Planes de Pensiones: verdades y mentiras al respecto

13/10/2020Estrategias de inversión , Fondos , fondos de inversión , Nivel principiante , Plan de Pensiones , Tutoriales

Todo lo que siempre quisiste saber sobre Planes de Pensiones y que nadie te contó

Introducción sobre los Planes de pensiones

Es habitual, que viendo las noticias que se producen cada cierto tiempo sobre el sistema de las pensiones públicas, la habitual guerra política a la que ya estamos acostumbrados donde se usa a los jubilados como moneda de cambio, o que se utilice la hucha de las pensiones como si fuese un capital de maniobra que se pueda usar en cualquier imprevisto o necesidad que el gobierno de turno estime oportuno, las personas al llegar a cierta edad empecemos a mirar hacia el futuro y a valorar las opciones de ahorro o inversión. Pero la realidad es que necesitamos tomar constancia de nuestras finanzas personales y comenzar a gestionar nuestros ahorros lo antes posible.

Eso es una afirmación idílica y una verdadera mentira por mi parte, la mayoría de personas la máxima investigación que hacen o el mayor interés que dedican a estos asuntos es acercarse una tarde a la oficina de su banco de «confianza» y preguntarle al director o a esa persona de corbata sentada al otro lado de la mesa: «Buenos días, vengo a que me informen de eso de los planes de pensiones».

A partir de ese mismo momento, esa persona está en las fauces de un hambriento león que se alimenta de tasas y comisiones; y se nutre y asimila de forma hipnótica de todas las afirmaciones que este goloso depredador le da, quien a mi parecer se sirve de información manipulada o en muchos casos, de omitir información veraz para lograr capturar su presa.

Desde este momento voy a tratar de desentrañar todos y cada uno de los aspectos, creencias, mitos, reales o ficticios que giran en torno a los Planes de Pensiones. Muchos son los aspectos a tratar, así que voy a intentar dejar constancia de cada uno de los argumentos tanto a favor como en contra que se dicen por ahí y que todos hemos oído.

¿Qué son los Planes de pensiones?

Antes de nada es de rigor plasmar la definición de lo que es un Plan de Pensiones:

«Los planes de pensiones son instrumentos de ahorro-inversión a largo plazo cuyo fin principal es el de complementar la pensión pública cubierta por la Seguridad Social. Es muy importante recalcar el carácter complementario, pues en ningún caso los planes de pensiones podrían ser sustitutivos del sistema público de pensiones, es decir, en ningún caso un empleador o empleado podrá renunciar a sus derechos y obligaciones con la Seguridad Social por haberse adscrito a un plan de pensiones.»

Hasta aquí más o menos estamos dentro de lo que la mayoría de personas tiene claro sobre este tipo de producto, pero vamos a meter suavemente la segunda marcha.

Una vez que se han fijado las condiciones bajo las que se acuerda la creación de un plan de pensiones, hay que designar el instrumento financiero mediante el cual se van a canalizar los flujos monetarios generados por el plan. Para ello existe la figura de los Fondos de Pensiones, que se definen como: “… patrimonios creados al exclusivo objeto de dar cumplimiento a planes de pensiones, cuya gestión, custodia y control se realizarán de acuerdo con la Ley.”

Para aquellos que tengáis un poco más de conocimientos sobre instrumentos de inversión, se podría decir que de alguna manera estos Fondos de Pensiones son como una especie particular de Fondos de Inversión, donde una entidad aglutina capital de distintos inversores para manejarlo en bloque en distintas inversiones o productos buscando una rentabilidad, aunque como más adelante os detallaré, aparte de la palabra «Fondo» las coincidencias entre ambas son prácticamente inexistentes.

Los fondos de pensiones también pueden crearse con vocación de exclusividad de servicio a un solo plan de pensiones, pero lo más habitual es que a un mismo fondo de inversión se adhieran varios planes de pensiones. Esto permite y favorece la existencia de aquellos fondos provenientes de planes de pensiones pequeños, que de otra manera serían inviables debido al poco capital que tendrían. Dependiendo del número de Planes que estén en un mismo Fondo de Pensiones estaremos ante un Fondo de Pensiones Uniplan o Multiplan.

