La dificultad de ir contra el consenso

Si hay algo en lo que todos los grandes inversores están de acuerdo es en la necesidad de tener un enfoque «contrarian» si queremos hacerlo mejor que los mercados. Es de sentido común ya que si hacemos lo mismo que todos lo inversores (y descontamos costes) estamos condenados a tener un rendimiento similar o, probablemente, inferior al que ofrece la media del mercado.

Es habitual que los inversores se definan como contrarian pero mi día a día me demuestra que es precisamente todo lo contrario al escuchar afirmaciones y ver estructuras de cartera que están construidas para permanecer en la zona de confort actual. Puedo decir que desde que empecé como inversor nunca había visto una necesidad tan grande por estar en el lado cómodo del mercado, que es lo que lleva años funcionando bien en vez de aquello que está olvidado, odiado y con lo que la mayoría de inversores se siente incómodo, que es precisamente lo que de verdad significa ser contrarian.

Para luchar contra el este sesgo que nos lleva a seguir al rebaño debemos tratar de definir qué es el consenso actual o qué tendencias están guiando a los inversores hacia un estilo de inversión concreto.

¿Qué podríamos definir como el consenso actual?

Aquí hay un gran punto de subjetividad por lo que las vivencias y contexto en el que se mueva cada inversor modificarán los posibles factores a definir como «de consenso». A continuación voy a comentar algunas inversores que considero de consenso por lo que veo en mi día a día.

Sobre ponderar el Growth vs Value

Esta es quizá la más destacada y de moda actualmente, y creo que nadie duda que actualmente el estilo Value está totalmente demonizado por su rendimiento respecto a los índices en general (estilo mixto) y sobre todo por su gran under performance en los últimos 10 años respecto al Growth.

Esto está especialmente de moda en España ya que la mayoría de gestoras nacionales se definen como Value y su rendimiento los últimos años deja bastante que desear. De hecho los Value Nacionales que destacan son fondos que según Morningstar encajan más como Blend (estilo mixto) o como Growth, pese a que los gestores se definan como Value Investors. Ya sabemos que esta línea está bastante difusa, por eso recomiendo mirar la clasificación de Morningstar para tener una referencia «objetiva».

Personalmente pienso que vamos a ver un importante cambio entre estos factores y por ello recomiendo darle más peso del habitual al factor Value (sin pasarse, que parece es un todo a nada). La reversión a la media acabará sucediendo y las altas valoraciones están generando un buen caldo de cultivo para que se cambie la tendencia actual del Value vs Growth.

Actualmente los inversores están rotando de forma masiva al Growth de forma directa (buscando fondos de este estilo) o de forma indirecta al buscar al invertir en los fondos que mejor lo han hecho en los últimos 3 o 5 años, que son precisamente los que aplican este estilo. Creo que la rotación por Growth es la inversión más de consenso en la actualidad y por ello debemos abstraernos de las grandes rentabilidades mirando más allá de los rendimientos en los últimos años.

Preferencia por Mega – Large Caps respecto Mid – Small Caps

Tradicionalmente se había considerado la inversión en Small-Mid Caps como inversiones más rentables que la inversión en Large-Mega Caps pero al parecer los inversores empiezan a dudar y cada vez menos quieren aplicar estos estilos en las carteras. Probablemente se deba al efecto FAANG y el buen comportamiento de las grandes empresas de crecimiento de USA y China, lo que ha llevado a los inversores a rotar hacia mayor tamaño.

También tenemos la famosa frase del «Fly to quality» que se ha visto en muchos inversores (tanto profesionales como minoristas) que les a llevado a buscar refugio en empresas algo más caras pero de mayor calidad. Es habitual que la percepción de calidad y seguridad se de más en los grandes titanes del mercado que en empresas de menor tamaño y, por tanto, desconocidas para el conjunto de los consumidores.

Además, un detalle que me sorprende es que muchos inversores que quieren invertir vía indexados se olvidan de estos factores y tienen a comprar únicamente los grandes índices dejando de lado estos tamaños de empresa.

El S&P 500 es invencible a largo plazo

Cada vez es más habitual escuchar a inversores que tiran la toalla y se rinden al rendimiento del mercado americano como única y más rentable inversión a largo plazo. Esto se debe a que llevamos un ciclo de mercado (desde la crisis sub-prime) en la que las empresas americanas con las FAANG a la cabeza han sido completamente imparables llevando a al S&P 500 a pulverizar al resto de índices.

A mi juicio este se debe al llamado «performance chasing» que hace referencia al sesgo por el cual los inversores tienden a rotar progresivamente a las inversiones que mayor rendimiento han generado. Esto es muy habitual en los fondos de inversión (salir de los que lo hacen mal para rotar a los que suben más) pero actualmente está sucediendo en los índices dado que este rendimiento superior durante tanto tiempo ha cuajado en la mente de los inversores y algunos hablan de que el S&P 500 bata al resto de índices como una certeza futura. Os sorprendería ver cuántos inversores me miran como si estuviera loco cuando hablo de infra ponderar USA respecto al peso del MSCI World para añadir EU y Asia.

Pienso que es muy difícil que se repita un periodo como el anterior y poco a poco debe ir cerrándose la diferencia de rendimiento del S&P 500 con el resto de mercados, tanto por reversión a la media como por un tema de valoraciones medias.

Sinceramente veo un gran riesgo en la gran rotación que está existiendo hacia este mercado. De hecho cada vez es más frecuente encontrar inversores que tienen casi exclusivamente acciones de USA lo que representa un gran riesgo a largo plazo al concentrar tanto el rendimiento en un factor. No solo por las pérdidas potenciales… si no por el posible coste de oportunidad si este mercado pasa un periodo de menor crecimiento o incluso se tirar plano periodos largos de tiempo.

Una vez más, las rentabilidades pasadas ciegan a los inversores llevándoles a por los activos que más han subido por encima de la media.

Liquidez o renta variable, nada más

Esto es algo que se escucha desde hace un par de años pero se ha intensificado recientemente. Hay inversores que no se plantean ninguna inversión que no sea acciones o tener liquidez, como si no hubiera nada más en su universo de inversión.

Entiendo que a los inversores les de miedo invertir en renta fija (y lo entiendo) pero es un universo de inversión muy amplio y que este año ha demostrado que puede seguir generando rendimiento. Eso sí, hay que tener cuidado, es un activo complicado en un entorno difícil, pero no podemos cerrarle la puerta totalmente.

De todas formas hay más activos como las materias primas donde podemos destacar al oro como cobertura frente a posibles caídas, o la gestión alternativa, que busca extraer el alfa de una estrategia minimizando o incluso anulando el riesgo de mercado.

Hay muchas inversiones disponibles en función de nuestros objetivos y reducir las posibilidades a blanco o negro es un sinsentido que nos llevará a perder un gran número de oportunidades, además de concentrar los riesgos innecesariamente.

Conclusiones

Como podrás ver a mi juicio la inversión más de consenso actualmente es la RV USA, de Mega / Large Caps y en estilo Growth, siendo la que aglutine mayor número de inversiones de confort.

Esto viene reforzado por el buen rendimiento de dicha combinación en los últimos años lo que hace fácil que un inversor se deje convencer por el gráfico de rendimiento tanto en términos absolutos como relativos. Recordemos que uno de los sesgos más fuertes es rechazar las inversiones que han ido mal para ir a las que mejor lo hacen. Y ya se sabe que rentabilidades pasadas no significan rendimientos futuros.

Sinceramente creo que los inversores que entran ahora en estas inversiones de confort lo hacen al calor de los rendimientos de los últimos años y corren el riesgo de sufrir la reversión a la media de diferentes factores que están marcando máximos respecto a sus alternativas.

Si algo nos ha demostrado la historia es que las inversiones de confort no son las que generan los rendimientos extraordinarios, por ello debemos mirar más allá buscando inversiones fuera de consenso, comprando los activos que nadie quiere hasta con las que nos sentimos incómodos por su rendimiento reciente, como puede ser ahora mismo el factor Value o las Small Caps.

Si hacemos esto ponemos de nuestro lado al factor contrarian y la reversión a media con todos los beneficios que puede aportar si somos capaces de soportar el dolor que conlleva.