La paradoja del chimpancé

12/12/2019Libros , Nivel principiante

Supera a tu mono interior!

Películas como El planeta de los simios; expresiones como «Monkey see, monkey do»; y canciones como “Hey, Hey, We’re The Monkees” son sólo unas pocas de las muchas referencias populares a nuestros parientes no tan lejanos. Pero los chimpancés, más allá de recordarnos nuestro pasado evolutivo y desempeñar un papel en la cultura popular, ocupan un lugar psicológico dentro de todos nosotros.

Esta parte de nuestro cerebro con aspecto de chimpancé afecta nuestras decisiones, emociones y cómo interactuamos con otras personas. A veces está en conflicto con el lado más racional y humano de nuestro cerebro y nos hace comportarnos de formas que de otra manera podríamos evitar. Aquí, profundizaremos en el universo de nuestro cerebro y trataremos de comprender algunas de sus reacciones más básicas. Vamos a ver tres conceptos básicos en este libro:

  • cómo determinar si tu lado del chimpancé está gobernando tus acciones
  • qué parte de tu cerebro funciona como un ordenador
  • nos comunicamos de cuatro maneras principales

El cerebro humano tiene dos formas principales de pensar que fácilmente entran en conflicto entre sí.

No es necesario que un neurocientífico diga que las personas no siempre actúan de manera racional. De hecho, incluso cuando las personas saben cuál debería ser la respuesta más racional, a menudo terminan haciendo algo completamente diferente. ¿Pero cómo es posible?

Porque nuestros cerebros se dividen en dos partes distintas. La primera es la parte «humana» o racional, que se encuentra en el lóbulo frontal. Esta parte del cerebro piensa y actúa basándose en hechos. La segunda parte, que vive en el sistema límbico, se conoce como el chimpancé interno. Las funciones de esta sección del cerebro son más primitivas e inmediatas. En otras palabras, la parte del chimpancé del cerebro actúa en función de los sentimientos y las emociones.

Naturalmente, estas dos formas de procesar información pueden entrar fácilmente en conflicto, y cuando lo hacen, el cerebro del chimpancé a menudo prevalece. Después de todo, el sistema límbico, que es evolutivamente mucho más antiguo, funciona más rápido y envía impulsos más fuertes a la acción. Por ejemplo, imagina que un hombre llamado John se queja a su esposa, Pauline, por un incidente que experimentó esa mañana; el coche de su vecino estaba bloqueando su camino de entrada y, como John llegaba tarde al trabajo, tuvo que pedirle al vecino que lo moviera.

Al escuchar esto, Pauline pregunta por qué se queja; su vecino había movido el coche rápidamente y todo volvió a estar bien. El cerebro humano de John puede escuchar la afirmación como un hecho, entender que es verdad y dejarlo así. Pero si su cerebro de chimpancé prevaleciera en esta situación, John podría escuchar el comentario de Pauline como una crítica. Y esto le podría dar lugar a preguntar por qué ella nunca le apoya, o verse él mismo decir en su defensa que no está creando un gran problema de la situación.

La mayoría de las personas, en algún momento, se han visto involucradas en peleas irracionales similares. Para evitar estos incómodos enfrentamientos, es clave para el cerebro humano manejar activamente el cerebro del chimpancé. En las próximas líneas aprenderás exactamente cómo.

Maneja a tu chimpancé interno dándole espacio para expresarse.

El cerebro humano se compone de dos partes diferentes y esto es clave para poder manejarlas. Del siguiente modo:

Primero, en cualquier interacción, debes comenzar determinando qué sección de tu cerebro está dirigiendo tu comportamiento: ¿es el humano o el chimpancé? Para resolver esto, puedes hacerte preguntas simples que comienzan con «¿Quiero …?» Al contestarlas, aprenderás qué parte del cerebro estás siguiendo.

Por ejemplo, puedes preguntarte: «¿Quiero comportarme de esta manera?» O «¿Quiero sentir estos sentimientos?» Si responde no a estas preguntas, es una señal segura de que el que está al mando es el chimpancé.

Para hacerlo más concreto, digamos que está obsesivamente preocupado por llegar tarde a una reunión. Podrías preguntarte: «¿Quiero preocuparme por esto?» Si dices que no, puedes estar seguro de que tienes un problema de chimpancé interno que necesita ser gestionado.

Una vez que hayas determinado esto, puedes dominar este lado emocional haciendo un poco de ejercicio. No estamos hablando de saltar la cuerda o de trotar. Por el contrario, ejercitar tu chimpancé interno se trata de darle la libertad de desahogarse.

