ahorro, inversion, libros, mente.

Los secretos de la mente millonaria: Cómo dominar el juego interior de la riqueza

Los secretos de la mente millonaria de T. Harv Eker explica cómo las personas desarrollan inconscientemente actitudes rígidas y patrones de conducta en su relación con el dinero que aprendieron de sus padres, y eso determinará su riqueza futura.

Aquí tenéis un resumen del libro:

 

Los patrones de pensamiento específicos preprograman nuestra riqueza.

Todos tienen una relación diferente con el dinero y la riqueza. Algunas personas tienen el Midas touch, transformando todo lo que tocan en oro. Otras personas ganan mucho dinero con un buen concepto de negocio, pero luego se vuelven arrogantes y lo tiran por la ventana o lo pierden en malas inversiones. Otros no invierten ni un centavo y, de todos modos, están en bancarrota todo el tiempo.

Muchas personas piensan que una vez que hayan adquirido el conocimiento correcto sobre estrategias de negocio y gestión financiera, automáticamente tendrán éxito financiero. Sin embargo, sus ingresos y transacciones monetarias no dependen tanto de las habilidades o la suerte y el destino como lo hacen en los patrones de pensamiento inconscientes que todos hemos arraigado en nosotros.

Todos tienen estructuras de pensamiento específicas guardadas permanentemente en sus “discos duros” internos. Los millonarios están programados para obtener riqueza, mientras que otros están programados para un nivel de ingresos medio o bajo. Las experiencias de la niñez y los modelos de conducta moldean estos patrones de pensamiento y guían nuestro comportamiento de tal manera que influyen directamente en nuestro nivel de riqueza más adelante.

Ya sea que hablemos de miles, millones o incluso miles de millones, los ingresos de las personas casi no se desvían de los niveles que se les asignaron en la infancia. ¿Por qué? Porque su subconsciente los regula como un termostato. Si su termostato está ajustado demasiado bajo, tan pronto como tienen en sus manos algo de dinero extra, tiran su dinero. Pero, si su termostato está en alta temperatura, es decir, en la riqueza, inmediatamente compensan una escasez de dinero ahorrando y, por lo general, se aseguran de que su riqueza crezca.

La mayoría de las personas están programadas para obtener un ingreso bajo, lo que significa que muchas personas tienen el potencial para hacerse ricos, pero muy pocas personas logran mantenerse ricas y acumular riqueza duradera. En contraste, los multimillonarios que se hicieron a sí mismos como Donald Trump pueden perder cantidades indescriptibles de dinero a veces, pero siempre recuperan su riqueza porque piensan como multimillonarios. Cualquiera que quiera seguir su ejemplo debería aprender a ignorar sus viejos patrones de pensamiento y sobrescribirlos con pensamiento millonario.

Nuestros patrones de pensamiento están moldeados por lo que nuestros padres nos enseñaron sobre el dinero.

Nuestras mentes son como las ordenadores, donde los programas más importantes se instalaron en la infancia: los patrones anclados en nosotros se basan en nuestras primeras impresiones. Las cosas que escuchamos a nuestros padres decir repetidamente sobre el dinero cuando éramos niños se guardan permanentemente en nuestras mentes, formando nuestras ideas que terminan determinando la manera en que pensamos sobre el dinero más adelante en la vida.

Dichos como “El dinero es la raíz de todos los males”, “El dinero no crece en los árboles” y “No se puede comprar la felicidad” se incrustan en nuestras mentes como nuestro plan de dinero e influye en nuestra opinión sobre el dinero. Dado que nuestros padres influyen más en nuestro comportamiento cuando somos jóvenes, sólo hay dos formas posibles de manejar sus ideas sobre el dinero y la fortuna. Podemos identificarnos con ellos y aceptarlos, o podemos rebelarnos y rechazarlos.

O pensamos en el dinero y la riqueza en la misma escala que nuestros padres o queremos hacer las cosas de manera radicalmente diferente. Sin embargo, la resistencia por sí sola no es suficiente para romper el patrón de tu plan financiero.