Los fondos de pensiones carecen de personalidad jurídica propia y deberán ser administrados por una Entidad Gestora de Fondos de Pensiones. Las EGFP son las únicas sociedades mercantiles con el objeto exclusivo de gestionar y administrar Fondos de Pensiones. Existe una excepción y son las  compañías de Seguros autorizadas a operar en el ramo de Vida y que cumplen una serie de requisitos contemplados en la normativa. Estas entidades pueden administrar Fondos de Pensiones sin necesidad de crear una EGFP.

La creación y actividad de los EGFP está supervisada por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), que depende del Ministerio de Economía y Competitividad.

Además los Fondos de Pensiones necesitan una Entidad Depositaria de Fondos de Pensiones cuya función básica es la custodia y depósito de los valores mobiliarios y demás activos financieros integrados en el Fondo.

Todo ello será supervisado por una Comisión de Control, en el caso de los planes de pensiones Uniplan, esta figura será sustituida por la del Defensor del Partícipe.

Por si no os habéis dado cuenta, en lo que he escrito hasta ahora ya han aparecido 5 jugadores en escena, y por lo menos a 2 de ellos tendremos que pagarles comisión …..no os preocupéis…..más adelante lo estudiaremos en detalle.

Cómo gana dinero un fondo de pensiones

El aumento de capital en un Plan de Pensiones (si se da… más adelante tocaré este tema en profundidad) no se produce por arte de magia, ni hay un elfo mágico que recurre a su caldero de oro al final del arco iris cada vez que se han de retirar fondos de ellos.

Por definición estatutaria los Fondos de Pensiones «deben invertir con criterios de seguridad, rentabilidad, diversificación y congruencia de plazos a sus finalidades», ¿ quedaría muy mal que dijesen lo contrario, no creéis ?.

La normativa les impone una serie de limitaciones cuantitativas a las inversiones que pueden llevar a cabo.

Al menos el 70% de los activos del Fondo de Pensiones tienen que estar invertidos en:

  • Activos financieros contratados en mercados organizados y de funcionamiento regular abierto al público o al menos a las Entidades financieras: Esto aglutina todo tipo de productos, bursátiles, FOREX (inversión en divisas), deuda pública, derivados, Fondos de Inversión, Sociedades de Inversión, renta fija y renta variable.
  • Créditos con garantía hipotecaria: De aquí sale el dinero con el que nos compramos los pisos de setenta metros cuadrados y después pasamos 35 años devolviéndolo con intereses.
  • Inmuebles: Este aspecto es peliagudo, no quiero entrar en moralidades o juicios de valor, pero si…..están obligados o por lo menos diciéndolo de una forma más suave, pueden especular con inmuebles con el visto bueno del Estado.

Así mismo, deberán de disponer de un coeficiente mínimo de liquidez el cual, dependerá de las necesidades del fondo en cada momento.

Si queréis hilar más fino sobre las limitaciones en porcentajes según familia podéis verlo en este cuadro:

La idea que se debe de sacar en claro de este aspecto de los Fondos de Pensiones es, que estos realizan inversiones que pueden o no ser rentables ya que toda inversión puede dar malos resultados. Lo hemos visto por supuesto en bolsa, es de todos conocidos los ciclos económicos que esta experimenta. Recientemente hemos visto la crisis inmobiliaria de primera mano, la caída en deuda publica también es algo que no paramos de oír un día si otro día también (la famosa Prima de Riesgo), y la lista sigue y sigue y sigue.

A partir de aquí, me dedicaré en el artículo a analizar uno a uno las creencias más comunes y los aspectos donde más engaños o confusión se genera sobre los Planes de Pensiones.

Mitos y realidades de los planes de pensiones

Sobre los Planes de Pensiones se afirman muchas realidades y se desconocen muchas otras, ahora llega el momento de remangarnos la camisa y meternos de lleno en faena para lograr sacar en claro cuanta verdad hay en lo que todos oímos sobre ello.

