bitcoin, criptomonedas, descentralización, economía compartida, minería.

Minería de criptomonedas: Descentralización

La minería de criptomonedas es el concepto más cándidamente malinterpretado desde fuera del cripto-espacio. Parte de la atracción inicial de Bitcoin fue la conciencia colectiva que se creó alrededor de esta idea. Crear dinero con el ordenador, como una máquina de imprimir billetes, es una percepción común desde fuera del sector. Y aunque hay parte de certeza en ello, la realidad es mucho más ambiciosa, como verán a continuación.

 

Minería y Redes P2P

El término minería en criptos es una adaptación de un termino existente en el campo de las matemáticas de computación,  la minería de datos. Por minería se suele referir al análisis de grandes volúmenes de datos. Este análisis se hace con el propósito de obtener patrones de información que puedan facilitar la gestión de estos volúmenes de forma más sencilla.

¿Es por tanto la minería de criptomonedas un proceso de computación? Así es, pero en este caso se basa en la resolución de tareas que tienen que ver con la encriptación. La red del Bitcoin no sale de la nada, gran parte de los conceptos que le dan soporte provienen de las redes P2P. Estas redes peer to peer (o de pares), se implementan economizar recursos en tareas de naturaleza costosa. En dichas redes, las máquinas trabajan como nodos en paralelo, por lo que están todas conectadas entre sí. Esto permite el intercambio de información directo entre usuarios sin pasar por ningún servidor.

La red p2p de archivos torrent, siempre unida a la polémica, es un conocido ejemplo de este tipo de red . En ella, usuarios comparten sus documentos de ordenador a ordenador, sin depender de un servicio de almacenamiento en la nube. Resta decir que esta circunstancia ha sido ampliamente aprovechada ampliamente para el acceso a contenidos protegidos por copyright.

 

Minería de Criptomonedas: lo qué hay que saber

Empecemos como es debido. Se puede contestar a la pregunta «¿qué es y cómo funciona?» de forma sencilla sin tener que explicar todos los datos técnicos.

En otros artículos he contado que la red Bitcoin aprovecha el uso de la tecnología blockchain para la correcta gestión de los balances. En relación a esto, ya expliqué que en este sistema de registros los movimientos y balances son públicos. Y que la forma de visualizarlo, permitía la pseudoanonimicidad de los usuarios. Finalmente, también comenté que toda la información se escribía bloque a bloque y tras cerrarse un bloque, esta permanecía inalterable. Estas son las claves con las que la minería entra en juego para solucionar el puzzle. .

Al abrirse un bloque en la cadena, los mineros son los encargados de revisar las transacciones entre usuarios para escribirlas en el bloque. Por lo tanto, la función de la minería de criptomonedas es verificar las transacciones en la red. Y lo hacen emitiendo una confirmación por cada transacción verificada, escribiendola en el bloque antes de que se cierre. En el sistema tradicional de pagos, por ejemplo, son VISA o MASTERCARD quienes hacen esta tarea. Verifican cada pago realizado dentro de su red mediante las pasarelas de pago.

Así pues cuando usted realice una transacción Bitcoin cada minero que la vea, anotará una confirmación en el bloque.  Mientras el bloque esté abierto, usted podrá observar que las confirmaciones van aumentando. Cuantas más reciba mejor, más seguro podrá estar usted de que el pago se realiza correctamente.

 

Descentralización

La red Bitcoin esta formada por nodos en paralelo como las redes p2p. Esto significa, que no hay un servidor central o una entidad única de la que dependa la red. Entonces, al repartir la responsabilidad por igual, se convierte en una red descentralizada.

La gran ventaja de una red descentralizada es que al no depender de un sólo servidor, existe mayor seguridad. Esto es debido a que si un nodo se cae o se avería, al haber más en funcionamiento, no hay consecuencias desastrosas para el servicio. Una red de nodos que almacenan la misma información en paralelo, disminuye considerablemente el riesgo de que esta no esté disponible.

En la minería de criptomonedas, usuarios voluntarios (mineros) crean esta red de nodos en paralelo. Con ello permiten que la cadena de bloques y todo el historial de pagos este accesible de forma contínua. Y hacen esto mientras ellos mismos siguen confirmando nuevas transacciones. Este proceso de dar testimonio registrando lo ocurrido en la red es esencial para que el blockchain funcione. La minería de criptomonedas, por lo tanto, es una tarea de gran compromiso y responsabilidad. Cada vez que se abra un bloque, los mineros escribirán en él las transacciones ocurridas hasta cerrarlo. Tras esto lo añadirán al final de la cadena.

La red de ordenadores Bitcoin trabaja al unísono para el correcto registro de eventos fruto de la asociación cooperativa. Recordemos que la asociación colectiva y anónima por un fin común es herencia de conceptos como el de «economía compartida«. La minería de criptomonedas ha sabido ponerlos en práctica para crear el superordenador más grande que jamás haya existido. Y además es una de las formas de envío de datos más segura en la actualidad.

 

La construcción de un sistema de confianza

Que haya siempre alguien dispuesto a darte servicio, pase lo que pase, es una gran ventaja que va más allá de la comodidad. Y es que llevamos años inmersos en sistemas de pagos que dependen de que quien de servicio, este ahí cuando lo necesites. Piensen lo que podría causar una caída en los servicios de VISA o Mastercard en un solo día. Hay una enorme responsabilidad sobre ellos. Y la verdad es que el sector financiero, a pesar de su relevancia, es de los menos renovados.

La minería de criptomonedas, como agentes de verificación de pagos, es un gran alivio a esta dependencia. Si un minero se apaga, no apaga la red, con lo que los costes para asegurar el servicio estan compartidos. Esto, al mismo tiempo, se traduce en una reducción del coste del servicio para el usuario final. Con lo que se puede enviar dinero a coste menor que en un sistema centralizado.

Esta regeneración en el sector fintech, no es estrictamente tecnológica. Las criptomonedas y la robustez de su red, gracias al trabajo constante de la minería de criptomonedas, pone de manifiesto que se pueden crear sistemas de confianza entre usuarios. Las criptos han abierto las puertas a la transmisión de valor entre personas bajo sus propias reglas.

Se intuye que va a ser uno de los grandes cambios que se escriben en la historia. De momento, plantea un auténtico reto para las viejas élites, que se resisten a ver lo rápido que está cambiando el terreno de juego. Sin olvidar que también podría significar la semilla para la transformación de una sociedad casi computacional. Una sociedad que va intuyendo que los viejos dogmas también se desdibujan, mientras empieza a pasar a la acción identificándose cada vez más con los movimientos sociales globales.