invertir en bolsa, libros, Warren Buffett.

Contenidos

No esperes hacerte rico de la noche a la mañana: una buena inversión tiene que ver con la paciencia, la disciplina y la racionalidad.

Descubre en este resumen de Outsmarting  the crowd lo qué necesitas para convertirte en un gran inversor.

Comprar Outsmarting the crowd

Hay innumerables libros que ofrecen consejos sobre cómo convertirse en un inversor de éxito. Y el mensaje básico de todos estos libros es “compre barato, venda caro”: la palabra de moda de la inversión. ¿Pero realmente entiendes lo que significa?

No te preocupes si no lo haces porque aquí tienes pistas sobre eso y mucho más. Esbozan el camino hacia un inicio exitoso en la inversión, explicando qué son las acciones de la compañía y qué necesitas invertir en ellas.

También aprenderás por qué los inversores con éxito son exigentes y nunca juegan con su dinero. Y aprenderás por qué invertir no te hará rico de la noche a la mañana.

Además aprenderás:

  • por qué un descenso en el valor de tus acciones puede ser una oportunidad de oro;
  • por qué los mercados son como trenes; y
  • por qué comprar acciones es un poco como comprar un paraguas.

Poseer acciones es poseer parte de una empresa a cambio de financiar sus operaciones.

Entonces, ¿estás listo para comenzar a invertir en el mercado de valores? Bueno, el lugar más lógico para comenzar es entender qué son las existencias, porque, a pesar de lo que algunos puedan pensar, no son sólo pedazos de papel con un precio adjunto.

De hecho, cada acción representa parte de un negocio, y cuando compras acciones en realidad estás comprando una parte de la empresa. Por lo tanto, de la misma manera que los empresarios pueden ser dueños de un negocio directamente o dividir la propiedad con otros socios, como accionista, puedes tener acciones de una compañía.

Pero mientras que los empresarios y socios trabajan todos los días para administrar sus negocios, como accionista no tienes ninguna responsabilidad de administrar la empresa y puedes vender tus acciones siempre que lo desees.

Entonces, las acciones son efectivamente partes de una empresa, y muchas compañías ponen sus existencias a disposición del público. Esta es una decisión estratégica que depende del tamaño y las necesidades financieras de una empresa. Todos los negocios dependen de la financiación, pero algunos empresarios usan sus propios ahorros mientras que otros obtienen el capital inicial pidiendo a familiares y amigos como lo hicieron los fundadores de Google.

A medida que una empresa crece, su financiación a menudo necesita crecer con ella. Eventualmente, la compañía puede llegar a ser tan grande que solamente tiene dos opciones para aumentar las cantidades masivas de capital necesarias para ejecutar sus operaciones diarias y realizar inversiones:

En primer lugar, puede pedir prestado dinero de un banco al igual que haría una persona promedio para comprar un coche o una casa. Naturalmente, este dinero, junto con el interés que acumula, debe ser pagado.

La segunda opción de financiación es hacerla pública. Eso significa dividir la propiedad de la compañía en acciones y venderlas en la bolsa de valores. Esta opción es diferente de un préstamo porque el dinero nunca tiene que ser reembolsado por la compañía. En cambio, los accionistas poseen acciones todo el tiempo que quieran hasta que se las vendan a otros inversores, con la esperanza de obtener ganancias y, a veces, de obtener dividendos en el proceso.

Ahora que sabes qué son las acciones, es hora de aprender a analizar su valor y convertirse en un inversor de éxito.

Invertir con racionalidad y en el momento adecuado. Mantén tus emociones aparte.

Si alguna vez has leído las noticias financieras, probablemente te hayan bombardeado con información, entusiasta y catastrófica. Ves titulares como “Las acciones de Google alcanzaron un récord alto” o “Los precios del petróleo colapsaron”. Algunos inversores se angustian rápidamente tratando de mantenerse al día con la locura de los medios.

Pero una buena inversión se trata de racionalidad, no de emociones. Digamos que posees acciones en Starbucks y lees en el periódico que la valoración de la empresa ha caído un 10 por ciento en solo un día. Tus emociones pueden instarte a vender sus acciones para evitar quedar atrapado en un barco que se hunde, pero no las escuches.

Si aborda la situación racionalmente, verá que un 10 por ciento de pérdida es una oportunidad para comprar más acciones a un precio más bajo. Después de todo, sabes que la compañía tiene un gran potencial.

Pero la racionalidad no es todo lo que necesitas. Invertir también requiere un gran momento. Es esencial saber cuándo estar en desacuerdo con las masas y comprar cuando todos están vendiendo o vender cuando todos están comprando.