Analicemos cuanta verdad hay cuando se afirma que los Planes de Pensiones son:

1. Seguros:

La mayoría de personas argumentan cuando se habla de este tema que su dinero está seguro porque lo tienen en un plan de pensiones y estos son seguros, eso es una completa mentira. Los planes de pensiones no son huchas como la mayoría de personas creen donde vas metiendo tu dinero para tenerlo disponible más adelante. Los planes de pensiones pueden perder dinero, sin importar la categoría en la que figure. Como hemos visto anteriormente, los planes de pensiones invierten a través de los fondos de inversiones, y estos al invertir en los productos que ya antes enumeramos y analizamos, pueden obtener resultados negativos.

Si por ejemplo, el fondo de pensiones tiene un gran peso en bolsa, en cualquier formato y sufre una caída cíclica, el fondo se resentirá; si incluso tiene un carácter conservador y tiene un gran peso en  renta fija también puede haber caídas como vimos con el desplome de la deuda en 2015. Imagínate si te llega el momento de la jubilación precisamente cuando más pérdidas acumula el plan, obtendrías incluso menos de lo que se ha aportado. Eso es lo que les ha pasado a muchos jubilados que creían que el dinero de los planes de pensiones era seguro.

Solo hay una excepción y  son los Planes de Pensiones Garantizados; estos, como su nombre indica, si que aseguran el retorno de los importes añadidos, pero hasta ahí la letra legible y lo que se cuenta sobre ellos. Si los estudias con detenimiento, te darás cuenta que entre las comisiones diversas que se aplican y la aplicación de las variaciones del IPC tu dinero no solo no crece sino que cada vez te queda menos.

Por lo tanto, podemos asegurar con firmeza, que pensar que los planes de pensiones son seguros es una MENTIRA.

2. Flexibles:

Otra ventaja que se suele atribuir a los Planes de Pensiones es que son unos productos flexibles. La ley permite cambiar de planes de pensiones tantas veces como se quiera sin coste alguno y sin que nadie pueda negártelo. Puedes cambiar de tipos de planes dentro de la misma entidad o incluso cambiarlo a otra entidad distinta si quieres.

Pero… ¿cuantas personas que hayas podido conocer en tu vida han realizado algún movimiento de este tipo con su fondo de pensiones?

Si estuviésemos en un mundo idílico donde todos los participes de planes de pensiones se informasen bien del tipo de producto y «a pesar de todo» decidieran invertir en ellos, lo aconsejable sería que dependiendo de la situación vital en la que se encontrase, en un inicio, escogiesen planes de mayor riesgo, ya que se empezarían en una etapa de juventud y se tienen herramientas externas para compensar posibles contratiempos, y a medida que uno fuese siendo más mayor pivotar hacia planes más conservadores con relativamente mayor «seguridad», al igual que se hace o se aconseja con cualquier tipo de producto variable disponible en cualquier tipo de mercado.

De todas formas, en mi humilde opinión, llevar a cabo este tipo de maniobras en este tipo de productos, seria como el pequeño ratoncito que trata de buscar la mayor migaja dentro del resto de migajas que han quedado sobre una gran mesa, donde los comensales han comido opulentos y suculentos platos.

Otra de las ventajas que se le atribuyen a los Planes de Pensiones en lo que se refiere a la flexibilidad es con relación a las aportaciones, y es verdad, se pueden realizar como se quiera, no existe un mínimo ni en importe ni en periodo de tiempo para realizar aportaciones, pero si que existe un máximo en la cuantía de las aportaciones anuales de 8.000€  o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

A saber porqué de esa limitación, a mi solo se me ocurren dos supuestos:

  • O que sea un producto pensado para pobres….
  • O que si se aumenta el capital máximo de aportaciones anuales, el siguiente punto que trataremos «FISCALMENTE VENTAJOSO» se descubriría como la falacia que es… enseguida lo analizamos a fondo.

Bueno de este punto podemos decir sin lugar a dudas que es VERDAD los Planes de Pensiones son flexibles en una parte PERO PRESENTAN LIMITACIONES en las aportaciones.

3. Fiscalmente ventajoso

Llega el momento de desgranar eso que siempre nos argumenta el saber popular sobre los Planes de Pensiones: «Es que me lo desgravo todo, me da muchas ventajas fiscales».

