invertir en bolsa, libros, psicotrading, Trading, trading cuantitativo.

What I Learned Losing a Million Dollars (Lo que aprendí perdiendo un millón de dólares)

What I Learned Losing a Million Dollars (Lo que aprendí perdiendo un millón de dólares) de Jim Paul y Brendan Moynihan examina las dimensiones psicológicas y de comportamiento de las operaciones de mercado y pregunta por qué los traders a veces abandonan toda razón y permiten que las pérdidas sigan aumentando hasta que se vuelven inmanejables. Explica no solo cómo se pueden evitar las pérdidas sino también por qué evitarlas es mucho más importante que ganar dinero si quieres tener éxito.

Aquí tenéis un breve resumen del libro!

Comprar What I Learned Losing a Million Dollars

Aprende a vencer triunfos de un hombre que lo perdió todo.

¿Por qué estallan las burbujas y los mercados colapsan? Es una pregunta que todos hemos estado haciendo desde el colapso financiero de 2008. Pocas personas están en mejor posición para responder que Jim Paul, un trader que pasó de ser un héroe a nada después de perder todo al tomar una mala decisión de inversión.

A menudo se dice que el orgullo viene antes de una caída. Pero las lecciones más importantes son aquellas que aprendemos cuando nos volvemos a levantar. Paul comenzó su viaje de regreso a la cima analizando su comportamiento previo y preguntándose qué factores psicológicos le habían dado forma a su toma de decisiones.

Estas ideas examinan las lecciones que Paul aprendió en el camino.

Aprenderás por qué los traders toman malas decisiones, la verdadera clave del éxito en mercados turbulentos y cómo tomar decisiones de inversión racionales, no emocionales.

Descubrirás también:

  • por qué asumir la pérdida, sin ganar dinero, es la clave del éxito
  • cómo seguir a la multitud puede llevarnos por mal camino
  • la diferencia entre apuestas financieras y estrategias de inversión sólidas.

Jim Paul hizo una fortuna, pero perdió todo después de no enfrentar las crecientes pérdidas.

Jim Paul siempre quiso una cosa en la vida: ganar dinero, tanto como pudiera. Décadas más tarde, estaba en la cima del mundo y acababa de ganar $ 248,000 en un solo día. Había llegado a la cima de los jóvenes y rebosaba confianza en sí mismo.

Paul obtuvo un trabajo haciendo trading de futuros y pronto fue conocido por todos en el Chicago Mercantile Exchange. Un tipo de 1,80 con una gran voz y sin miedo de ladrar órdenes.

Ahí fue cuando las cosas empezaron a ir mal. Su inquebrantable autoestima resultaría fatal.

Libro What I Learned Losing a Million Dollars

 

Paul estaba interesado en el mercado de aceite de soja. Los suministros se estaban agotando, pero la demanda era boyante. Los precios subirían. Anticipando un aumento en el mercado, Paul compró posiciones, un compromiso para comprar en una fecha posterior.

Seguro que había leído el mercado correctamente, excedió los límites en las posiciones establecidas por el Chicago Board of Trade. La convicción de Paul fue tan grande que logró persuadir a sus clientes, amigos e incluso a su asistente de oficina para que se sumaran a su plan. ¿Por qué no querrían ellos ser parte de eso? ¡Todos iban a ser ricos!

Entonces el mercado comenzó a cambiar. Paul no se movió.

Las cosas habían ido bien unos meses. Ahora había inestabilidad política y la amenaza de sanciones a cereales. El mal tiempo dañó las cosechas de frijol.

Los precios de la soja comenzaron a caer, y las pérdidas de Paul comenzaron a aumentar. Durante meses, perdió $ 20,000 todos los días.

Tanto sus clientes como otros traders ya habían abandonado el barco, pero Paul seguía convencido. Él sabía que el mercado se daría la vuelta y lamentarían su decisión. Paul estaba tan seguro de su habilidad como trader que no podía ver lo que estaba sucediendo. Estaba a punto de perder todo.

El final llegó cuando su gerente lo despidió y confiscó sus bienes. En ese momento, ya había perdido $ 800,000, la mitad se la habían prestado amigos.

Entonces, ¿por qué Paul se aferró a su decisión cuando la evidencia apuntaba hacia el otro lado?

Asumir la pérdida es una mejor forma de hacerse (y mantenerse) rico que saber cómo ganar dinero.

A todos nos encanta la idea de un atajo a la fama y la fortuna. Dirígete a tu librería local y es probable que encuentres muchos consejos sobre cómo hacerte rico. Pero es difícil saber en quién confiar con tantas personas dando consejos.

Entonces, ¿a quién escuchas?

Lamentablemente, no hay un solo truco para hacerse rico.

Los gurús del mundo de los negocios están llenos de buenos consejos. Desafortunadamente, mucho de lo que dicen es contradictorio. Ian Templeton, uno de los inversores más exitosos del siglo XX, te dice que “diversifiques tus inversiones”. Suena sensato, ¿verdad? Pero al mismo tiempo viene Warren Buffett con un patrimonio neto de $ 100 mil millones y te dice exactamente lo contrario. “Concentra tus inversiones”.

Eso es bastante confuso. Echa un vistazo a cualquiera de los libros que te indican cómo invertir, comerciar y hacer una fortuna, y sabrás que los mayores inversores multimillonarios no están de acuerdo en gran medida. Entonces, ¿en qué están de acuerdo?

Hay un consejo vital: ¡no pierdas dinero!

Warren Buffett tiene dos reglas sólidas a la hora de invertir. ¿El primero? Nunca pierdas dinero. El segundo: nunca olvides la regla número uno.

Él no es el único. El principal consejo de la leyenda de Wall Street, Bernard Baruch, fue “aprender a asumir las pérdidas rápida y limpiamente”. Jim Rogers hizo una fortuna de $ 300 millones. ¿Su pepita de sabiduría? No pierdas dinero.

Estos inversores siguieron sus propios caminos hacia la cima. Hacerse rico es personal. Lo que todos tenían en común era que sabían cómo minimizar sus pérdidas.

Cuando Paul comenzó a reconstruir su imperio, se dio cuenta de que su éxito en el futuro dependía de interiorizar esta lección. ¿Cómo debe entenderse la pérdida? ¿Cuál es la mejor manera de procesarlo? Lo que es más importante, ¿cómo se pueden evitar las pérdidas, o al menos minimizarlas? En los siguientes capítulos, vamos a echar un vistazo a lo que Paul aprendió.

Reaccionamos mal a las pérdidas, y eso a menudo empeora la situación.

“Pérdida” es una palabra desagradable. Nos recuerda a algunos de los familiares o amigos fallecidos. Incluso cuando nos acordamos de un juego de pelota o una apuesta, el término tiene connotaciones negativas. La misma reacción psicológica afecta el comportamiento de los traders del mercado. Pero no hay nada intrínsecamente incorrecto en la pérdida.

Libro What I Learned Losing a Million Dollars

business man with money flying out of his wallet

Piensa en una frutería. Él sabe que una o dos manzanas de cada cien estarán podridas. Eso es una pérdida, claro, pero él lo acepta como un hecho de la vida y no se molesta demasiado por eso. Los negocios son así. A veces pierdes.

El problema es que las personas a menudo se lo toman como algo personal cuando pierden en los mercados. Sienten que han hecho algo mal y tienen problemas para aceptar y controlar sus pérdidas. Todos odiamos cometer errores.

Eso hace que sea fácil perder de vista el fondo de la cuestión. Las emociones pueden nublar nuestros juicios y empeorar las cosas.

Toma el mercado de la soja. Tu análisis te dice que los precios aumentarán, por lo que decides comprar. Pero luego comienzan a caer. Pierdes $ 100,000 y tu inversión parece inestable. ¿Qué haces?

Un pensador fríamente racional te dirá que tu análisis fue defectuoso y que la mejor táctica es reducir tus pérdidas. Aléjate y toma el golpe igual que el frutero cuando encuentra una manzana podrida.

Los traders, sin embargo, no siempre siguen una lógica fría. ¡Son humanos como el resto de nosotros! Toman decisiones emocionales y lo toman como algo personal.

¿Dónde los deja eso? Pueden decir: “He cometido un error y he perdido $ 100,000 por eso”. O pueden duplicar su decisión original y decir: “el mercado está equivocado, y tengo razón, es solo cuestión de tiempo que se de la vuelta”.

Admitir errores nunca es fácil. Es por eso que los traders ignoran la evidencia y esperan que el mercado cambie. El peligro es que a menudo no lo hará. Y cuando eso sucede, una pérdida aceptable rápidamente se convierte en algo mucho más serio.

Cometemos errores y perdemos dinero cuando nuestro análisis se basa en falacias comunes.

Imagina jugar cara o cruz y apostar por el resultado. Lanzas una moneda seis veces y obtienes caras. ¿Cómo va a salir la moneda en el séptimo lanzamiento? Tiene que ser cruz, ¿no?

Aunque parezca una inevitabilidad estadística, simplemente no es verdad.

Son falacias lógicas como esta, lo que lo hace tan inevitable que tomemos malas decisiones acerca de la probabilidad de diferentes resultados.

La lógica nos dice que hay un cincuenta por ciento de posibilidades salir cara en cada ronda y que ningún lanzamiento tiene ninguna relación con el siguiente. Pero no somos criaturas de lógica pura. Queremos ver patrones donde no existen.

Los traders hacen esto todo el tiempo. Supongamos que has invertido en madera, pero estás teniendo una mala racha. El precio cae un día, luego de nuevo otra vez, y de nuevo el día después de ese…

La razón te dice que reevalúes tu inversión. Pero la psicología humana básica no es así. “Si solo aguantas un poco más”, susurra, “el mercado seguramente cambiará”. En ese momento, no estás usando la razón para evaluar el mercado, estás apostando!

La irracionalidad de este tipo es lo suficientemente arriesgada cuando se trata de eventos discretos. Es aún más peligroso cuando se trata de eventos continuos.

Un evento discreto es un hecho aislado. Al igual que una carrera de caballos o un juego de blackjack, tiene un comienzo y un final predefinidos. Puede que lamentes apostar por el caballo o la carta equivocados, pero tus pérdidas son fijas. Juegas una vez y pierdes una vez.

Pero, ¿y si estuvieras apostando a una carrera de caballos que se detuvo y reinició cada 100 metros?

Tu caballo está cerrando la retaguardia después de los primeros cien metros, pero ahora el número nueve parece una buena apuesta. Cambias caballos y la carrera se reanuda.

Imagina que continúa de la misma manera, y se realizan nuevas apuestas después de cada sección de la carrera. Puedes jugar, y perder, una y otra vez. Debido a que ahora puedes seguir apostando indefinidamente, el riesgo de acumular pérdidas cada vez mayores es mucho más alto.

Los mercados son un poco como una carrera de caballos sin una línea de llegada. Nuestra psicología nos predispone a hacer malas elecciones en una situación en la que la oportunidad de realizar nuevas apuestas es ilimitada. ¡No es de extrañar que los traders a veces sigan acumulando pérdidas hasta que se quedan con la cuenta limpia!

Sigue aprendiendo con What I Learned Losing a Million Dollars!

El comportamiento de la multitud es un impulsor principal de pérdidas evitables.

Si alguna vez has visto un partido de fútbol, habrás visto simpatizantes en las gradas que gritaban al árbitro y a los jugadores del equipo contrario. No cambia nada, y pocos de nosotros soñamos con comportarnos de la misma manera en otro entorno.

Entonces, ¿qué tiene de especial un partido de fútbol?

Nos sentimos poderosos y desinhibidos en una multitud, y esa es una sensación contagiosa.

Libro What I Learned Losing a Million Dollars

Nos copiamos cuando somos parte de una multitud, y disfrutamos de ver nuestras acciones reflejadas por otros. Es una forma de afirmación. Es por eso que un canto o una ola Mejicana se extiende como un reguero de pólvora a través de las gradas de un estadio.

Pero debido a que es contagioso, el comportamiento de la multitud también puede ser peligroso. Eso es especialmente cierto cuando el miedo anima al público.

Es mucho más probable que sigamos el ejemplo de los demás cuando estamos motivados por el miedo a perder algo. Si tenemos miedo de perder dinero o creemos que hay una oportunidad para hacerlo, es más probable que sigamos a la multitud.

Los traders saben esto mejor que la mayoría: ¡muchas de sus peores decisiones son el resultado de una mentalidad de multitud!

Un ejemplo clásico de esto fue la obsesión por los tulipanes holandeses en el siglo XVII. Los traders en los Países Bajos estaban obsesionados con los tulipanes, y el precio de los bulbos se disparó. Muy pronto, un solo bulbo costó tanto como lo que una persona promedio ganaba en una década.

Este fue el comportamiento de la multitud en su forma más pura. La gente compraba tulipanes porque todos los demás hacían lo mismo. Los burbuja explotó, y los inversores se quedaron sin nada.

“A toro pasado” (“Hindsight is twenty–twenty”), “¿Por qué demonios puse tanto dinero en los tulipanes?”, debieron pensar muchos después de que el frenesí se hubo calmado. “¡Los tulipanes no valen tanto!”

Pero como también sabemos por los partidos de fútbol, es difícil mantener la calma y la concentración cuando la multitud se está volviendo loca. Las emociones toman el control cuando estás en el momento y sigues el ejemplo de quienes te rodean.

No tienes que ser parte de una multitud física para ser afectado de esta manera. La multitud también es un estado mental. Somos parte de esto cada vez que tomamos una decisión rápida gracias a un consejo que escuchamos o un artículo que leemos sobre la última locura de las inversiones.

No asumas riesgos hasta que hayas hecho un plan claro basado en un análisis sólido de la situación.

El banco de inversión Morgan Stanley disfrutó de una gran racha de éxitos durante los años ochenta y noventa. ¿Cuál fue su secreto?

En una palabra, planificación.

Morgan Stanley era conocido en el negocio por su atención forense al detalle. Los mejores y peores escenarios se incluyeron en su escrupuloso proceso de planificación. Hubo quejas ocasionales de que esto aminoró la marcha. Pero, como dijo uno de los traders de la firma, “no cometemos errores”.

El motivo de esta minuciosa planificación fue simple. Un buen plan reduce la probabilidad de que las emociones se hagan cargo del proceso de toma de decisiones más adelante.

Libro What I Learned Losing a Million Dollars

Para evitar eso, es vital que te hagas las grandes preguntas antes de invertir.

¿Qué tipo de inversiones vas a hacer, a largo o corto plazo? ¿Qué reglas establecerá para guiar tus decisiones? ¿Serás el tipo de trader que espera que los precios de la madera alcancen un objetivo predeterminado antes de comprar? ¿O es más probable que seas el inversor que vende su portfolio de soja cuando se pronostica mal clima?

No solo respondas estas preguntas en tu cabeza. Es importante escribirlo en un papel para que tengas un plan al que referirte si las cosas van mal.

Un plan es un buen comienzo, pero también necesitarás una fuente confiable de información. Las sólidas decisiones de inversión se basan en un análisis claro de la situación en lugar de los rumores de la multitud.

Comienza con los hechos, no con tus corazonadas. Elijas basar tu análisis en las cifras recientes de volumen de existencias o elijas la relación precio / ganancias, es importante aferrarte a tus fuentes si quieres evitar seguir el ejemplo de Jim Paul de tomar una mala decisión a pesar de toda la evidencia. Como dijo una vez el famoso psicólogo Edward de Bono, “una persona usará su pensamiento para mantenerse bien”. Así que no confíes en tus pensamientos o emociones, concéntrate en los hechos.

Un plan sólido es esencial, pero no es suficiente. En nuestro próximo capítulo, nos sumergiremos en el último bloque de construcción del éxito.

No entres en el mercado hasta que no sepas cómo vas a salir.

Es difícil parar cuando te diviertes en un casino. Claro, es posible que hayas perdido un poco de dinero, pero la noche todavía es joven, las bebidas están fluyendo y quién sabe, tu suerte podría cambiar.

Pero como cualquiera que haya estado en esa situación te dirá, la forma más fácil de perder dinero es no salir a tiempo.

Tomamos a Bob como ejemplo. Es un trader que confía en su instinto. Obtuvo una gran cantidad de madera y la consiguió por $ 30. Él sabe que llegará a $ 50 a fin de mes. ¡Buen trabajo si puedes conseguirlo!

Luego, el mercado cae en picado y la madera alcanza los $ 20. “Bueno, así son los mercados”, piensa Bob. “Estoy en ello a largo plazo; Recuperaré mi dinero lo suficientemente pronto”. Sus amigos en el piso de negociación están de acuerdo en que el precio se recuperará y Bob lo confirma. Cuando se desploma a $ 10 meses después, se ve obligado a aceptar una pérdida masiva.

Entonces, ¿cuál fue el error de Bob? Él acumuló pérdidas adicionales innecesarias porque no tenía una estrategia de salida fija.

Hemos visto que los mercados se parecen mucho a una carrera de caballos sin una línea de llegada. Depende de ti convertir este evento continuo en algo único. Eso significa establecer un límite sobre cuánto estás dispuesto a arriesgarte a perder y salir una vez que llegue a ese punto.

Puedes establecer tu umbral de diferentes maneras. Es posible que desees vincularlo a una cifra concreta o un indicador de rendimiento, como una reducción porcentual en el volumen comercial.

O puedes hacerlo simple y decir que saldrás en una fecha específica.

Lo que sea que elijas, planificar tu salida antes de entrar en un mercado es la única forma segura de garantizar que tus decisiones no se vean afectadas por las emociones, las falacias lógicas o el comportamiento de la multitud.

El arte de la inversión sólida es saber cómo reducir tus pérdidas y salir a tiempo. Planifica tu salida antes de entrar en el mercado. ¿Cuánto puedes permitirte perder? Una vez que tengas un número, manténlo: es la única forma en que sabrás que estás tomando decisiones razonadas, sin seguir tus instintos o la multitud.

Resumen final de What I Learned Losing a Million Dollars

Las pérdidas financieras se descontrolan rápidamente cuando tomamos decisiones emocionales y no pensamos con claridad. Una planificación cuidadosa y racional te prepara para el éxito. Hay cientos de maneras de hacerse rico, pero hay una cosa que todos los que hicieron y mantuvieron su fortuna tienen en común: saben cómo evitar y minimizar las pérdidas.

Compra What I Learned Losing a Million Dollars ahora en la librería de zonavalue.com

Si te interesan los libros de esta temática te interesará:

Principles, Life and Work

Dinero: domina el juego cómo alcanzar la libertad financiera en 7 pasos

More Money Than God

What I Learned Losing a Million Dollars (Lo que aprendí perdiendo un millón de dólares)

5 (100%) 3 votes