Esto se debe a que las personas que se rebelan a menudo son impulsadas por la motivación equivocada para lograr riqueza. En realidad, no quieren hacerse ricos: sólo quieren rebelarse contra sus pobres padres o sentirse superiores a ellos. El comportamiento que aprendieron de sus padres sigue siendo tan dominante que, incluso si hacen un gran esfuerzo y ganan algo de dinero, probablemente lo perderán rápidamente si no han trabajado bien y han roto el plan de dinero internalizado.

Pero a los que aprenden que “todo es posible con dinero” a una edad temprana les resultará mucho más fácil ganar dinero porque la motivación para ser libres e independientes a través de la riqueza también puede satisfacerse con dinero.

Inconscientemente reproducimos las estrategias de ingresos de nuestros padres.

Nuestra actitud internalizada hacia el dinero y la fortuna no sólo se basa en lo que escuchamos decir a nuestros padres sobre el dinero, sino también en un patrón de conducta condicionado específicamente: la forma en que nuestros padres ganan su dinero y la forma en que lo gestionan.

“Esa es la forma en que mi madre siempre lo hizo” es una respuesta válida a la pregunta de por qué gestionas los problemas de dinero de la manera en que lo haces, no a diferencia de la pregunta de por qué haces los macarrones de la manera en que los haces. Entonces, cuando eras un niño y le pedías dinero a tu madre, y ella te decía que le preguntaras a tu padre, la idea de que el hombre está a cargo de las finanzas y que la mujer no puede gestionar el dinero tiene una gran influencia en nuestras mentes.

O si nuestros padres vivieron, por ejemplo, la Segunda Guerra Mundial o una crisis económica, sus experiencias de escasez influirán en nuestros propios patrones de comportamiento y siempre pensaremos que cualquier dinero que tengamos nunca podrá ser suficiente.

Las experiencias que tenemos como jóvenes son esenciales para nuestros primeros pasos en el trato con el dinero porque hemos estudiado el comportamiento de nuestros padres con precisión y los hemos guardado en nuestro subconsciente. Y cuando comenzamos a ganar dinero como adultos jóvenes, imitamos los patrones de ingresos de nuestros padres sin darnos cuenta.

Eker ofrece su propia historia como ejemplo principal: como constructor, el padre de Eker ganó fortunas en repetidas ocasiones comprando y vendiendo casas, pero luego invertía todas las ganancias en nuevos proyectos y siempre terminaba en la quiebra. Y el propio Eker había emulado firmemente este constante viaje en montaña rusa en sus primeros negocios: sin entender la raíz de su fracaso.

El hombre es una criatura de hábito, y cuando hemos aprendido algo, no es fácil desaprenderlo. Sólo podemos separarnos de nuestras estructuras de pensamiento parental más tarde, haciéndonos conscientes de ellas y activando conscientemente el interruptor.

Antes de cambiar tu forma de pensar, realiza un inventario completo.

Si no alcanzas el nivel de riqueza que deseas, por lo general tiene menos que ver con factores externos que con un entorno interno inconsciente. Pero nunca es demasiado tarde para cambiarlo.

El primer paso para tener más éxito financieramente es reconocer que has caído en ese patrón de pensamiento y que por eso no te estás haciendo rico. Una vez que hayas roto el patrón, lo siguiente que debes hacer es reconocer de dónde provienes: ¿Qué hábitos y patrones de comportamiento hemos aprendido de nuestros padres y qué efecto han tenido? ¿Qué patrones de pensamiento sigues tú mismo? ¿Cuánta riqueza estás programado para lograr? ¿Qué estrategias inconscientes utilizamos para mantener elevados nuestros saldos de cuenta?

Concédete una visión general de tu propia programación anotando cómo gestionaron tus modelos a seguir el tema del dinero y cuáles de los dichos de tus padres están arraigados en tu mente y han influido en tu comportamiento. ¿Oir “no podemos permitirnos eso” todo el tiempo te ha hecho creer que nunca podrías permitirte nada?

Analizar tu situación financiera actual puede ser especialmente esclarecedor, ya que te da una idea de tu propia programación. La cantidad de dinero en tu cuenta bancaria te muestra la cantidad de dinero que estás preconfigurado para ganar en este momento, y si debes gastar más o ahorrar. El éxito o el fracaso de los negocios de inversión revela si estamos inconscientemente orientados hacia ganancias o pérdidas.

Una vez que descubras cómo has sido condicionado durante tu autoexamen, todo lo que tienes que hacer es darte cuenta de que tienes la opción de adoptar otra forma de pensar y cambiarte a ti mismo, es decir, accionando el interruptor en tu “mundo interior”, o tus pensamientos, y reemplazando los viejos patrones de pensamiento con otros orientados a la riqueza.

Rompiendo el patrón con nuevos principios rectores y un nuevo comportamiento.

Sería maravilloso hacerse rico sólo leyendo libros (conociendo la teoría detrás de la creación de riqueza u oyendo sobre lo que debes hacer de manera diferente para recaudar millones) pero desafortunadamente, no es suficiente. Tenemos que sobrescribir la información anterior sobre dinero en nuestros sistemas, no sólo guardar nueva información además de la misma.

Las actitudes que adoptamos hacia el dinero se explicaban con detalle frente a nosotros de forma regular cuando éramos jóvenes. Si queremos cambiarlos, tenemos que encontrar nuevos y mejores principios sobre el dinero y la fortuna, y hacer un hábito de explicárnoslos a nosotros mismos como un mantra.

Específicamente, eso significa que cuando digas los enfoques de las personas ricas en voz alta para ti todas las tardes, éstas lentamente se implantarán en tu forma de pensar y comenzarás a intercambiar tu manera convencional de pensar por la forma de pensar del millonario. Ejemplos de declaraciones pegadizas son “Tengo una mente millonaria” o “Mi dinero me cuesta mucho y gana más y más”.

Por supuesto, los archivos existentes en tu armario de almacenamiento sólo pueden arreglarse si realizas cambios de comportamiento conscientes. Sólo puedes aprender algo nuevo si lo haces tú mismo. Los humanos somos criaturas de hábitos, y cualquiera que quiera cambiar su relación con el dinero necesita cambiar sus hábitos. Al hacerlo, T. Harv Eker rompió conscientemente el patrón de comportamiento que había tomado de su padre, fundó una tienda de fitness y no se rindió antes de que lo convirtiera en una cadena de éxito y ganara millones.

También tenemos que entrenarnos para comportarnos de la manera correcta. Digamos, por ejemplo, que estás en un centro comercial y ves un bolso a la venta. Por lo general, estarás programado para pensar: “¡Cómpralo, es una ganga!”. Pero este es precisamente el momento en que debes usar tu nuevo programa: “Si estás endeudado, no debes comprar nada más”.

Al afirmar constantemente tus pensamientos verbalmente y al tomar medidas concretas, puedes desaprender los patrones de pensamiento incorrectos poco a poco y aprender a actuar como un millonario.

Si quieres ser rico, debes aprender a poner el destino en tus propias manos.

Si deseas tener éxito financiero, debes internalizar la idea de que eres el que tiene el control sobre tu propia vida (financiera). Los ricos saben que están al volante, mientras que las personas financieramente más débiles siempre están en el asiento trasero, cediendo el control de sus ingresos a los demás.

Es bastante sorprendente que las personas que ya son pobres a menudo gasten la mitad de su salario en lotería, con la esperanza de tener suerte y alcanzar el éxito. Los ricos, por el contrario, no juegan para hacerse ricos o esperar a que la riqueza caiga en sus manos.

Los pobres con frecuencia se ponen a sí mismos en el rol de víctima y culpan a todos los que pueden, ya sea el gobierno, su empleador o la situación económica. Pero hasta que te des cuenta de que eres quien decide el nivel de tu éxito financiero, nada sobre tu situación va a cambiar.

Si te das cuenta de que culpas a los demás de tu miseria financiera o te quejas de ello, siempre debes recordar que tú mismo eres responsable de tu éxito y buscar los motivos de tu fracaso. Para romper el patrón de pensar como una víctima, debes preparar regularmente una lista con las operaciones que fueron mal y analizar cuánto tenías en juego: ¿Estoy en rojo por tercer mes consecutivo porque también he estado yendo de compras? ¿mucho? ¿Hubiera sido más prudente investigar un poco más sobre el fondo que el banco me convenció para comprar, que en realidad terminó disminuyendo de valor?

En lugar de quejarte, debes centrarse en los puntos en los que puede hacer cambios y hacer algo por tu propia prosperidad. Entonces puedes emprender conscientemente el camino de la riqueza.

Los futuros millonarios deberían tener una actitud positiva hacia el dinero.

La idea de que la virtud y la riqueza no pueden conciliarse es generalizada entre las personas sin medios, no entre los millonarios.

Para hacerse rico, también debe gustarte el dinero. Los pobres a menudo albergan demasiados pensamientos negativos sobre la riqueza. Temen que a alguien sólo le gusten por su dinero o, lo que es peor, que pueda convertirlos en malas personas. Además, temen el trabajo y la responsabilidad asociados con la riqueza, lo cual es un obstáculo en muchas áreas.

Cualquiera que sólo vea los obstáculos que bloquean el camino a la riqueza y se sienta plagado de fracasos pierde muchas oportunidades de ganar dinero. Los ricos, por el contrario, perciben buenas oportunidades y las ganancias potenciales de las empresas. Están preparados para asumir riesgos calculados y siempre son optimistas de que pueden recuperar su dinero después de haberlo perdido.

La ventaja de aprovechar oportunidades arriesgadas es que los grandes riesgos equivalen a grandes retornos.Tu riqueza crecerá si aprovechas las oportunidades de forma optimista y evitas los potenciales obstáculos.

También es importante que te gusten los ricos si quieres hacerte rico. Los sentimientos negativos, como la envidia y la desconfianza, que los pobres albergan contra los millonarios los privan de tener éxito. Si desprecias a la gente rica, instintivamente nunca te convertirás en uno de ellos. Y nunca querrás asociarte con personas ricas que realmente puedan brindarte valiosos consejos sobre cómo tener éxito financiero.

Entonces, adoptar la forma de pensar de un millonario significa pensar más positivamente sobre el dinero. Si valoras lo que te gustaría tener tú mismo, en este caso riqueza, es más probable que lo consigas. Si aprendes a admirar a las personas ricas y no te envidia su dinero, puedes convertirse en uno de ellos.

Sólo puedes hacerte rico si lo das todo.

Los ricos saben desde el principio que su objetivo es la prosperidad y así desarrollar un compromiso incondicional con su prosperidad. Las personas que sólo quieren hacerse ricos, pero ponen límites a lo que están dispuestos a hacer o sacrificar para hacerse ricos, siguen siendo pobres.

Sólo las personas que estén completamente comprometidas con la riqueza y dediquen sus vidas a ello serán prósperas. Trabajar duro 16 horas al día por un período indefinido de tiempo y aceptar que tendrás menos libertad es parte de ese compromiso.

Desafiarte a ti mismo y continuar trabajando en ti mismo también son componentes importantes. La riqueza sólo crecerá si tú mismo creces. Continuar con tus estudios, asistir a seminarios y leer libros sobre inversiones de capital e inversiones es ciertamente necesario si deseas familiarizarte con las estrategias de riqueza. Cuanto mejor conozcas el mundo del dinero, más dinero podrás ganar.

Al final, comprometerse significa establecer un negocio o meterte en una industria lucrativa; porque los ricos generalmente tienden a ser dueños de algún tipo de empresa. Si bien el factor de la suerte también influye en el éxito de un modelo de negocio, si no has dado el primer paso: hacer un plan de negocios que pueda rendir dinero en el futuro; tu riqueza no equivaldrá a nada.

La mejor estrategia es comenzar a trabajar en la industria en la que deseas participar con entusiasmo y curiosidad, no importa en qué posición. Si tienes el objetivo de abrir una cadena de restaurantes, aprenderás más si trabajas en el negocio de la restauración y aprenderás trucos de tu gerente.

Si no tienes ideas de negocio originales, puedes subir al carro de otra persona. En este caso, debes llegar a un acuerdo contigo mismo para convertirte en millonario (o más) y comprometerte por completo en la búsqueda de tus ideas de negocio.

Busca las estrellas si quieres convertirte en millonario.

Los millonarios tienen como objetivo tener un montón de dinero, mientras que todos desearían tener un ingreso seguro y suficiente. El universo, a su vez, cumplirá estos deseos, porque el nivel de riqueza en la que piensas también desempeña un papel.

La ecuación es simple: el pensamiento grande conduce a grandes acciones, lo que abre la puerta a ganar mucho dinero. Pequeños pensamientos en pequeñas dimensiones equivalen a un pequeño ingreso.

La mayoría de las personas tiene problemas para ofrecer un servicio a gran escala para un gran mercado. Todos los que quieran hacerse ricos deben preguntarse a cuántas personas pueden llegar con lo que están haciendo. ¿Son 20 o 20,000? La cantidad de personas a las que diriges tu actividad también se refleja en tus ingresos, por lo que debes decidir conscientemente si deseas llegar a miles o a todo el mundo.

Los servicios prestados personalmente son desfavorables en esta situación. Si eres un masajista profesional, por ejemplo, sería físicamente imposible atender a más de X clientes en un período de 24 horas. A lo sumo, podrías aspirar a lograr un ingreso sólido. Pero los futuros millonarios no establecen límites a sus ingresos, porque el tiempo es un factor limitante. Es por eso que ser pagado en función de la cantidad de tiempo que has trabajado no es una buena idea. Los ricos y aquellos que quieren ser ricos no reciben un pago en función del tiempo, sino de la calidad de sus resultados, porque la calidad no tiene límites. No querrían convertirse en masajistas, sino que aspirarían a convertirse en propietarios de una cadena de masajes y hacerse ricos de esa manera.

¿Pero qué pasa si no has aprendido a pensar a gran escala? En este caso, tendría sentido rodearse de personas que también buscan las estrellas. En otras palabras: “¡Si quieres volar con las águilas, no nades con los patos!” Las personas de éxito no sólo infectan a los demás con pensamientos ambiciosos, sino que les muestran cómo dar los pasos necesarios para tener éxito.

Sólo puedes hacer crecer dinero cuando lo gestionas adecuadamente.

Ganar grandes cantidades de dinero es una cosa. No dejar que se deslice entre los dedos y hacer que crezca es otra. Lidiar con el dinero de forma disciplinada y administrar el dinero inteligentemente son factores muy importantes para lograr riqueza y prosperidad.

Mucha gente piensa erróneamente que un ingreso alto es todo lo que te hace rico. La forma correcta de medir la riqueza de las personas es, sin embargo, su valor neto, es decir, el valor en efectivo de todas sus posesiones. Las ganancias de ahorro e inversión también cuentan. Debes esforzarte por obtener un ingreso neto tan grande como sea posible e invertir tu dinero con la vista puesta en el futuro financiero.

Las personas que mantienen una visión general y elaboran un plan financiero a largo plazo pueden lograr un buen equilibrio entre ingresos, gastos y ahorros. Vale la pena obtener un asesor financiero de buena reputación para ayudarte en el proceso.

Teniendo un pasivo ingreso -o dinero que gana sin trabajar, por ejemplo, devoluciones de acciones o fondos de inversión -también es muy importante. Si deseas hacerte rico, debe comenzar a gestionar tu dinero en lugar de esconderlo debajo del colchón. No importa si se trata de bienes inmuebles, terrenos o un concepto de negocio prometedor, hay muchas maneras de invertir tu dinero que puede crecer rápidamente.

Divide tus ingresos en diferentes cuentas bancarias. Reserva un 50 por ciento para gastos generales y coloca el 10 por ciento de cada dólar que ganes en una cuenta reservada estrictamente para inversiones de capital u otras inversiones con flujos pasivos de ingresos. Además, el 10 por ciento debe depositarse en una cuenta de placer para que puedas hacer algo bueno por sí mismo y sentirte millonario, como ir a un restaurante exclusivo y pedir lo más caro del menú.

Ahorrar es también parte de crear dinero. También es muy importante mantener tu coste de vida al mínimo. Si desperdicias repetidamente tus altos ingresos comprando coches caros y ropa de diseño, nunca vas a ser rico. Sólo las personas que piensan en el largo plazo y están dispuestas a renunciar a la gratificación inmediata se convertirán en millonarios.

Debes pensar bien de ti mismo si quieres tener éxito y ser rico.

Un rasgo que separa a los ricos de los menos adinerados es que conocen su valor y están convencidos de que merecen ser ricos. Las personas menos acomodadas a menudo no se consideran dignas de ello y no creen en sí mismas. Siguen sin éxito financiero porque piensan que no valen la pena y, a menudo inconscientemente, retroceder cuando se trata de distribuir fondos.

Dado que los ricos están convencidos de su valor, también entienden cómo promocionarse a sí mismos, a sus ideas de negocio o a su empresa. Los líderes suelen ser ricos porque ganan más en estos puestos. Pero para ser un líder, debes buscar seguidores, lo cual sólo funciona si vendes bien tus ideas.

La mayoría de las personas que no tienen éxito son educadas cuando se les dice que es descortés “echarse flores a uno mismo” (toot your own horn). Sin embargo, en el mundo del dinero y los negocios, la actitud es: “Si no me echo flores, ¿quién lo hará?” Negarse a autopromocionarse es una razón principal por la que las personas que se consideran inútiles nunca pueden hacerse ricos.

Para reconocer tu valor y luego venderlo a otros, debes averiguar dónde se encuentran tus talentos, ya que puedes introducirlos en un servicio o producto en su negocio y llegar a muchas personas. Debes buscar el producto correcto porque tiene que ser algo que puedas respaldar al cien por cien.

Entonces, ¿qué puedes hacer para sentirte millonario y pensar más en ti mismo? Respira el aire de los ricos y date un capricho con algo que te has ganado: afíliate a un gimnasio de alta gama o club de tenis o tomar un café en el hotel más caro de la ciudad.

Todo el mundo tiene preferencias sobre cómo quieren hacerse ricos, pero sólo aquellos que creen en sí mismos podrán convencer a otros de que también crean en ellos.

El resumen de Los secretos de la mente millonaria es:

Nuestro nivel de prosperidad está preprogramado por el pensamiento y los patrones de comportamiento que aprendimos de niños. Sólo podemos cambiarlo si lo reconocemos conscientemente, adoptamos activamente una nueva actitud e implantamos un “pensamiento millonario” en nuestras mentes.

Este libro responde las siguientes preguntas:

¿Cómo refleja el equilibrio de nuestra cuenta bancaria nuestra forma de pensar?

  • Los patrones de pensamiento específicos pre programan nuestra riqueza.
  • Nuestros patrones de pensamiento están moldeados por lo que nuestros padres nos enseñaron sobre el dinero.
  • Inconscientemente reproducimos las estrategias de ingresos de nuestros padres.

¿Cómo podemos influir en las estructuras de pensamiento que hemos aprendido de niños?

  • Antes de cambiar tu forma de pensar, realiza un inventario completo.
  • Rompiendo el patrón: con nuevos principios rectores y un nuevo comportamiento.

¿Qué actitudes sobre el dinero y la fortuna debemos adoptar si queremos ser millonarios?

  • Si quieres ser rico, debes aprender a tomar el destino en tus propias manos.
  • Los futuros millonarios deberían tener una actitud positiva hacia el dinero.
  • Sólo puedes hacerte rico si lo das todo.
  • Busca las estrellas si quieres convertirte en millonario.
  • Sólo puede hacer crecer dinero cuando lo gestionas adecuadamente.
  • Debes pensar bien de ti mismo si quieres tener éxito y ser rico.

Los secretos de la mente millonaria: Cómo dominar el juego interior de la riqueza

4.7 (93.33%) 3 votes