Los Planes de Pensiones nos permiten año tras año deducirnos las aportaciones que realizamos a los mismos, con lo que acabamos pagando menos impuestos, eso es una verdad a medias. Si perteneces a la maravillosa clase media y posees unos ingresos anuales de 25.000€, y has aportado el máximo anual de 8.000€, podrás desgravarte 7.500€ en tu declaración…ahora dame la libertad de volver al punto anterior…¿y si ganas más?…. ¿esa deducción te sería interesante?…¿o buscarías otros productos más atractivos?… te dejo que tomes tus propias conclusiones…

¿A corto o a largo plazo?

Si como vimos en el inicio del artículo, la definición de estos planes es: «Los planes de pensiones son instrumentos de ahorro-inversión a largo plazo cuyo fin principal es el de complementar la pensión pública cubierta por la Seguridad Social», ¿que sentido tiene ver las deducciones de ellos anualmente y no en su esencia final de largo plazo a 20/25/30 años?…..

A partir de 2007 se eliminó la reducción del 40% aplicable a las prestaciones cobradas en forma de pago único, con lo que a día de hoy la fiscalidad en el momento del rescate o retirada de estos, es pésima. La primera gran desventaja que se debe saber de los planes de pensiones es que pagas impuestos por tus derechos consolidados, en palabras más simples, tributas por lo que has ahorrado más el beneficio.

Además, los planes de pensiones tributan como renta del trabajo y no del ahorro. La diferencia de estos conceptos inciden sobre las famosas y desconocidas (para todos aquellos que nunca hayáis tenido una sorpresa con ellas) Tablas de IRPF General y no como debería de ser al identificarse con un producto para ahorrar, de las del ahorro, lo que conlleva un porcentaje de pago a aplicar mayor.

Errores fiscales habituales

En este sentido, el mayor error que se puede tener es recuperar todo el dinero del plan de golpe; al hacerlo, todo el capital se suma a tus ingresos y si llevas muchos años aportando al plan, es muy fácil que termines tributando en la parte más alta de la escala. Para que os hagas una idea, si tras años y años de aportaciones decides retirar los 200.000€ que dispones en tu Plan de Pensiones, acabarías pagando un 45% de impuestos. Aquí es donde aparece la doble fiscalidad aplicada, no nos olvidemos que es «tu dinero», el cual ya ha estado sujeto a la tributación pertinente en el momento de percibirlo y que en el momento que lo retire se le volverá a aplicar de nuevo la fiscalidad que hemos estado comentando.

Si posees un Plan de Pensiones en la actualidad, te animo a que busques y calcules la tabla que te pertenecería en el momento de tu idílica retirada del mundo laboral si decidieras retirar todo tu dinero…..te aconsejo que estés sentado cuando lo hagas. En definitiva, es posible que el ahorro fiscal que hayamos tenido en los años precedentes lo paguemos con creces.

En conclusión y permitirme que lo escriba en negrita y mayúscula, afirmar que los Planes de Pensiones son fiscalmente ventajosos es una MENTIRA.

4. Rentables:

En este punto analizaremos la rentabilidad de dichos fondos. Los planes de pensiones cerraron el ejercicio 2017 con una rentabilidad media anual del 2,56%. Si a eso le descontamos la subida del IPC anual (históricamente ha tenido una media del 2% anual) y las distintas comisiones y gastos que se nos aplican (1,45% fija más las comisiones ocultas), las cuales veremos detenidamente más adelante, la rentabilidad resultante es ínfima,  y el ejercicio del 2017 no fue de los especialmente malos.

Aquí tenemos que volver a aquella mesa desde donde partimos en el artículo, en la que estábamos sentados con ese «hambriento león», una de las tantas maniobras que utilizan para vendernos los Planes de Pensiones e ir dirigiéndonos hipnóticamente hacia sus fauces, es que nos muestran la rentabilidad bruta del plan en un período amplio de tiempo (10 años, 30 años), ya que si se calcula el anual se reduce a un porcentaje en muchas ocasiones inferior al IPC, con lo cual veríamos a ese ser, sentado al otro lado de la mesa intentando vendernos algo que va a perder valor, y entonces perdería sus ansiadas comisiones y gastos aplicables.