El buen momento generalmente se presenta cuando las emociones extremas están impulsando los mercados financieros. Por ejemplo, durante la burbuja puntocom de 2000, los inversores estaban babeando sobre compañías de internet como Pets.com y WebVan. Sin embargo, rápidamente se reveló que estas empresas no tenían modelos comerciales, no generaban ingresos y estaban abocadas a la bancarrota.

O toma la crisis financiera global de 2008 cuando los mercados financieros se derrumbaron debido al pánico masivo. Durante este tiempo, incluso las empresas sólidas y rentables vieron sus acciones devaluadas. Tanto en este evento como en la burbuja de las puntocom, hubo oportunidades lucrativas al pensar de manera diferente a la multitud: es decir, vendiendo en 2000 cuando el entusiasmo estaba en su punto más alto o comprando en 2008 cuando se produjo el pánico.

La inversión exitosa se trata de disciplina, paciencia y solo de usar dinero que no necesitas gastar.

Es posible que sueñe con hacerse rico de la noche a la mañana, pero incluso los inversores de más éxito como Warren Buffett no hicieron su fortuna tan rápido.

Libro Outsmarting the crowd

De hecho, ser un buen inversor se trata de cultivar la paciencia y la disciplina, así que tómalo con calma. Tener prisa con las decisiones de inversión es una forma segura de fracasar. La verdad es que a menudo se necesitan meses, incluso años, para que una inversión genere ganancias.

Por ejemplo, en la historia reciente del mercado, Facebook se topó con dificultades poco después de salir a bolsa, y las acciones cayeron sustancialmente sólo para cuadruplicarse unos años más tarde.

Pero la disciplina puede ser difícil. Parte de esto consiste en dejar de lado el temor de que te estás perdiendo una oportunidad de inversión. Por ejemplo, si los mercados aumentaron un 20 por ciento este año y no invertiste, es posible que sientas que te lo has perdido.

Tales sentimientos son naturales. Pero en realidad, hay tantas acciones que cotizan en bolsa que los mercados financieros son prácticamente infinitas esferas de oportunidades. De hecho, los expertos financieros a menudo comparan la pérdida de una oportunidad en el mercado de valores para perder un tren: ¡seguro que vendrá otro!

Finalmente, la disciplina también significa no apostar con el dinero que puedas necesitar. El miedo, que puede llevar a las personas a tomar decisiones irracionales, es el peor enemigo del inversor. Pero puede ser difícil evitar que tu miedo obtenga lo mejor de ti si inviertes el dinero que necesitas para pagar tu hipoteca.

Así que evita tomar malas decisiones basadas en miedos irracionales y solo invierte dinero que sabes que no necesitarás en los próximos tres a cinco años. Manten el resto de forma segura en tu cuenta de ahorros.

Conoce tus áreas de especialización y profundiza tu conocimiento continuamente.

Saber cuándo separarse de la multitud es esencial para una buena inversión, y la forma más efectiva de burlar a otros inversores es aumentar tu conocimiento todos los días. Pero antes de hacer eso, necesitarás saber dónde se encuentran tus competencias de inversión.

Warren Buffett, uno de los inversores con más éxito en Wall Street, a menudo cita el concepto de “círculo de competencia”. La idea es que vale la pena saber en lo que eres bueno y aferrarte a él.

Libro Outsmarting the crowd

Digamos que sabes mucho sobre las compañías farmacéuticas. Tu conocimiento te da una ventaja de inversión en este campo. Pero también es posible que te atraigan las acciones en industrias de las que apenas conoces nada. Es importante evitar esto e invertir solo en lo que sabes. Recuerda, con el tiempo tu círculo de competencia puede crecer si continúas aprendiendo sobre nuevas oportunidades de inversión y otras industrias.

De hecho, el aprendizaje continuo te dará una ventaja profunda en la inversión. En realidad, es bastante simple: el conocimiento te da una ventaja porque la mayoría de la gente en estos días no la tiene. El informe del Centro de Investigación Pew sobre la lectura arrojó luz sobre este fenómeno: encontró que el 23 por ciento de estadounidenses no leyó un solo libro en todo 2014. Compara este número con sólo el 8 por ciento en 1978.

Conocer un poco sobre contabilidad puede ayudarte a leer el informe financiero de una compañía, pero necesitas estar bien informado sobre el mundo a tu alrededor para saber lo que esos números significan en el panorama económico y político actual. Entonces, leer con regularidad es imprescindible para tener éxito como inversionista.

También debes recordar que parte del proceso de inversión es aprender de tus errores. Entonces, si vendes una acción demasiado tarde y pierdes dinero, lo mejor que puedes hacer es analizar la situación. Al hacerlo, puedes determinar exactamente dónde salió mal y es menos probable que lo hagas otra vez.

Las buenas decisiones de inversión dependen de la simplicidad y la selectividad.

Puede parecer ingenioso idear una estrategia de inversión compleja, pero la verdad es que la verdadera sabiduría consiste en mantener las cosas lo más simples posible. Así que solo concéntrate en lo que realmente importa.

Después de todo, hay una cantidad casi infinita de criterios que se deben tener en cuenta al evaluar una empresa: imagen de marca, desempeño financiero, carisma del equipo de gestión, y la lista continúa.

Para mantenerse enfocado, adhiérete al Principop de Pareto, también conocido como la Regla 80/20. Así es como funciona:

En el siglo XIX, el economista italiano Vilfredo Pareto observó que el 80 por ciento de la tierra de Italia era propiedad de sólo el 20 por ciento de la población. Con base en esta observación, dedujo que en muchos casos, el 80 por ciento de los efectos son el resultado de sólo el 20 por ciento de las causas.

Y la misma lógica se puede aplicar a la inversión: seguir con los indicadores que más te importan y olvidarse del resto. Después de todo, solamente unos pocos harán que las acciones se aprecien.

La selectividad es otra forma de enfocarse. Por lo tanto, no debes comprar un poco de todo, sino elegir acciones que se ajusten a tu perfil.

En resumen, necesitas aplicar filtros. Cuando Warren Buffet considera una inversión, utiliza los siguientes cuatro:

Primero, ¿entiendes el negocio? No debes invertir en una empresa que vende una nueva tecnología sobre la que no sabes nada simplemente porque parece innovadora.

En segundo lugar, ¿tiene la empresa un potencial a largo plazo? Después de todo, algunas industrias son modas pasajeras y otras, como la alimentación o la atención médica, son más esenciales.

Tercero, ¿confías en la gerencia? Esto es simple, porque un CEO que previamente llevó a la bancarrota a varias compañías es una bandera roja.

Y, finalmente, ¿es el precio correcto? En otras palabras, si crees que la acción es demasiado cara, sigue adelante y busca otra oportunidad.

Elige cuidadosamente las acciones en compañías competitivas que anticipan el cambio.

Hay literalmente miles de empresas cuyas acciones se comercializan en el mercado. Para separar a los ganadores de los perdedores, los inversionistas deben saber cómo hacer las preguntas correctas.

Al mirar una acción, es mejor actuar como un niño de cinco años y nunca dejar de hacer preguntas como: ¿Por qué la gente le gusta o necesita a la compañía en sus vidas? ¿Por qué consumen sus productos? ¿La empresa está vendiendo una innovación revolucionaria o es una empresa de moda que se desvanecerá?

También debes preguntar: ¿Por qué es ahora el momento adecuado para comprar? Después de todo, las grandes corporaciones como Nike, Exxon y Microsoft han existido durante décadas, entonces, ¿por qué invertir en ellas hoy? Bueno, tal vez sólo se hayan topado con un mercado nuevo y prometedor o hayan logrado una tendencia rentable a largo plazo.

Libro Outsmarting the crowd

Otra estrategia es buscar empresas con una verdadera ventaja competitiva, es decir, uno o más atributos que los ayudan a superar a sus competidores. Uno de esos atributos es el poder de fijación de precios, la capacidad de una empresa de aumentar fácilmente los precios mientras mantiene sus clientes.

Solo mira a Apple. Cuando la compañía lanza un nuevo iPhone, apenas consideran los precios de sus competidores. En cambio, establecen sus propios precios con el conocimiento de que los consumidores desean los productos de Apple y pagarán un precio considerable por conseguirlos.

Finalmente, debes alejarte de las empresas que no pueden anticipar el cambio. De hecho, hay muchas maneras de olfatear el peligro de una compañía de incurrir en grandes pérdidas en el futuro cercano debido a este defecto. Dos de estos indicadores son la competencia barata y el aumento y la caída de la tecnología. Toma Kodak, que pasó de moda con el auge de la fotografía digital, causando que la demanda de cámaras de cine caiga en picado.

Por otra parte, algunas empresas pueden adaptarse mejor a las tendencias cambiantes. Por ejemplo, Coca-Cola ya no es solo una compañía de refrescos, sino que ha ampliado su línea de productos para incluir otras bebidas que satisfagan las necesidades cambiantes de los consumidores.

Continúa aprendiendo con Outsmarting the crowd!

Los mercados pueden desplomarse y elevarse en un centavo por lo que tu mejor apuesta es permanecer en el largo plazo.

Hoy en día, los mercados financieros son propensos a caídas y picos drásticos. Estos cambios pueden ser causados ​​por cambios de humor impulsado por la sobreexcitación y la desilusión exagerada de los inversores.

