libros, principios de inversión.

El libro Negociando con China de Henry M. Paulson revela el camino seguido por China para convertirse en la superpotencia económica que es hoy en día. Explica las ventajas y desventajas de este rápido crecimiento y ofrece información sobre cómo EE. UU. y China deben trabajar juntos para enfrentar los desafíos globales de la actualidad.

Os dejo las principales ideas aquí:

Descubre cómo China se ha convertido en una potencia económica, y lo que esto significa para Estados Unidos.

Si necesitas un recordatorio de lo rápido que ha crecido China, considera esto: cuando comenzó su ascenso económico, Internet estaba en sus días de acceso telefónico. Sin embargo, en poco más de 30 años, China ha modernizado su sector económico y se ha convertido en la segunda economía más grande del mundo.

 

¿Cómo ha pasado esto? ¿Qué significa para el resto del mundo?

Negociando con China  explica los pasos que China tomó para transformar una economía comunista mayormente centralizada; cómo Estados Unidos cambió su estrategia de comunicación hacia China; y por qué no podemos hacer la vista gorda a los problemas internos de China.

Con este libro aprenderás:

  1. por qué las universidades chinas no han podido generar buenos gerentes de negocios;

  2. cómo la costa de California depende de China; y

  3. qué hizo China para hacer que sus bancos y compañías petroleras sean más competitivas en los mercados globales.

El crecimiento económico sin rival de China es el resultado de reformas radicales.

Si hubieras especulado a finales de la década de 1970 que la economía de China se convertiría en una de las más grandes del mundo, muy pocos te habrían creído. Sin embargo, hoy es la realidad. Entonces, ¿cuál es el secreto detrás del crecimiento inesperado e inigualable de China?

Todo comenzó con la introducción de ideas económicas occidentales. Después de la muerte del presidente Mao Zedong en 1976, Deng Xiaoping llegó al poder y durante los dos años siguientes, desarrolló varias iniciativas económicas nuevas. El propósito de estas iniciativas? Abrir China al mercado global.

Los resultados de estas iniciativas fueron extraordinarios. En unos pocos años, cientos de millones de chinos ya habían salido de la pobreza. A principios de la década de 1980, el PIB de China estaba aumentando en un 10% por año, en promedio.

En el centro de esta explosión de la actividad económica había una política particular: proporcionar empresas estatales, o empresas de propiedad estatal, con más autoridad. Aunque aún se les exigía que cumplieran con las cuotas planificadas establecidas por el gobierno central, las empresas estatales ahora podían vender sus productos y servicios en el mercado abierto con precios flexibles.

Otro aspecto crucial del plan económico de Xiaoping fue la creación de zonas económicas especiales (ZEE). Esto sirvió para avivar el espíritu empresarial chino adormecido al otorgar a las compañías extranjeras y chinas tasas impositivas más bajas, flexibilizando las restricciones a la importación y exportación y brindando un acceso más fácil a la inversión extranjera. Lenovo y la compañía de bebidas Hangzhou Wahaha Group fueron fundados en este período.

Las ZEE funcionaban como laboratorios económicos en los que China podía experimentar con prácticas económicas ya comunes en el oeste, como la competencia por contratos de construcción o el pago de incentivos para los trabajadores.

Antes de estas iniciativas, las personas brillantes y con mentalidad empresarial rara vez podían utilizar sus habilidades en los trabajos que se les entregaban. Pero las reformas llevaron a la creación de más compañías, ya que se había podido comenzar la suya propia. ¡Pronto los jóvenes empresarios aparecieron como hongos!

La reestructuración de la industria de las telecomunicaciones fue un paso crítico en la modernización de la economía de China.

Si bien estas iniciativas alentaron los negocios en China, los eventos económicos influyentes en todo el mundo inspiraron a los empresarios chinos también. Uno de esos eventos fue la desregulación masiva y la privatización liderada por Margaret Thatcher en el Reino Unido  entre 1985 y 1990.

La privatización en China demostró ser un regalo del cielo para las empresas estatales, debilitadas por personas con poco conocimiento de las prácticas comerciales modernas y cargadas de deudas a mediados de la década de 1990. Al vender acciones de estas compañías al público y a compañías internacionales, el capital se elevó y las empresas estatales mejoraron porque tenían que adoptar normas de contabilidad globales.

El primer sector sometido a privatización fue el sector de telecomunicaciones, liderado por la empresa estatal China Telecom.

Entre 1992 y 1996, China gastó más de $ 35 mil millones en infraestructura de telecomunicaciones, lo que hizo que la cantidad de personas con una línea telefónica fija se disparara de 11.5 a 55 millones. Pero el sistema no era económicamente eficiente. En la segunda mitad de la década de 1990, el gasto en infraestructura estaba agotando más capital de lo que la compañía nacional de telecomunicaciones podía generar por sí misma.

Utilizando la privatización de 1996 de Deutsche Telekom, que recaudó más de $ 14 mil millones, como modelo, el objetivo de privatización de China Telecom fue recaudar $ 2 mil millones. Pero la industria china de las telecomunicaciones era mucho más complicada que la alemana: ¡se necesitaron más de 350 contables a tiempo completo para comprender con precisión la situación!

Sin embargo, cuando la compañía finalmente ofreció acciones al público a través de una OPI en octubre de 1997, duplicó las expectativas, recaudando más de $ 4,2 mil millones. La exitosa privatización de China Telecom abrió la puerta a la competencia en el sector chino de las telecomunicaciones. En 2008, China tenía tres grandes transportistas nacionales competitivos. De esta manera, toda la industria fue privatizada. Donde una sola compañía de telecomunicaciones había existido, ahora había muchas que podían competir entre sí.

La reestructuración del sector petrolero de China muestra que el ascenso económico del país no fue del todo fluido.

La privatización de China Telecom fue un éxito rotundo, ¿por qué detenerse ahí? El siguiente paso fue el petróleo, un sector que también necesitaba urgentemente una reforma.

A medida que el decenio de 1990 llegaba a su fin, el sector petrolero chino era muy ineficiente y pedía una reestructuración. A pesar de algunos intentos previos para mejorar las cosas, la empresa China National Petroleum Company (CNPC)  aún se quedó atrás de sus competidores occidentales.

 

Uno de los mayores desafíos de la CNPC fue el alto costo de sus empleados. Antes de las reformas de Xiaoping, los trabajadores chinos fueron asignados a un lugar de trabajo de por vida. Las compañías proporcionaron vivienda y atención médica, los trabajadores se quedaron con su compañía y la compañía nunca despidió a nadie. Este fue el caso de la mayoría de las empresas estatales en China, y especialmente de la CNPC. En 1999 tenía 1,5 millones de trabajadores activos, un número asombroso en comparación con los 80,000 empleados que tenía el gigante petrolero BP en ese momento.

No es de extrañar, entonces, que el proceso de reestructuración fuese muy complejo y costoso. Si bien la privatización del sector de las telecomunicaciones tenía sus dificultades, convertir a CNPC en una empresa competitiva en el mercado global era un juego de pelota completamente diferente.

Por un lado, la situación macroeconómica era increíblemente difícil de manejar; la reciente crisis financiera asiática había sofocado la demanda de petróleo, mientras que los precios del petróleo en todo el mundo habían caído a sus niveles más bajos desde 1973.

Cuando CNPC finalmente se introdujo en el mercado global como PetroChina, aproximadamente dos tercios de sus trabajadores fueron despedidos en un esfuerzo por hacer que la empresa fuera rentable y atractiva para los inversores en el mercado global. La mayoría de los empleados despedidos no pudieron encontrar nuevos trabajos y su separación fue insignificante. Esto llevó a protestas masivas en China e incluso en Estados Unidos.

Desafortunadamente, estos despidos reflejan una tendencia más amplia en la modernización económica de China: en 2004, el Fondo Monetario Internacional estimó que el sector de propiedad estatal en China había perdido más de 40 millones de empleos entre 1990 y 2001.

La reforma de los bancos y el sistema educativo de China la hizo más compatible con el mercado global.

En medio de todos los cambios radicales en China, había un problema flagrante que no podía ser ignorado. En términos de educación y banca, China era totalmente incompatible con el mercado global. ¿Cómo se manejó esto?

En la década de 1990, las universidades chinas no tuvieron problemas para producir ingenieros fantásticos. Pero cuando se trataba de formar a gerentes capaces, quedaban muy por detrás de las universidades occidentales. El primer ministro chino, Zhu Rongji, reconoció esto y decidió que era necesario reformar la educación empresarial en la Universidad de Tsinghua. Pidió al autor que evaluara la escuela, conocida como el “MIT de China”, y propuso un nuevo programa ejecutivo.

Cuando el autor asistió a Harvard Business School, nunca hubo respuestas correctas o incorrectas. Debes pensar por ti mismo, una habilidad necesaria para cualquier aspirante a gerente. Llevar esta actitud a la enseñanza fue el objetivo del nuevo programa ejecutivo en Tsinghua. ¿Cómo? Al pasar a la educación basada en estudios de casos y centrarse menos en la teoría.

En 2001, se lanzó el primer programa, Gestión en la era de Internet. Desde entonces, más de 50,000 han pasado por los programas de capacitación ejecutiva de Tsinghua.

El sector bancario también requirió una reestructuración radical para adaptarse a un mercado global. ¿Pero cómo? Al principio, se crearon cuatro bancos estatales para competir entre ellos y hacer que el sistema fuese más eficiente.

Sin embargo, las cosas no funcionaron del todo. Estos bancos comenzaron a financiar las empresas estatales a través de préstamos poco sólidos que pronto se descontrolaron, lo que provocó inflación y amenazó a toda la economía. Los préstamos malos en los cuatro bancos simplemente se acumulaban y se necesitaba desesperadamente una solución.

El gobierno estaba decidido a limpiar este desastre. A través de una serie de reestructuraciones y despidos, el banco más grande de China, ICBC, logró disponer de $ 135 mil millones en préstamos incobrables en solo seis años, finalmente haciéndolo más competitivo.

China necesita una amplia reforma política para construir una economía sostenible.

Vimos antes que el cambio económico masivo en China tuvo un impacto igualmente masivo en la nación. Hoy, como líder en el mercado global, China también tiene el poder de influir en el resto del mundo, ¡y en un grado aterrador!

Un desarrollo alarmante que podría tener reverberaciones masivas en todo el mundo es la deuda de China. Si aumenta la deuda, China podría enfrentar una crisis económica que sacudiría la economía mundial. El monto de la deuda de la economía china aumentó del 130 por ciento del PIB en 2008 al 206 por ciento en 2014. Además, la deuda en realidad está creciendo mucho más rápido que el PIB; en otras palabras, ¡es la receta perfecta para una crisis! En abril de 2014, el FMI dejó en claro sus preocupaciones e instó a China a tomar el control de sus crecientes niveles de crédito.

¿Cómo podría China evitar tal colapso? Bueno, el primer paso sería delegar más autoridad a las EPE. Actualmente, la contratación y el despido de ejecutivos en las empresas estatales todavía está controlado por el Partido Comunista, un organismo político. Para manejar la deuda de manera más efectiva, las compañías realmente deberían ser operadas comercialmente, lo que les permitiría competir en el mercado.

Otra área que requiere un cambio es el medio ambiente. El crecimiento económico chino ha tenido un enorme impacto en el medio ambiente. La contaminación en Beijing ha alcanzado niveles mucho más allá de lo que la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. considera peligrosa. Las reservas de agua subterránea en el norte del país están casi agotadas, mientras que los ríos y lagos están contaminados hasta el punto en que el agua no es potable.

Para combatir la degradación ambiental, China primero debe invertir en tecnología eficiente en energía. Esto no es tarea fácil, por lo que es necesario que Estados Unidos y otros países ayuden a China en su transición hacia una economía más sostenible.

El Instituto Paulson, fundado por el autor, está dedicado a lograr este objetivo. Por ejemplo, el Instituto ha establecido cursos para alcaldes chinos sobre cómo lograr la sostenibilidad urbana, y ha creado un plan para mapear la biodiversidad de las áreas de humedales chinos para promover una mejor protección ambiental.

Una comunicación más efectiva fortaleció la relación entre Estados Unidos y China.

En cualquier buena relación, la comunicación abierta es esencial para resolver problemas complejos. Es aún más importante entre las superpotencias globales.

Y, sin embargo, a principios de la década de 2000, el diálogo entre los EE. UU. y China era bastante inestable. Entonces, ¿cómo mejoraron las cosas?

En 2006, el presidente George W. Bush y el presidente chino Hu Jintao acordaron lanzar el Diálogo Económico Estratégico, o SED, una serie de reuniones diseñadas para mejorar el diálogo entre China y EE. UU. sobre asuntos económicos.

Antes del SED, funcionarios chinos de alto nivel se reunieron con diferentes miembros del gabinete de los EE. UU. Para discutir diferentes asuntos. Como todos estos miembros del gabinete tenían diferentes ideas sobre cuáles eran los objetivos generales de los EE. UU., el gobierno chino recibía mensajes conflictivos y confusos. Para garantizar que los miembros del Gabinete de EE. UU. hablaran con una sola voz, se creó un puesto para coordinar la comunicación de los miembros del gabinete con China. Este proceso descendente se adaptaba a los chinos, que estaban acostumbrados a jerarquías estrictas. Bush nominó al autor para ser la primera persona en ocupar el puesto.

El primer Diálogo Económico Estratégico se llevó a cabo en Beijing del 14 al 15 de diciembre de 2006 e hizo avances importantes para la relación entre Estados Unidos y China.

Por ejemplo, los chinos acordaron permitir que el Nasdaq Stock Market y la Bolsa de Valores de Nueva York abrieran oficinas comerciales en China, y acordaron reanudar las estancadas negociaciones para expandir los vuelos de las aerolíneas estadounidenses hacia y desde China. Otro cambio que facilitó la financiación para respaldar las exportaciones estadounidenses a China. Dado que el comercio entre los dos países había sido durante mucho tiempo un tema delicado, esto marcó un nuevo comienzo crucial.

Estados Unidos y China deben trabajar juntos para enfrentar los problemas globales.

La mayoría de la gente sabe que Estados Unidos y China han tenido una relación estratégica durante muchos años. Su relación estratégica se remonta a la década de 1970. La base de la relación es que Estados Unidos se beneficia de las importaciones de bajo costo y China tiene ganancias por la obsesión estadounidense por los bienes de consumo baratos.

Ahora, a medida que China se ha convertido en una de las economías más grandes del mundo, muchos estadounidenses se preguntan: ¿Por qué ayudar a un competidor?

Simple: porque los asuntos chinos son problemas globales que también afectan a los EE. UU. Un ejemplo es un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de 2014, que concluyó que hasta un cuarto de la contaminación con sulfato en la costa oeste de los EE. UU. es causada por fabricantes chinos y transportada por vientos a través del Océano Pacífico. Está claro que apoyar a China en su objetivo de ser más sostenible también es una inversión en el futuro de EE. UU.

Además, una relación de inversión mutua entre los dos países es beneficiosa para ambas partes. A medida que crece la inversión estadounidense en China, la inversión china en EE. UU. también aumenta. La inversión china en EE. UU. se duplicó entre 2012-2013, alcanzando los $ 14 mil millones en varios sectores, desde los agronegocios hasta los bienes raíces.

Aunque a algunos estadounidenses no les gusta la idea de que las empresas estadounidenses tengan propietarios extranjeros, deberían considerar los incrementos masivos en el crecimiento y el empleo que crea. Tomemos como ejemplo al Grupo Wanxiang, el mayor fabricante de piezas de automóvil de China. Con ingresos de $ 23,500 millones, emplea a aproximadamente 6,000 estadounidenses en 14 estados. Durante la crisis financiera, Wanxiang invirtió fuertemente en la compra de fabricantes de piezas de automóvil en dificultades, ahorrando más de 3.500 empleos.

Entonces, mirando hacia el futuro, está claro que hay mucho que ganar negociando con China, y no en contra. Desarrollar una relación sólida con China y promover una mejor comprensión de los objetivos chinos es vital si queremos controlar los desafíos globales del futuro.

Resumen final de Negociando con China

El mensaje de este libro es:

A través de la introducción de principios económicos occidentales y reformas radicales, y al abrirse al mercado global, China se ha elevado para convertirse en una nueva superpotencia global. Para mantener este crecimiento, China debe asegurarse de que aborda el problema de la deuda y las cuestiones ambientales. Es en el mejor interés de EE. UU. trabajar estrechamente con China para que ambas naciones puedan enfrentar juntos estos desafíos globales.

Resumen del libro Negociando con China

5 (100%) 4 votes