Podemos por tanto afirmar rotundamente que los PLANES DE PENSIONES NO SON RENTABLES, es más, podemos decir que en muchos casos REPERCUTE UNA PERDIDA ECONÓMICA.

5. Regalos o requisitos:

Este punto es quizá de los que más me desquician; sí, hay personas que se abren planes de pensiones por que le ofrecen un regalo.

Estos regalos son variopintos, desde la clásica vajilla, cubertería o batería de cocina, hasta artículos electrónicos o incluso dinero en efectivo. Todos y cada unos de estos «regalos» son una mentira, en esencia un regalo según su definición consensuada es: «Un regalo (de regalar), obsequio o presente, es la entrega de dinero u objetos sin requerir algo a cambio; por extensión se puede llamar regalo a cualquier manifestación de afecto dirigido a otro». Pues bien, por estos regalos si que te van a requerir algo a cambio. O como requisitos para contratar otro tipo de servicios: hipoteca, seguros de vida, etc.

Todos ellos llevarán intrínseca la exigencia de una permanencia seguramente no inferior a dos años y de la limitación a una serie de productos, los cuales no serán ni los que mejor comportamiento tienen, ni los que tengan mejores comisiones. Y por supuesto, si quieres abandonar la entidad o el plan y recurrir a la «flexibilidad», de la cual hemos hablado en otro punto anterior, se verá con una penalización, cabe destacar este aspecto, si os ingresan una cantidad de dinero por cambiar el plan de pensiones que tengáis a otra entidad, estaréis obligados a tributar el 21% sobre esa cantidad en vuestra siguiente declaración de renta.

La moraleja de este punto es, que ni todo lo que reluce es oro, ni todo lo que se da es un regalo, y podemos por tanto decir que esta cualidad es por tanto MENTIRA.

Aspectos negativos de los Planes de Pensiones

Hemos llegado al punto (si aun continuáis con esta ardua y aburrida lectura que importa a tan poca gente) de analizar la parte más fea y que más desagrada a todo el mundo, la de rebuscar en los aspectos más incómodos, la parte negativa de las cosas. Algunas de ellas son de dominio público y otras no tanto, así que sigamos con paso firme y empecemos.

1. Comisiones:

Como cualquier producto financiero que se negocia o donde hay una transacción y existe la figura de un tercero, existen comisiones, el principal problema de este punto es que a las personas suele darle jaqueca o migrañas ver o analizar números seguidos del horrible símbolo «%».

En los planes de pensiones deben aparecer claramente reflejadas las comisiones que se cobran, las cuales están reguladas y sujetas a un máximo legal. Tal y como vimos en el punto  anterior, donde aclarábamos lo que es un plan de pensiones, existen dos figuras directas a las que hay que parles comisión (los siguientes datos están actualizados al ejercicio 2018):

  • La Entidad Gestora: cobran una comisión de gestión que no puede superar el 1,25% anual del valor de cada cuentas que participen en el Fondo de Pensión.
  • La Entidad Depositaria: cobra al titular del plan de pensiones un 0,20% por la custodia de los títulos.

Hasta aquí la información de dominio público, sin embargo, existen otras comisiones y elementos que harán que la rentabilidad final de tu plan sea menor, a fin de cuentas un fondo de pensiones se dedica a mover el dinero de los ahorradores entre diferentes productos, contratando distintos fondos o acudiendo a determinados mercados como vimos en puntos anteriores. Todos esos movimientos generan a su vez una serie de comisiones que el fondo de pensiones deberá pagar y que se restarán directamente del beneficio que ofrezca a sus partícipes.

Es muy habitual que un plan de pensiones invierta en productos del propio banco, lo que no siempre es recomendable, básicamente por los intereses ocultos que puede haber al hacerlo por parte de la entidad, como fomentar determinados productos inyectando de forma manipulada capital, aumentar ratios fundamentales… las maniobras pueden ser y son variadas.

2. Capital no disponible:

Los planes de pensiones son un producto ilíquido, lo que significa que no podrás recuperar tu dinero cuando quieras. La ley establece supuestos que deben darse para rescatar el plan de pensiones, son los siguientes:

  • Jubilación: es el más común y la forma más fácil de recuperar el dinero. Una vez te jubiles podrás acudir a tu banco y solicitar que te reintegren el dinero en la forma que quieras -renta vitalicia o capital-. No se tiene por qué rescatar el plan inmediatamente nada más dejar de trabajar, se puede esperar tanto tiempo como quiera.
  • Incapacidad laboral total y permanente: la invalidez total o permanente para desarrollar tu trabajo habitual, la total para cualquier tipo de trabajo o la gran invalidez, también te permitirán rescatar el plan antes de tiempo y deberá estar determinada por la Seguridad Social.
  • Enfermedad grave: se tendrá que acreditar con un certificado médico de la Seguridad Social, la incapacidad durante un periodo continuado mínimo de 3 meses y que requiera intervención clínica de cirugía mayor o cualquier otra lesión o sus secuelas permanentes que limiten vuestra capacidad para trabajar. Cabe advertir que es una vía ardua y tremendamente difícil.
  • Fallecimiento: Si el partícipe del plan fallece, las personas que haya designado como beneficiarios o, en su defecto, los herederos legales, cobrarán el saldo acumulado.  Curiosamente una de las fórmulas más rápidas para recuperar el dinero.
  • Paro: si se lleva en situación legal de desempleo (paro no voluntario), durante más de doce meses y no se cobra ninguna pensión contributiva, podrá recuperar su dinero. Se deberá estar dado de alta en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) como demandante de empleo. Solo si no se está cobrando la prestación por desempleo se podrá recuperar el plan. Resumiendo, si estáis cobrando el paro no podréis acceder a vuestro dinero, solo en caso de percibir el subsidio o no tener ayudas podréis recuperar vuestro dinero.
  • Pasados 10 años desde la primera aportación: desde 2015 también se pueden recuperar los derechos consolidados del plan al cabo de 10 años, aunque solo la parte correspondiente a lo aportado ese ejercicio.
  • Para evitar el desahucio (suspendida): Hasta noviembre de 2017 se podía recuperar el plan de pensiones para evitar que se ejecutara un desahucio, se debía acreditar la no disposición de otros bienes o rentas para pagar la deuda que motiva la ejecución y el dinero acumulado en el plan debía ser suficiente para pagar la deuda.

Fuera de estos supuestos el dinero deberá permanecer en el plan de pensiones y no podréis disponer de él. Además, recuperar un plan no es como vender la participación en un fondo de inversión, la cual se puede hacer fácil y rápidamente. Antes deberéis calcular el impacto fiscal, decidir la forma de cobro, renta o retirada total, y realizar las arduas gestiones burócratas para solicitarlo.

Este punto es quizá uno de los más importantes, ya que al contratar este tipo de productos, !!ESTÁS OTORGANDO LA CAPACIDAD DE DECISIÓN SOBRE TU DINERO A TERCERAS PERSONAS!!

3. Capital Embargable

Añado un posible aspecto que es de valorar ya que todos los indicadores reflejan que entrará en vigor esta nueva medida. En este momento el dinero acumulado en tu fondo de pensiones no se puede embargar hasta que no optes por rescatarlo (si estáis en paro y optáis por rescatar vuestro plan de pensiones para hacer frente a gastos y deudas, los acreedores podrán requerir ese capital para subsanarlos), pero según los rumores que se oyen en los círculos de entendidos, a partir de 2025 sí que se podrá hacer.

Alternativas a los Planes de Pensiones

Existen muchas alternativas de inversión a largo plazo y con rentabilidades finales mucho mayores que las de los planes de pensiones, lo principal antes de decidir cual es la que más se ajusta a nuestro perfil es preguntarnos: «¿Que tipo de inversor soy o quiero ser?… Activo o Pasivo».

1. Inversión Activa: ETF, acciones, opciones, derivados, Forex

Seguramente, si estáis leyendo este artículo, vuestros conocimientos financieros sean de nivel básico y vuestro trabajo no tenga nada que ver con productos o mercados financieros; si estuvierais en alguno de esos dos casos conoceríais sin duda otros tipos de inversión, por lo tanto tenéis un perfil de inversor pasivo.

