ser opuesto en cierta forma.

Esto se debe a que el rendimiento de los fondos de inversión tiene un bajo o casi nulo efecto predictivo sobre la capacidad futura de generar rendimientos superiores al mercado. 

Un ejemplo sería un grupo de amigos que va al casino. Pese a que no tengan ningún tipo de posibilidad de ganar a largo plazo (por la esperanza matemática negativa), en el corto plazo siempre habrá un porcentaje de ellos, supongamos el 20%, que ganará ese día dinero. Pero no han ganado por tener una habilidad especial. Tampoco por tener un sistema que haya demostrado nada. Han ganado porque si cogemos una muestra lo suficientemente grande siempre habrá ganadores sin un mérito detrás, solo por suerte. 

Imagen de una jugada de póker en un casino, en la que aparecen unas cartas y un montón de fichas.

Pues esto es lo que ocurre en los fondos. 

Si tenemos una muestra de 15.000 fondos siempre tendremos un grupito de fondos que ganen más que el mercado a 1, 3 o 5 años. Si suponemos de nuevo que son el 20% de los fondos significa que tenemos 3.000 fondos que podrían ser considerados “los mejores”. De ese grupo la mayoría de fondos no saben ni cómo lo han conseguido, y solo hay un pequeño grupo de ellos que realmente lo ha hecho por tener un factor diferencial respecto al resto.

¿Qué quiero decir con esto? Si seleccionamos fondos únicamente por ser los más rentables tenemos muy pocas posibilidades de dar con el que lo ha sido por tener habilidad, siendo lo más probable que caigamos en uno que equivale al amigo que ganó un par de días seguidos en el casino. 

Además, significa dar por cierto que, si no estás en el top de rentabilidad en los últimos 3 o 5 años es que no eres “de los mejores fondos del mundo”. 

Esto es una tontería enorme. 

Es absolutamente normal que los buenos gestores tengan ciclos de 3 o 5 años en los que su estilo de inversión no da excelentes resultados. 

El fondo o tipo de gestión que siempre lo hace bien no existe, así que si quitamos de nuestro universo los fondos que no lo han hecho bien en el corto o medio plazo estamos dejando fuera a grandes gestores que, posiblemente, tomen el relevo más pronto que tarde a los gestores que ahora están en su momento de gloria.

Relojes de pared de distintos países y franjas horarias.

La mayoría de los fondos destacan en estos plazos por invertir en un mercado, factor o tipo de empresa que se ha comportado mejor que el resto. Ahora lo estamos viendo con los fondos Growth que invierten en el mercado americano. Esos fondos parecen ahora los mejores pero esto no se debe a que tengan una habilidad especial. Se debe a que están en el mercado que mejor se comporta. 

Esto significa que el día que el ese tipo de empresa no funcione o que sea, por ejemplo, el mercado asiático o el tipo de empresa Value lo más rentable, estos fondos te parecerán los peores. 

Caricatura de Warren Buffett explicando el Value Investing en una pizarra.

Repítelo. Algún día los fondos o mercados más rentables de hoy te parecen los peores lugares del mundo en los que invertir.

De hecho, esto nos debería hacer reflexionar sobre si seleccionar el tipo de fondo más rentable a 5 años o más es eficiente a largo plazo. 

Posiblemente se deba a que su mercado o factor se haya comportado muy bien en dicho periodo y una de las pocas verdades en las finanzas es que los mercados son cíclicos, por lo que igual estás comprando en el tramo final del ciclo en el que se ha comportado bien ese tipo de fondo. 

Esto rima bastante bien con el tópico de que el inversor minorista siempre entra en una tendencia o ciclo al final de la misma. ¿Será verdad? Quien sabe.

Por tanto, sea porque han sido lo más rentables por un acierto puntual o por moverse en un mercado muy rentable en el pasado, lo de seleccionar los fondos más rentables únicamente por el hecho de serlo no funciona. Es necesario realizar un análisis más profundo para determinar si ese fondo tiene algo que le haga destacar a largo plazo sobre el resto. 

Ojo. Todo lo comentado en este apartado es aplicable a la gestión activa y a la gestión pasiva. Los siguientes apartados están enfocados a gente que busque fondos de gestión activa. 

Pese a ello también hay cosas aplicables a la gestión pasiva y la búsqueda de los fondos o ETFs que más te interesen para montar una cartera indexada. 

Tengo pendiente hacer un post enfocado solo para gestión indexada, donde nuestro análisis debe estar enfocado a los diferentes factores a los que queremos tener exposición, la estructura de cartera, el Smart Beta y la eficiencia de la cartera y costes de producto. 

Que no es tan fácil como comprar el MSCI World y olvidarse.

Letras MSCI sobre una pared.

En fin, que me voy por las ramas, vamos a los dos tipos de análisis diferentes, el cuantitativo y el cualitativo. 

Análisis cuantitativo de los fondos de inversión

Este tipo de análisis es el más extendido entre los inversores minoristas. Bueno, realmente lo que está extendido es mirar la rentabilidad de los fondos como único dato relevante, cosa que no tiene nada que ver con un buen análisis cuantitativo, pero bueno digamos que está dentro de ese saco.

El análisis cuantitativo consiste en analizar en profundidad todos los datos e indicadores fruto de la evolución del fondo y de la cartera que tiene actualmente. Es habitual centrarse en las métricas y ratios que surgen de la evolución del fondo, pero yo veo mayor utilidad en valorar la cartera. Esto se debe a que muchos de los ratios giran sobre el rendimiento pasado del fondo por lo que veo más valor en analizar la cartera, pero ambos aportan información.

Si quieres profundizar sobre los diferentes ratios y métricas relevantes para analizar un fondo, te puede interesar ver este webinar que impartí sobre el tema.

Gráfico de Morningstar de Valores europeos 5 estrellas en abril de 2020.

Uno de los problemas que se encuentra el inversor es de dónde obtener estas métricas. Lo normal es que miren únicamente Morningstar, y ahí solo encontramos datos sobre:

  • Volatilidad
  • Ratio de Sharpe
  • Beta
  • Alfa de Jensen
  • Costes netos

Si queremos utilizar otros ratios famosos, como puede ser Sortino, Tracking Error, etc, debemos buscar fuentes diferentes (algunas de pago) o hacer los cálculos nosotros mismos. Esto último es bastante complicado para el inversor promedio. 

Luego tenemos las métricas de la cartera. Esto me gusta bastante más.

Personalmente utilizo muchísimo la funcionalidad del XRAY, tanto de un fondo como de una cartera completa para así valorar la exposición, estilo y sesgos que tiene. Puedes ver cómo realizar un XRAY y sus utilidades en el siguiente artículo

Dentro de la información que vemos, me parece especialmente relevante conocer el estilo que aplica (Growth, Blend o Value), así como el sesgo por tamaño (Large, Mid o Small Caps). En renta fija vemos la relación, vencimiento y calidad crediticia que también nos puede ser muy útil para ver el posicionamiento en este tipo de activo.

Este XRAY es muy útil respecto a fuentes dado que también nos da información cuantitativa como la correlación vs índices y otros fondos, y otros datos útiles como el Ratio de Información y el Tracking Error. 

Gráfico de MAPFRE: "Morningstar Rendimiento X-Ray".

Por supuesto también podemos ver la cartera del fondo, exposición geográfica, país, por tipo de empresa etc.

En suma, todo lo anterior nos da información pasada sobre el rendimiento del fondo contra comparables y datos sobre la cartera y sesgos actuales, que nos puede ayudar a anticipar sus rendimientos futuros en función de diferentes escenarios de mercado, así como para encajar mejor el fondo con el resto de nuestra cartera. 

Análisis cualitativo de los fondos de inversión

Como podrás imaginar tengo un sesgo pro análisis cualitativo. Intento ser neutral en estos post pero no me sale.

De hecho el análisis del XRAY que hemos visto anteriormente tienen un claro enfoque cualitativo sobre el análisis del fondo. 

El análisis cualitativo consiste en valorar el proceso y equipo del fondo para así determinar si tienen algún tipo de ventaja que les haga destacar sobre el resto. En este proceso se mira, entre otras cosas:

  • Equipo de gestión
  • Proceso de análisis
  • Posicionamiento actual
  • Visión del equipo para el futuro
  • Historia del fondo
  • Entidad gestora y alineación de intereses

Siempre digo que los ratios son consecuencia, no causa, de un proceso determinado. Por tanto es el análisis cualitativo el que nos adelanta, o mejor dicho ayuda, a entender cómo se podría comportar el fondo en un futuro. 

Este análisis es mucho más largo de realizar. Lógicamente para entender qué hace un fondo debemos leer sus folletos comerciales, informes trimestrales, ver las cartas de los gestores, conocer al equipo detrás del fondo en vídeos o conferencias anuales… todo esto requiere un tiempo de búsqueda de la información y trato de la misma mucho más largo. 

Pantalla de un mercado de valores.

A veces con ver una conferencia anual y repasar varias cartas semestrales ya tenemos bastante información como para saber si ese fondo encaja en lo que buscamos o si le vemos sentido al proceso que aplica el gestor. 

Lo malo es que en muchos casos es complicado encontrar esta información, por no decir imposible, sobre todo en fondos internacionales. 

Otra de las ventajas de este tipo de análisis es que te permite conocer “de verdad” qué hace el fondo, lo que ayuda mucho a llevar mejor los malos momentos de mercado y encontrarle un encaje a tu cartera. Esto es crítico. 

Si entiendes la filosofía de inversión de un gestor, su visión del mercado y el posicionamiento en cartera puedes llegar a comulgar totalmente con el fondo, lo que tiene infinidad de ventajas a largo plazo. No te imaginas cuantas. 

Sinceramente, no entiendo otra forma de analizar los fondos que no sea esta. 

Yo he sido muy “quant” en mis inicios pero la realidad es que solo se conoce a un fondo analizando en profundidad a las personas que lo gestionan, entendiendo su proceso de análisis y conociendo el encaje de esa estrategia o fondo en tu cartera. 

Es este proceso el que sí puede tener valor predictivo a largo plazo y nos ayuda a encontrar a esos gestores que son capaces de crear valor a largo plazo más allá de sus rendimientos a corto y medio plazo. 

Una anécdota de refuerzo sobre cómo encontrar los mejores fondos

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Pues esta vez quiero contar una anécdota que vivo constantemente. Quizá ilustre el fondo del asunto.

No te imaginas cuántas veces al mes algún inversor me dice:

“Este fondo es mucho mejor que el que tú tienes recomendado”.

Imagen de dos hombres conversando.

A veces esta frase va seguida de algún comentario despectivo sobre lo malas que son las carteras o fondos que comento frente a la que tiene el inversor. 

Yo, que soy un tio curioso y siempre con ganas de encontrar mejores fondos de inversión que los que tengo en mi radar, así que siempre pregunto:

“Genial, ¿oye y quién es el gestor del fondo? ¿cómo invierte? ¿qué tipo de empresa compra? ¿qué factores son el motor de su rendimiento?”

Después de unos segundos de silencio y a veces algún balbuceo, lo normal es algo tipo:

“Pues es un fondo de renta variable de X mercado”

Los que han realizado un análisis más profundo son capaces de decir que es Growth o que invierte en tal temática.

Yo suelo insistir, en las anteriores preguntas, añadiendo quizá alguna extra. 

Seguimos con la conversación:

“Vale pero, ¿quién es el gestor o gestores del fondo? ¿qué tipo de empresas buscan? ¿qué posicionamiento tienen en cartera? ¿qué hace para ser considerado un fondo mejor que el resto?

Tras la última pregunta, que no es fruto de la casualidad, sale la verdad:

“Ha ganado X% en tal periodo, mucha más que el resto y que los fondos de los que tu hablas”

Vamos, que ha invertido en algo solo porque ha subido. Simple y llanamente. No solo eso, si no que lo considera mejor que cualquier otro fondo del que puedas hablar. 

Sería como decirle a alguien que te hace una tesis sobre los motivos para invertir, por ejemplo, en Google o Disney, que eso son estupideces y que la acción que ha subido un 837% en el año, y de la que por supuesto no se nada más que el nombre y su porcentaje de revalorización, es mejor idea de inversión.

Date un minuto para pensar esto:

¿Tiene sentido invertir tu patrimonio en algo que no sabes nada más que su rentabilidad y su nombre?

Errores comunes a la hora de buscar los mejores fondos de inversión

Pantalla en la que se puede leer la palabra "ERROR".

Antes de acabar, veamos algunos errores y cosas a tener en cuenta:

  • Concluir que si un fondo sube es bueno y si baja es malo. Además de ser falso nos lleva a rotar constantemente la cartera.
  • Mirar solo la rentabilidad o el histórico del fondo. El principal error.
  • Dejarse llevar por falsas comparativas contra índices “injustos”, para bien o para mal en la “foto” del fondo.
  • Pensar que la rentabilidad pasada se repetirá (si fuera tan fácil como contratar los más rentables…). Esto vale para fondos, mercados y factores.
  • No darse cuenta que los fondos cambian los equipos (ej, Metagestión), por lo que el histórico deja de tener sentido. Esto es muy frecuente en el análisis cuantitativo.
  • Coleccionar fondos como si fueran cromos.
  • Que la selección de gestores buenos haga que no miremos la estructura de cartera o correlaciones.
  • No pensar si ese fondo encaja en nuestro perfil de riesgo.
  • Parálisis por análisis. Es mejor avanzar y aprender que perderse en los detalles.
  • Home Bias. Contratar más gestores nacionales (o todos) por ser más fácil “conocerlos”. Esta sale muy cara en coste de oportunidad.
  • Pedirle peras al olmo. Saber qué se le puede exigir a cada fondo. Ej típico los siempre odiados fondos mixtos.

Si evitas estos errores tienen bastante avanzado de cara a encontrar a los mejores fondos de inversión.

Conclusiones

A mi modo de ver la única forma de encontrar a los mejores fondos de inversión es conocer en profundidad quién está a los mandos, su estilo de inversión y el proceso que siguen. No hay otra. 

Sé que lo fácil sería que te dijera “ordena los fondos en Morningstar, compra los más rentables a 5 años y disfruta de rendimientos excepcionales”, pero no, por desgracia eso no funciona. Piensa en la anécdota de antes.

Ahora está en tu lado decidir qué tipo de análisis se ajusta más a tus necesidades y ponerte a ello. Si necesitas ayuda y quieres formarte más en cómo analizar fondos te puede interesar ser socio Silver (es gratis!) y disfrutar de nuestros vídeos formativos sobre fondos de inversión. 

En cambio, si ves que esto es más complejo de lo que pensabas, no tienes tiempo o quieres que te demos el trabajo hecho, te puede encajar ser socio Gold y disfrutar de ventajas como la Focus List de fondos recomendados que actualizo constantemente.

Montón de fajos de dólares.

Los mejores gestores del mundo están ahí, esperando a que les des tu dinero para poder gestionarlo y obtener los mejores rendimientos posibles. Solo tienes que encontrarlos.

Espero que en este artículo te haya dado algunas claves que te acerquen a conseguirlo, sea cual sea el camino que escojas.



Este sitio de Internet utiliza cookies para mejorar la navegación. Por favor, configure el uso de cookies según sus preferencias. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies