Elección Fondo de Inversión.

PARTICIPEMOS EN UN FONDO DE INVERSIÓN

 

 

Como ya vimos en el artículo anterior Fondo de Inversión-Miedos y Desconocimiento, donde destripamos  todos los aspectos relativos a los fondos de inversión, estos son sin duda la herramienta más recomendada por los expertos para tener una cartera diversificada desde importes muy pequeños y con ventajas económicas y fiscales.

 

 

Ahora llega el momento de ponernos en situación, hemos elegido este tipo de producto como la herramienta para realizar nuestras inversiones, y lo primero a lo que nos enfrentamos es a la pregunta:

 

 

“¿EN QUE FONDO INVIERTO?”

 

 

 

El numero de fondos de inversión es muy elevado,  solo de gestoras españolas, hay cerca de 2.500 fondos de inversión, contando los de las gestoras internacionales la cifra asciende a más de 12.000 fondos. La cifra se triplica si tenemos en cuenta las distintas versiones que puede haber de cada fondo (clases de acciones*), contándolas, tendríamos más de 36.000 fondos disponibles.

 

 

*Ésta distinción por clases se basa en que cada fondo podrá dividirse a su vez, en diferentes clases, que se distinguirán por el valor liquidativo y las comisiones que se les aplican, pero nunca por la política de inversión. Los distintos costes derivarán de la propia política de comercialización de las entidades como del volumen de inversión, la política de distribución de resultados o la divisa de denominación entre otros.

 

 

Además, es enorme la diversidad de estilos, estrategias, divisas, riesgos, filosofías y condiciones. Con toda esta oferta, por tanto:

 

 

¿CÓMO PUEDO SELECCIONAR LOS MEJORES FONDOS PARA INVERTIR MI DINERO?

 

 

Entre tanta oferta es fácil volverse loco, pero no por ello debéis de quedaros con el primero fondo propio que os ofrezcan en vuestro “banco de confianza”. Por eso voy a tratar de daros los trucos y los consejos necesarios para ayudaros en esta ardua tarea.

 

 

PIENSA PRIMERO EN TU PERFIL

 

 

No es lo mismo plantearse participar en un fondo de inversión con la idea de invertir por ejemplo, pensando en una vez nos jubilemos y habiendo descubierto los engaños sobre los planes de pensiones, que hacerlo para invertir capitales elevados no garantizados por entidades bancarias en cuentas corrientes o de ahorro; no es lo mismo disponer de 6.000€ anuales o de 600.000€… lo primero que tenemos que identificar es cual es nuestro perfil de partícipe.

 

 

 

 

La CNMV distingue tres tipos de perfil en el inversor, según su definición de perfil:

“El perfil de un inversor se define por la relación que existe entre los riesgos que está dispuesto a asumir y los rendimientos que espera obtener. Así podríamos hablar de inversores con un perfil conservador, medio agresivo. Si no estamos dispuestos a perder nada de nuestro dinero en circunstancia alguna, seríamos catalogados como un inversor conservador. En este caso deberíamos estar dispuestos a aceptar un rendimiento bajo, ya que, como hemos dicho, riesgo y rentabilidad están directamente relacionadas.”

 

 

Esta distinción solamente recoge dos variables, riesgo vs rendimiento, y se aplica a cualquier tipo de inversión. A mí no me termina de gustar utilizar esta distinción aplicada a los fondos de inversión, ya que la considero demasiado genérica, y no entra (tal y como ellos mismos dicen) a analizar otras circunstancias ni objetivas ni subjetivas del inversor, por lo que he creado una distinción más amplia y clara, basada en mi experiencia.

 

 

Según mi apreciación he podido identificar tres tipos de partícipe, el ahorrador, el ahorrador-inversor y el inversor. Voy a explicaros que perfil englobo en cada cual y quizá eso os ayude a identificaros.

 

 

-PARTÍCIPE AHORRADOR

 

En este grupo englobo a los partícipes con rentas medias-bajas, que destinan una cantidad inferior a los 10.000€ anuales al fondo, con una capacidad de exposición al riesgo baja, y que tienen un horizonte temporal muy largo (25/35 años), pensando en la jubilación e incluso en dejar el sobrante del capital que necesiten para completar su pensión en el fondo como activo para sus herederos.

Hay que ser consciente de que todas las personas no disponemos del mismo capital para empezar a invertir y aprovecharnos del interés compuesto de este tipo de inversiones, por lo que hay que ser consecuente con la situación en la que nos encontramos.

 

 

-PARTÍCIPE AHORRADOR-INVERSOR

 

A este grupo pertenecerían los partícipes con rentas medias, con cantidades entre los 10.000 y los 25.000€ anuales para destinar al fondo, una capacidad de exposición al riesgo media y con un horizonte temporal medio (15/25 años).

Este grupo aglutina a personas con una capacidad de ingresos, y por tanto de ahorros, mucho más elevada, con conocimientos más elevados sobre finanzas, comportamiento de los mercados e inversiones en renta variable.

 

 

-PARTÍCIPE INVERSOR

 

Aquí entrarían los partícipes con rentas altas, que puedan realizar aportaciones anuales superiores a los 25.000€ o inversiones puntuales elevadas, capacidad de exposición media-alta al riesgo y con horizontes temporales sin definir, entre muy cortos, cortos o medios.

 

 

Serían los inversores con un amplio conocimiento en finanzas y con una amplia experiencia en productos de renta variable, productos bancarios, etc… que necesiten asegurar su capital, más que obtener la mayor rentabilidad posible sobre ellos.

 

 

Estas categorías no son fijas e inamovibles, podemos pasar de una a otra si nuestra situación y aptitudes cambian, por lo que a lo mejor a lo largo de la vida inversora nos identificaremos con varias de ellas.

 

 

DEFINE TU HORIZONTE TEMPORAL

 

 

 

 

El tiempo, como ya hemos visto, es el mayor amigo del inversor, y aún más en el partícipe en fondos de inversión. A largo plazo, siempre va a ser rentable. Ahora bien, debemos de tener en cuenta la necesidad que podemos tener de disponer de ese capital en periodos cortos de tiempo, porque podríamos vernos forzados a vender en una fase de caídas, aquí entra en juego la volatilidad.

 

 

Como hemos visto en los distintos tipos de inversor en fondos, el horizonte temporal nos va a marcar por completo nuestra decisión, y la relación tiempo/volatilidad va a ser la clave.

 

 

El Partícipe Ahorrador, generalmente con un horizonte temporal muy largo, no debe ni siquiera preocuparse por la volatilidad, a largo plazo 25/35 años siempre ha sido históricamente rentable.

 

 

El Partícipe Ahorrador-Inversor, deberá tener en cuenta la volatilidad y buscar fondos que mantengan un perfil menos volátil, o la opción más inteligente, diversificar en varios fondos con perfiles de volatilidad diferentes que a su vez presentarán rentabilidades distintas.

 

 

El Partícipe Inversor, este perfil ha de huir completamente de la volatilidad, ha de ver el fondo de inversión como una forma de seguro sobre su capital ya existente, ha de enfocarse a buscar la no merma de su capital y la búsqueda de las mayores ventajas fiscales disponibles.  A su vez, como inversor debe tener la tranquilidad de que independientemente lo que haga el mercado, si quiere retirar capital para dedicarlo a otra inversión, este no va a estar afectado o no lo va a estar mucho, por la volatilidad puntual existente.

 

 

TIPO DE FONDO QUÉ TE INTERESA

 

 

Después de tener claro nuestro perfil y el horizonte temporal, ya estamos listos para investigar entre todos los tipos de fondos de inversión que existen. Existe una gran amplia información sobre todos ellos y cada uno tiene unas características particulares.

 

 

Aunque ya los vimos en el artículo anterior, os los vuelvo a enumerar y describir:

  • Fondos monetarios: se caracterizan por la ausencia de exposición a renta variable, riesgo de divisa y materias primas. Deben aceptar suscripciones y reembolsos de participaciones diariamente. Realizan inversiones a corto plazo, activos a menos de 1 año.
  • Fondos Inmobiliarios: Invierten en activos inmobiliarios y obtienen sus rendimientos del alquiler de los mismos y de la evolución de los precios
  • Fondos de renta fija: se caracterizan por la ausencia total de exposición a renta variable.
  • Fondos de renta variable: tienen una exposición mínima del 75% en renta variable.
  • Fondos mixtos: en este grupo podrá encontrar fondos de renta fija mixta, con una exposición a renta variable inferior al 30%, o fondos de renta variable mixta, con una exposición a renta variable inferior al 75% y superior al 30%.
  • Fondos de gestión pasiva: su política de inversión consiste en replicar o reproducir un índice bursátil o financiero.
  • Fondos total o parcialmente garantizados: en función de si aseguran o no la totalidad de la inversión inicial.
  • Fondos de Fondos: Invierten más del 50% de su patrimonio en otros fondos de inversión.
  • Fondos de retorno absoluto: persiguen un objetivo de gestión, no garantizado, de rentabilidad y riesgo. Los fondos de inversión libre (“Hedge Funds”) suelen pertenecer a esta categoría. Son libres de realizar cualquier maniobra en corto o largo para conseguir ese retorno absoluto.
  • Fondos globales: son fondos cuya política de inversión no encaja en ninguna de las anteriores.

 

 

Es imposible en este punto recomendar uno u otro, todo dependerá de las necesidades de cada partícipe, del tipo de capital que disponga, horizonte temporal, etc… yo particularmente soy usuario de los de renta variable entre otras cosas porque son los que mayor rentabilidad histórica han ofrecido, pero cada cual debe tomar su propia decisión.

 

 

INFÓRMATE SOBRE EL RIESGO

 

 

 

 

El riesgo es con toda seguridad la mayor preocupación que tiene todos los inversores, pero…

 

¿TENEMOS CLARO QUE SIGNIFICA “RIESGO” CUANDO SE HABLA DE INVERSIÓN?

 

 

Cómo vimos en el artículo sobre las pensiones, las entidades bancarias suelen utilizar el miedo y una lectura apocalíptica del riesgo para “vendernos” el plan de pensiones, utilizando la seguridad como la mayor ventaja que pueden ofrecer, cosa que ya vimos en el artículo que era totalmente FALSO. Y no nos engañemos, lo mismo pasa con los fondos bancarios en renta fija españoles que las entidades tratan de suscribirnos, cuya rentabilidad histórica es en muchos casos negativa históricamente.

 

 

No es tarea fácil el medir el riesgo de un producto, ya que en los productos financieros hay un sinfín de matices que pueden convertir un producto sin riesgo en un producto con elevado riesgo y al revés.

 

 

Existe una calificación del nivel de riesgo que debe aparecer en los distintos productos financieros, es una escala numérica de 1/7,  y se establece mediante la relación de rentabilidad/riesgo, siendo 1 menor riesgo y a medida que aumenta el número se supone que invertir nos puede dar más rentabilidad con un nivel de riesgo superior, esta escala está regulada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

  • Productos financieros: Escala del 1 al 6
  • Fondos de inversión: Escala del 1 al 7
  • Planes de pensiones: Escala del 1 al 7

 

 

El cálculo de la escala se hace en función de la política de inversión, la volatilidad y la exposición a renta fija o variable que se tenga, dando un ratio inferior de riesgo a inversiones con posiciones mayores en renta fija que en variable y al revés. Cosa que como hemos visto en estos últimos años con la caída de la deuda pública, nos deja de reflejo que esta distinción numérica es bastante relativa y en ningún caso debe ser una cuestión de peso para decidir sobre nuestra inversión.

 

 

 

 

El riesgo siempre va a estar ahí, pero cuando hablamos de participación en fondos, el riesgo no es ese pensamiento apocalíptico que tratan de meternos bajo la piel día tras día, ese riesgo es medible y comparable. Para ello veamos unos indicadores que nos ayudarán a tener un dato numérico para poder comparar el riesgo real en los fondos de inversión.

 

 

-RATIO ALPHA

 

El alfa mide la rentabilidad adicional que obtiene el fondo de inversión con respecto a la que habría obtenido su índice de referencia con la misma cantidad de riesgo. Busca evaluar la habilidad que tiene el fondo para mejorar los resultados del mercado, considerando el riesgo que asume. El índice muestra una buena gestión si α>0 o una mala gestión α<0.

 

 

-RATIO SHARPE

 

Mide numéricamente la relación Rentabilidad / Volatilidad Histórica de un Fondo de Inversión. Se calcula dividiendo la rentabilidad de un fondo menos la tasa de interés sin riesgo entre la volatilidad o desviación standard de esa rentabilidad en el mismo periodo. A partir de un ratio Sharpe por encima del 1, se puede consideras fondos muy buenos. Fondos que se muevan entre un 1,5-2 son fondos excepcionalmente buenos.

 

 

En ambos casos, estos ratios no solo han de servir para comparar fondos entre sí, sino que se deben utilizar como comparadores contra sus indices de referencia, lo que se conoce como Benchmark, este será diferente según el tipo de fondo y el sector en el que actúe. Por ejemplo, decir que un fondo está subiendo o bajando un 5% puede no ser muy representativo, es más importante compararlo y saber qué han hecho otros fondos similares o el mercado de referencia. Tener como resultado estos ratios favorables nos transmite una capacidad alta de buenos resultados frente a caídas o crisis.

 

 

BUSCA Y COMPARA

 

 

 

 

Una vez hallamos hecho un primer análisis del tipo de perfil, nuestro horizonte temporal, el tipo de fondo que creemos más interesante para nosotros, la exposición al riesgo que podemos soportar, ha llegado el momento de comenzar la búsqueda de los distintos fondos que más se nos ajusten. A través de Internet se pueden encontrar numerosas herramientas para buscar y comparar entre los distintos fondos de inversión.

 

 

RANKING DE FONDOS

 

Existen plataformas automáticas donde realizar investigaciones de fondos, modulables en búsquedas según distintos patrones y que son una muy buena herramienta, e incluso, de uso obligado diría yo para los inversores que estén realizando este tipo de investigaciones en el mercado.

 

 

MORNING STAR – FINECT

El rating Morningstar, es una calificación obtenida de analizar los datos cuantitativos pasados de los fondos sobre rentabilidad, riesgo y comisiones. Es una buena herramienta de filtro aunque se pueden perder algunos buenos fondos que aún no tienen puntuación por tener poco recorrido o por trabajar en sectores con pesos pesados de otros mercados.

 

Finect es otra plataforma donde también se ofrece un ranking que es merecedor de tener en consideración.

 

Sé que hay gente bastante obsesionada con los fondos cinco estrellas Morningstar, pero eso tampoco es una garantía absoluta. Yo lo valoro, porque el rating Morningstar es una condensación de algunos de los criterios que he mencionado antes, pero para mí no es un dato excluyente a la hora de elegir un fondo de inversión en el que invertir. A largo plazo, los fondos cinco estrellas, no suelen mantener su calificación. Pero aunque baje su puntuación a tres o cuatro estrellas, siempre lo harán mejor que los fondos con rating más pobres.

 

 

ASPECTOS A TENER EN CUENTA

 

Además de lo ya tratado en el artículo existen otros aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de comparar y buscar fondos:

 

COMISIONES

 

 

La eficiencia en costes es primordial en un fondo de inversión. No tiene sentido elegir un fondo con un buen historial de rentabilidades y que a cambio me cobre comisiones más altas. No solo hay que ver los costes en comisión de gestión o custodia, si no hay que analizar los Costes Totales o el TER del fondo.Los costes importan mucho, especialmente a largo plazo ya que las pequeñas diferencias pueden ser determinantes extrapolando la inversión durante periodos largos de tiempo.

 

 

TRACK RECORD

 

 

Este es un registro que recoge el historial de un fondo y muestra la consistencia de resultados a largo plazo de los fondos.  Hay que buscar fondos que superen a sus índices de referencia y lo hagan recurrentemente, no os quedéis con fondos que solo hayan despuntado un par de años y el resto baje de la media, vale más un fondo que siempre haya mantenido posiciones más modestas pero con una consistencia temporal, eso quiere decir que siguen una política de maniobrabilidad clara y que les da resultado.

 

 

DIVERSIFICACIÓN DE ACTIVOS Y MERCADOS

 

 

Es favorable que los fondos aún dentro de un mismo sector dispongan de una diversificación amplia, normalmente el numero aconsejado es entre 30 y 50 empresas, y que sean complementarias, esta diversificación la debemos ver como un seguro ante posibles caídas de un sector o industria específica.

 

 

Así mismo, que la cartera del fondo esté constituida por empresas de distintos mercados es una buena ventaja y una muestra de seguridad ante posibles crisis en mercados concretos. Normalmente el grueso de la cartera, el 90%, debe estar invertido en no menos de 4 mercados, ni más de 5.

 

 

TAMAÑO DEL FONDO DE INVERSIÓN

 

 

El tamaño también es un dato a tener en cuenta, es conocido que los fondos demasiado grandes tienen más dificultados para diferenciarse de forma relevante del resto, fondos con más de mil millones por ejemplo por mucho que traten de tener una gestión constructiva, por su mismo tamaño y su necesidad de estar diversificados, empiezan a ajustarse a sus mismos indices de referencia y casi a comportarse como ellos.

 

 

También existen puntos a favor y en contra cuando un fondo es demasiado pequeño, por una parte denota que su existencia es temprana y por tanto su nivel de experiencia no tiene un recorrido aún medible y extrapolable, por otro lado no hay que olvidar que los gestores trabajan a comisión, por lo que los gestores de fondos más pequeños mostrarán un compromiso mayor con el buen funcionamiento del fondo, ya que pequeños cambios en el porcentaje resultan un cambio muy sustancial en sus ganancias.

 

 

CONOCE LA FILOSOFÍA DE INVERSIÓN Y SUS CARACTERÍSTICAS

 

 

 

 

Una vez realizados los pasos anteriores debemos dedicar un tiempo a conocer bien la filosofía y estilo de inversión de los gestores. Toda esta información la podemos encontrar en la información relevante de cada fondo, tanto en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como en la web de la propia entidad. Es obligado que la gestora sea transparente en sus comunicaciones e informes y tenga una relación cercana con sus partícipes.

 

 

Os adjunto un enlace donde tenéis un ejemplo de la información sobre la filosofía y el estilo de inversión que os deben dar sobre los fondos, particularmente este pertenece a un fondo al que personalmente estoy suscrito.

 

 

Un punto muy importante es conocer a la persona o personas que gestionan el fondo de inversión e incluso de conocerlo personalmente a través de conferencias con inversores, charlas, etc… o contactar con él vía email o redes sociales.

 

 

Puntos a favor de un fondo de inversión según mi opinión serían:

  • Historial destacado de al menos 5 años
  • Inversiones claras y comprensibles, nada de productos o maniobras enrevesadas
  • Que participen con su capital personal en el fondo
  • Gestora propiedad del equipo gestor
  • Mejor gestoras independientes, que fondos de bancos

 

 

 

Esperamos que estos pasos y consejos os sirvan como herramienta para ayudaros en la búsqueda del fondo o fondos que más cumplan vuestras necesidades, y recordaros que estamos a vuestra total disposición ante cualquier duda.

Un saludo!!

FONDO DE INVERSIÓN-ELECCIÓN DE UN FONDO

5 (100%) 5 votes