Podría informaros sobre tipos de inversión activa, pero antes de nada debe saber que este tipo de inversión requiere ante todo formarse unos conocimientos amplios y sólidos sobre el funcionamiento de los mercados, estudiar sobre distintos tipos de inversión comprobados y cotejados por grandes inversores a lo largo de la historia, la lectura de una veintena o treintena de libros sobre distintos temas, una dedicación y seguimiento diario de las noticias y tendencias del mercado… en definitiva, tendríais otro trabajo a tiempo completo a parte del que ya tenéis…

Una vez superado este estudio, entraríais en la búsqueda de un bróker para poder efectuar las inversiones, tendríais que cotejar costes y comisiones de todos ellos, tanto fijas como de operación por compra y por venta, y tendríais que llevar un registro de toda compra y venta que realizarais para la posterior declaración en la renta anual.

Las opciones de inversión son amplias, ETF, Acciones, Opciones, Derivados, Forex… no voy a explicaros ninguna de ellas ya que como les he comentado, ni creo que tengáis un perfil de inversión activo, ni este es el lugar ni el momento para entrar en profundidad en ese tipo de productos.

2. Inversión Pasiva y fondos de inversión

En mi opinión, el producto alternativo más ventajoso para la inversión pasiva a largo plazo es el Fondo de Inversión. En ellos se aplican el conjunto de los puntos vistos en la inversión pasiva, pero en este caso todas esas maniobras son llevadas a cabo por un grupo de profesionales cuyo único objetivo es conseguir la mejor rentabilidad posible.

Comúnmente en España, todo lo que se salga de lo conocido es por definición malo, y la renta variable es por consenso el peor de los males y la seguridad de llevar a la ruina todo tu patrimonio, así nos va….nos falta pedagogía de inversión, en EEUU por poner un ejemplo, es de lo más común la inversión en renta variable para conseguir rentabilidades a corto plazo, largo plazo o para la jubilación.

Quienes tienen conocimientos de inversión más amplios, no invierten su dinero en planes de pensiones con rentabilidades reales del 0,05/0,45%…  invierten en productos como Fondos de Inversión, ETF o en un Hedge Fund, buscando rentabilidades del 10/15/20,8% de media anual.

Si, habéis leído bien, rentabilidades del 20,8% son posibles en un Fondo de Inversión, esa ha sido la media histórica del fondo Berkshire Hathaway dirigido por el gran inversor Warren Buffett. Está bien, no nos pongamos en la mejor de las situaciones, calculemos la rentabilidad de una inversión periódica modesta en un Fondo de Inversión medio, con una media del 10% anual, aplicando el calculo del interés compuesto a 25 años, con un capital inicial de 6.000€ y aportaciones mensuales de 100€:

Después de 25 años, habrá invertido 36.000€ y su inversión se habrá revalorizado hasta los 198.324,20€. Podéis buscar en Google: «calculadora interés compuesto«, y hacer los cálculos de vuestra situación o posibilidades de inversión fácilmente.

Mi intención al mostraros estos datos no es la de dejar plasmado vuestro error si sois ya propietarios de un plan de pensiones, o la de tratar de venderos una lujosa enciclopedia presentándome en vuestra puerta perfumado y trajeado. Lo que pretendo es tratar de que abráis la mente a la idea de que:

«Existen otros vehículos más rentables que los que nos suelen ofrecer»

Investigad por vuestra cuenta, comparad, preguntad, informaos… preguntaos porque le dedicáis más tiempo a comparar ofertas de proveedores de telefonía o Internet, o a la compra de un PC o teléfono móvil, que a la de realizar vuestras inversiones económicas.

Os recomiendo si tenéis curiosidad e interés por empezar este viaje a que visitéis este enlace al siguiente artículo Fondo de Inversión-Miedos y Desconocimiento, donde hay una explicación más extensa y pormenorizada de lo que son, sus características, particularidades, y aprovecho para ofrecerles nuestra ayuda en cualquier consulta que puedan tener al respecto. Y al siguiente artículo sobre: ¿Qué son las finanzas personales y cómo hacer una planificación financiera?

Un cordial saludo!!



Este sitio de Internet utiliza cookies para mejorar la navegación. Por favor, configure el uso de cookies según sus preferencias. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies