Paranoia. La única explicación a lo que pasa estos días

En estas cosas de los mercados financieros y tras muchos años en la pelea solo se puede decir lo que todo el mundo ya sabe:

No se lo que hará el mercado y francamente no me importa.

No es un cliché, hay mucha sabiduría y mucha experiencia, no solo mía sino de muchos inversores y empresarios mejores que yo, detrás de esta afirmación.

Si miro la experiencia de mis mayores lo veo claro. Desde 1917 dirigiendo una empresa. En medio la guerra civil, la guerra mundial, los difíciles 50 cuando se las tenían que ingeniar para mantener en funcionamiento las fabricas de la manera que fuera, luego la crisis del petróleo de los 70, en fin, grandes retos que un buen negocio bien llevado supo capear para regocijo de sus accionistas.

Si miro la de otros empresarios e inversores veo los mismos retos y las mismas conclusiones, siempre que se dieran los mimbres adecuados: buen negocio y buena gestión.

Por eso no me sorprende nada que Warren Buffett afirme que importan poco las visicitudes del mercado y que solo importa estar invertidos en buenos negocios a largo plazo. No conozco otra forma de hacer riqueza.

Claro que eso de que cada día nos digan lo que vale nuestra inversión y tengamos la posibilidades de deshacernos de ella no es bueno para mucha gente. Sufren. Padecen. Y lo hacen sin darse cuenta lo maravilloso que es ( a pesar del estrés de los números) y las ventajas que tiene.

Se habla poco del gran valor de la liquidez inmediata que proporciona invertir en bolsa frente a otros activos como, por ejemplo, los inmobiliarios. ¿Cuánto vale la liquidez inmediata cuando familias con patrimonios muy considerables se arruinan simplemente por falta de liquidez?. ¿Cuántos casos de estos han habido en España entre los años 2008 y 2017?

No es porque se hagan las cosas mal: el caso es diferente.  Tenemos buenos activos inmobiliarios con deudas pongamos del 40%,( un apalancamiento poco agresivo) y buenas rentas de alquiler. Vienen malos tiempos, los bancos no perdonan, los inquilinos se van, las rentas desaparecen y ya tenemos el problema, ejecuciones por deudas muy llevaderas en tiempos de calma.

Pues bien, este problema no existe cuando hablamos de inversiones en bolsa y eso, en mi opinión, debería considerarse un beneficio ¿cuánto deberíamos pedirle a una inversión que nos roba este beneficio? ¿por cuánto deberíamos valorar este plus de riesgo? Esto se lo dejo a ustedes, Yo tengo mis números.

Si a eso le sumamos rentabilidades medias en los índices a pesar de los pesares de un 6,6% anual descontada la inflación (SP500) En fin, me cuesta encontrar inversiones mejores, la verdad.

¿Pero  que pasa con  todo esto cuando sufrimos correcciones del 10% o el 20%?. Lo entiendo. Duele, molesta, asusta, y nos olvidamos de lo fundamental.

Una buena inversión en una buena empresa no significa rentabilidades contantes por revalorización año a año sin volatilidad, significa grandes rentabilidades medias a largo plazo, con el beneficio de la liquidez inmediata, el diferimiento de impuestos, etc, etc, etc…;

Pero este articulo no iba de esto, sino de analizar la situación en la que nos encontramos y, a mi parecer, estamos muy lejos del tsunami económico que anticipan los mercados, sino mas bien metidos en una corrección paranóica que acabará mas pronto que tarde dejando fuera  a los que más miedo tienen.

Es verdad que la guerra comercial  tiene unos efectos difíciles de valorar, que Italia está poniendo las cosas difíciles a la UE justo cuando tiene que lidiar con el Brexit y que la subida de tipos de la FED no ayuda ni a la fiesta de liquidez ni a los países emergentes.

Pero pongamos las cosas en su sitio, Normalmente los mercados bajan cuando hay una recesión (2007) o en algunos casos un año antes (2001) pero, si miramos  los fundamentales de la economía, desde luego deberemos concluir que ni estamos ante una crisis de solvencia ni ante una recesión mundial inminente ni ante una contracción de beneficios empresariales.

Los datos de la última publicación de beneficios empresariales hablan. Concretamente este mismo mes ya han presentado 240 compañías de las que componen el SP500 dejando que el 78,3% han reportado beneficios por encima de expectativas, un número que supera  la media histórica del 64% y de la media de los últimas publicaciones, el 77%.

Aun así podrían decirme que esto es el pasado y que la economía se desacelera. Veamos lo que nos dicen los gráficos a futuro.

Miren en este gráfico como la estimación de EPS está localizada mas allá de la línea gris. Esto sugiere que los beneficios de las compañías están acordes con los que las estimaciones sugieren. La distancia entre ellas es alrededor de 6 meses. Lo que sugiere que los beneficios en USA continuarán creciendo a ratios cercanos al 20% durante los próximos 6 meses

 

 

Es verdad que parte de este aumento está basado en un importante recorte de impuestos que dejará de tener peso en las cuentas, pero este recorte ayuda sin duda a llevar mejor el aumento de costes laborales y de financiación manteniendo los márgenes estables.

Otro dato importante de este gráfico es que podemos observar cómo a pesar de una reducción moderada en el crecimiento de benéficos la bolsa puede seguir subiendo considerablemente como paso en 1990-91, 1996-99, 2006-08, 2013-15.

Por otro lado, el mundo crece al 3,7%, que puesto en contexto es infinitamente más que en 2008 (1.8%) o en 2009 ( -1.7%) e incluso mas que en 2016 (2,5%)

Así que o la FED se está pasando de frenada o vamos a una recesión mundial guiada por la guerra comercial, cosas que dudo, o no tienen sentido los datos que arrojan los mercados.

Por poner un ejemplo, solo durante la estanflación de los años 70 y la crisis financiera de 2008 se ha vivido un período en el que tantos activos dieran resultados negativos en un año.

Así que soy de misma opinión que John Normand, el analista de JP Morgan, cuando afirma que si bien los mercados antes de Lehman Brothers se caracterizaban por su complacencia, los que la era Post Lehman se caracterizan por la paranoia. Vemos fantasmas donde no los hay y estamos demasiado pendientes de la posibilidad de que el mundo colapse.

El mercado ha subido durante mucho tiempo, es verdad, en uno de los ciclos mas largos de la historia, pero ¿saben mi opinión? este ciclo va a continuar, y lo va a hacer mientras el crecimiento mundial acompañe.

Pero eso, finalmente, ni siquiera es importante.

Lo importante como siempre es poner las cosas en su sitio,  revisar nuestras carteras, tener claro que estamos invertidos en buenos negocios que crecen en ventas y beneficios por acción y  poner nuestra mirada  en el largo plazo sin dejarnos llevar por la irracionalidad del mercado.

A los que saben hacer esto el mercado les premia.

Paranoia. La única explicación a lo que pasa estos días

5 (100%) 5 votes