Eso es porque, hoy en día, los inversores están recibiendo demasiada información, chismes y rumores de los medios. Reaccionan exageradamente ante esta sobrecarga de información comprando y vendiendo demasiado rápido. Como resultado, los inversores de hoy en día mantienen sus acciones por períodos de tiempo excesivamente cortos.

Por ejemplo, en la década de 1960, las personas tenían acciones durante un promedio de ocho años. Hoy, la gente generalmente las venderá después de sólo seis meses. Esta rápida compra y venta también alimenta las drásticas fluctuaciones de los mercados financieros.

Por lo tanto, mantener la calma es la clave, y no debes prestar atención a las fluctuaciones diarias en los precios de las acciones. Digamos que acabas de invertir mucho dinero en acciones. Es posible que tengas la tentación de controlar los movimientos de precios de tus acciones diariamente.

Pero es raro que los precios suban todos los días, e incluso pequeñas disminuciones podrían frustrarte, causando que vendas demasiado pronto. En lugar de verificar los precios mensualmente o incluso anualmente, debe darles a las empresas en las que invertiste el tiempo que necesitan para implementar estrategias comerciales y crecer en el largo plazo.

Entonces, una vez que te hayas inmunizado a los cambios de humor del mercado, puedes comenzar a beneficiarte de quienes no lo han hecho. Eso es porque comprar acciones es un poco como comprar un paraguas.

Si caminas por la ciudad de Nueva York en un día lluvioso, verá muchos vendedores de sombrillas de baja calidad a precios exorbitantes. Pero si camina por las mismas calles en un día soleado, las mismas sombrillas se venderán a la mitad del precio.

Ahora aplica eso a la forma en que los vendedores en problemas responden cuando el mercado no está trabajando a su favor. Los inversores inteligentes pueden aprovecharse de la oportunidad que presenta el pánico de otros que quieren vender a toda costa. Eso es porque esos momentos son el mejor momento para comprar acciones a precios de ganga.

Los inversores inteligentes priorizan la seguridad, así que compra barato, reduce tus expectativas y diversifica tus acciones.

Invertir puede parecer que se trata de ganar más dinero, pero la verdad es que los buenos inversores convierten en su prioridad no perder dinero. La mejor manera de hacerlo es comprar barato.

Cuando compras una acción de alto precio, te expones a pérdidas potencialmente enormes si el precio se desploma. Obviamente, este daño se reduce si compras acciones baratas.

Imagina acciones como estudiantes. Hay estudiantes muy buenos que son análogos a tus acciones caras, y todos saben que son geniales. Luego hay buenos estudiantes que tienen problemas temporales: estas son tus acciones baratas pero valiosas.

Tal vez estuvieron ausentes unas pocas veces o fallaron una prueba. Aún así, estas acciones tienen un enorme potencial porque sus imperfecciones las hacen mucho más baratas que su valor real.

Entonces, comprar barato es clave, pero también es importante mantenerse conservador con tus expectativas. Eso es porque no puedes predecir el futuro y no debes molestarte en intentarlo. En lugar de esperar el mejor resultado posible, debes construir estratégicamente escenarios que no dependan de una empresa que desafíe todas las probabilidades. Eso requiere ser realista y determinar si una empresa puede obtener buenas ganancias incluso en condiciones imperfectas.

Toma a Tesla. Algunos especuladores podrían apostar a que el próximo coche de la compañía sería un gran éxito, pero un inversionista inteligente solamente compraría acciones de la compañía si la compañía tiene un plan para construir un negocio saludable basado en un éxito modesto pero duradero.

Y finalmente, al embarcarte en tu viaje de inversión, asegúrate de diversificar tus acciones. Después de todo, cuanto menos experimentado seas, menos sabrás sobre los detalles de un sector determinado.

Por lo tanto, cuanto mayor sea la diversificación, menor será el impacto si una de tus acciones se hunde porque el resto de tu cartera puede frenar el daño. Por ejemplo, si inviertes únicamente en bancos, toda tu cartera se derrumbará en caso de una crisis bancaria.

El resumen final de Outsmarting the Crowd es:

Si eres nuevo en la inversión, puedes pensar que el mercado de valores es una forma de hacerse rico de la noche a la mañana. Pero la verdad es que invertir se trata de paciencia, disciplina y racionalidad. Al planear estratégicamente y aferrarte a tus inversiones, puedes construir la cartera y la riqueza que siempre soñaste.

 

Compra Outsmarting the crowd ahora en la librería de zonavalue.com

Si te interesan los libros de esta temática te interesará:

Secretos de la mente millonaria

El hombre más rico de Babilonia

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Outsmarting the Crowd de Bogumil K. Baranowski

5 (100%) 3 votes