Por ejemplo, imagina una interacción que te hizo enfadar, por ejemplo, alguien que se topa contigo en el supermercado sin ni siquiera un «perdón». La clave aquí es permitirte expresar la ira de una manera completamente sin censura en un ambiente seguro, despotricando y delirando sobre el encuentro durante diez minutos y diciendo lo que se te ocurra. Al hacer espacio para este tiempo, es probable que satisfaga a tu chimpancé interno y la ira se desvanecerá.

Sin embargo, para que esta técnica sea efectiva, es absolutamente necesario un ambiente verdaderamente seguro. No te vuelvas loco con la persona en el supermercado. En cambio, encuentra un lugar donde puedas estar solo y di todo lo que querías gritarle a esa persona en ese momento. No te preocupes por el tiempo; solo continúa hasta que las emociones comiencen a disminuir.

Así es como manejas tu chimpancé interno. Pero, por supuesto, no es tan fácil. También hay un tercer jugador en este juego, una parte de tu cerebro que aprenderás en el próximo capítulo.

El funcionamiento automático es esencial para la existencia humana, pero tiene un lado destructivo.

Ahora que conoces las partes humanas y chimpancés de tu cerebro, es hora de aprender sobre otra parte. Se llama ordenador y es responsable de las funciones automáticas basadas en patrones aprendidos.

Esto es esencial ya que el piloto automático desempeña un papel importante en la vida de la mayoría de los humanos. Tal comportamiento automático se basa en patrones que has aprendido, creencias que has absorbido y programas que has establecido.

Por ejemplo, cuando preparas el café de la mañana, masticas la comida o te cepillas los dientes antes de acostarte, está realizando acciones que has hecho todos los días durante muchos años. Los haces prácticamente sin pensarlo o esfuerzo consciente. Naturalmente, tal habilidad tiene sus beneficios. Por ejemplo, si creciste en una familia amorosa, adoptarás el patrón de que las personas te quieren y te valoran.

Sin embargo, no toda la automatización es útil. También hay elementos nefastos para el funcionamiento automático del cerebro. Estos se llaman duendes. Son los patrones destructivos que has formado en base a la experiencia vivida y, al igual que lo demás, están almacenados en tu ordenador.

Como ejemplo, imagina que una niña lleva a casa un dibujo que hizo en el colegio. Un padre bien intencionado podría felicitar a la niña por el trabajo realizado, abrazarla y poner la foto en la nevera. Si bien todo eso suena bien, puede tener efectos secundarios no deseados. Por ejemplo, la niña podría comenzar a pensar que solo será amada por sus logros, creando así un patrón de pensamiento en la línea de «No soy amable a menos que haga las cosas bien».

Claramente, tales patrones son peligrosos, y uno debe hacer todo lo posible para desalentar la formación de duendes.

El padre podría haber hecho bien en tomar una táctica diferente. Primero, podría haber dejado a un lado el dibujo, abrazar a su hija y decirle que la ama y que está orgullosa de ella. Desde allí, podría mirar el dibujo y preguntarle si quiere ponerlo en la nevera, neutralizando cualquier conexión entre el logro y su amor.

Dicho esto, este enfoque realmente solo funciona para deshacerte de los duendes de raíz. A continuación, aprenderás cómo deshacerte de los duendes que ya existen.

Deshazte de tus duendes identificándolos y reemplazándolos con alternativas positivas.

Los duendes son reales y pueden causar serios problemas. Para manejarlos, necesitarás poner tu ordenador en forma, y eso significa implantar patrones positivos. ¿cómo hacerlo?

Primero, debes identificar qué duendes realmente residen dentro de tu ordenador. Este paso inicial es esencial ya que tanto el chimpancé como las partes humanas de tu cerebro miran al ordenador cuando no saben cómo actuar. Y si hay un duende en el ordenador, digamos, un patrón de comportamiento negativo, el resultado será inquietante tanto para el chimpancé emocional como para el humano racional.

Desafortunadamente, los duendes a menudo están bien escondidos, lo que provoca todo tipo de problemas. Por ejemplo, imagina que estás haciendo cola para comprar un café cuando alguien se pone delante de ti. El humano querrá informarle amablemente de que estás en cola, mientras que el chimpancé se lanzaría a golpear a la persona. Pero antes de poder actuar sobre cualquiera de estos impulsos, mirarán al ordenador.

Ahora, si hay un duende en el ordenador que dice que no eres tan bueno como otras personas, tanto el chimpancé como el humano retrocederán y no reaccionarás en absoluto. Tal duende puede evitar que hagas todo tipo de cosas, y el primer paso para lidiar con él es identificarlo.

Una vez que hayas descubierto que hay un duende en tu ordenador, simplemente puedes reemplazarlo con un patrón positivo.

Entonces, si tu duende te dice que vales menos que otros, intenta adoptar una alternativa positiva, por ejemplo, que eres tan bueno como las personas que te rodean.

A partir de ahí, debes estar atento a tu estado mental y trabajar para notar cuándo el duende negativo levanta su cabeza. Cada vez que lo haga, simplemente reemplázalo con una vista positiva hasta que se vuelva totalmente automático. Si logras construir este nuevo piloto automático, eventualmente lidiarás con situaciones difíciles amablemente, sin siquiera pensarlo dos veces.

El chimpancé tiende a olvidar que diferentes personas tienen diferentes cerebros.

Poder escuchar de dónde vienen otras personas es esencial para navegar por el mundo, y si quieres hacerlo bien, debes calmar a tu chimpancé. Una vez que lo hagas, te darás cuenta de que diferentes personas tienen diferentes cerebros. Esto puede ser una sorpresa, ya que las personas tienden a asumir que el cerebro de los demás funciona igual que el de ellos. Pero esta suposición conduce inevitablemente a malentendidos, que a su vez enfadan al chimpancé.

Sin embargo, cuando tranquilices al chimpancé utilizando los métodos que has aprendido, podrás discernir diferentes perspectivas de la vida. Simplemente mira este ejemplo extremo que el autor encontró en su trabajo: uno de sus clientes era el padre de un niño de 18 años con algunos rasgos inusuales causados por el autismo. Por ejemplo, usaba una botella entera de champú cada vez que se duchaba. Otro problema era que, cada noche, cuando su padre regresaba del trabajo, el hijo lo saludaba con un sinfín de preguntas hasta que el padre no podía soportarlo más.

Estas idiosincrasias conductuales demuestran claramente lo completamente diferentes que pueden ser las mentes humanas. Obviamente, la mayoría de las personas no son tan particulares como el hijo en este ejemplo, pero, sin embargo, conectarse y comprender a los demás puede ser muy difícil. A menudo requiere paciencia y creatividad. (El padre finalmente resolvió los problemas con su hijo colocando botellas de champú repartidas en la ducha y estableciendo una regla de no más de tres preguntas por noche).

Entonces, para ayudarte a comprender a los demás, ten en cuenta estos tres puntos:

Primero, no asumas nada sobre otras personas. El hecho de que alguien parezca distante o distraído no implica necesariamente que sea hostil. Podrían estar lidiando con un problema personal del que no sabes nada.

En segundo lugar, no tengas expectativas irrazonables de los demás. Después de todo, las personas cometen errores y esperar que sean perfectos todo el tiempo acabaría en decepción.

Y, finalmente, es esencial abandonar todos los prejuicios, tanto positivos como negativos. Es mejor simplemente tomar a las personas como son y tratar de conocerlas.

Las personas se comunican básicamente de cuatro maneras, y saber cómo expresar tu punto de vista sin ser agresivo es clave.

Acabas de aprender lo fácil que es entender mal a los demás. Ahora piensa en lo frustrante que puede ser tratar de comunicarse con diferentes personas. No es ningún secreto que la comunicación, o la falta de ella, puede causar todo tipo de problemas, pero la buena noticia es que es una habilidad que puedes practicar.

Pero antes de llegar allí, echemos un vistazo a las cuatro formas básicas en que las personas se comunican, todas ellas involucran a sus chimpancés y cerebros humanos.

Primero, tu cerebro humano puede comunicarse con otro cerebro humano. En segundo lugar, tu cerebro humano puede comunicarse con el cerebro del chimpancé de otra persona. Tercero, tu chimpancé puede comunicarse con el cerebro humano de otra persona y, cuarto, tu chimpancé puede comunicarse con otro chimpancé.

En este escenario final, los resultados tienden a ser bastante feos y la calamidad resultante es familiar para cualquiera que haya visto a una pareja en una discusión. Para evitar tales molestias, echemos un vistazo a cómo configurar las condiciones ideales desde el primer momento.

Para comenzar con el pie derecho, es importante tratar los problemas a medida que surgen y hablar de manera asertiva en vez de agresiva. Las personas tienden a hablar sobre tales problemas con todos menos con la persona con la que tienen un problema. Esta no es una buena manera de hacer las cosas. Es mejor tratar directamente con la persona teniendo en cuenta que la agresión generalmente empeora las cosas.

Después de todo, la comunicación agresiva es comunicación emocional y necesariamente desencadenará una respuesta emocional. La asertividad, por otro lado, se trata de explicar de dónde vienes.

Por ejemplo, imagínate que llegas tarde a una cita para cenar con un amigo, y que al llegar se enfada y comienza a gritarte. Ser asertivo en tal situación significaría hacer tres cosas. Primero, decirle a la persona lo que no quieres; segundo, explicando cómo te hace sentir la situación; y, finalmente, decir lo que quieres. Más concretamente, podrías decirle al amigo que no quieres que te griten, que te hace sentir intimidado y que preferirías que hablara con voz más baja.

Recuperarse es fácil si te centras en soluciones en lugar de en problemas.

A estas alturas ya has visto cómo el cerebro y sus diferentes partes afectan el comportamiento humano. Ahora es el momento de aprender cómo el chimpancé y el cerebro humano pueden afectar a tu salud. Es cierto, el cerebro afecta tu bienestar físico, por lo que es fácil mejorar tu salud al enfocar tu atención en soluciones en lugar de en problemas.

De hecho, el dilema de la salud física es la quintaesencia del debate entre humanos y chimpancés; el humano quiere hacer ejercicio y perder peso, mientras que el chimpancé solo quiere dejarse caer frente al televisor con un cubo enorme de helado.

Cuando te enfrentas a esta contradicción, enfocarte en problemas como el sobrepeso solo fortalecerá tu chimpancé interno, ya que cuanto peor te sientas contigo mismo, más buscarás las comodidades rápidas de la comida basura y la pereza. Entonces, en lugar de caer en esta trampa, solo céntrate en lo que quieres. En este caso, eso significa hacer algo de ejercicio y perder algunos kilos.

En otras palabras, para estar saludable, debes ser proactivo y receptivo. El primero significa tener un plan y el segundo significa que, si tu plan falla, podrás con la información recibida mejorar las cosas.

Por ejemplo, imagínate que quieres ponerte en forma. Te apuntas al gimnasio local y programas dos entrenamientos por semana con un amigo que está en forma. Solo así, tienes un plan. Pero luego, después de dos semanas, te encuentras perdiendo tu tiempo en el gimnasio. Ahora tienes que ser receptivo.

Entonces, en lugar de detenerte en tus fracasos, trata de decirle a tu compañero de entrenamiento cuánto disfrutas de tu tiempo en el gimnasio y cuánto progreso estás haciendo. Un comentario tan simple alentará a tu chimpancé emocional, cuyo único objetivo es sentirte bien y salvar las apariencias. Lo más probable es que aparezcas felizmente en el gimnasio la próxima vez para demostrarle a tu amigo que hablabas en serio.

Busca la felicidad y celebra tus victorias.

¿Sabías que la felicidad es realmente una elección? Eso no significa que seas feliz cuando quieras, sino que la vida tiene sus altibajos y que puedes trabajar activamente para tener más momentos buenos y menos momentos malos.

Entonces, ¿cómo funciona esto?

Bueno, se trata de agregar cosas buenas a tu vida. Recuerda: no hay nada superficial en buscar lo que necesitas para ser feliz. Por ejemplo, hay ciertas cosas materiales que probablemente necesites para sentirte feliz y relajado, como la comida, una casa cómoda y una ducha. Sin embargo, también hay cosas emocionales que probablemente desees, como el amor de una pareja o el respeto de tus compañeros de trabajo y amigos. No importa lo que quieras, escribe todos estos deseos y piensa cómo traerás los elementos de tu lista a tu vida.

Pero mientras lo haces, ten en cuenta que presionar para hacer demasiado puede oscurecer todos tus grandes logros a lo largo del camino. En otras palabras, el verdadero problema con la felicidad es que la parte del chimpancé de tu cerebro nunca estará satisfecha; siempre buscará más, conduciendo peligrosamente a logros, pero no a la felicidad.

Imagínate un atleta cuyo objetivo final es ganar una medalla olímpica. En su viaje a la cima, recoge una serie de títulos nacionales, mostrando brillantes muestras de atletismo. Sin embargo, a pesar de estos logros, nunca lo celebra. Lo más probable es que, incluso si gana ese oro olímpico, no podrá disfrutarlo. En cambio, irá inmediatamente a por la próxima victoria potencial.

Tal práctica es una receta para el desastre y, para evitarlo, simplemente necesitas apreciar tus logros tal como vienen, asegurando que disfrutas de la felicidad por la que te esforzaste desde un principio.

Una vez que hayas conseguido esto, tendrás un kit de herramientas completo para burlar a tu chimpancé. ¡Recuerda hacer planes saludables que contrarresten tus impulsos primarios, déjate desahogar en espacios seguros, comunícate con sabiduría y amor y celebra todos tus éxitos por el camino!

Resumen final de La paradoja del chimpancé

Tu cerebro está compuesto de diferentes partes, cada una operando de acuerdo con su propia lógica interna. Algunas son racionales, reflexivas y objetivas, mientras que otras son altamente emocionales e impulsivas o simplemente automáticas. Si bien estas diferencias pueden entrar en conflicto de forma natural, puedes manejarlas a través de la conciencia y la capacitación.

Si has disfrutado con esta selección de libros te gustarán estos artículos:  La singularidad económica, El arte de la guerra y El cerebro del inversor.



Este sitio de Internet utiliza cookies para mejorar la navegación. Por favor, configure el uso de cookies según sus preferencias. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies