libro, value investing.

Quiero despedir la semana con unas pinceladas del libro «El inversor inteligente», de Benjamin Graham un inversor que floreció después de la quiebra financiera de 1929. Habiendo aprendido de sus propios errores, el autor expone exactamente lo que se necesita para convertirse en un inversor de éxito en cualquier entorno.

Descubre cómo invertir como Warren Buffett con El inversor inteligente!

Comprar El inversor inteligente

¿Alguna vez has pensado en invertir en el mercado de valores? Muchos de nosotros lo hemos considerado seriamente. Sin embargo, la mayoría de nosotros hemos dudado en tomar medidas debido a las crisis financieras, las burbujas y los choques económicos que hemos presenciado.

Sin embargo, hay una manera de invertir en el mercado que no lo deja en riesgo de perderlo todo:   inversión inteligente. Primero esbozado por Benjamin Graham en 1949, la inversión inteligente toma un enfoque a largo plazo, más aversión al riesgo en el mercado bursátil. Y funciona.

En las décadas desde que  El inversor inteligente   fue publicado, muchos han utilizado el enfoque de Graham y han hecho fortunas, entre ellos, quizás el más famoso es Warren Buffett.

Estos ideas, basadas ​​en los consejos originales de Graham, así como los comentarios del periodista Jason Zweig, muestran cómo puedes convertirte en un inversor inteligente.

Aprenderás:

  • por qué siempre debes ignorar al Mr. Market;
  • por qué es mejor comenzar su carrera de inversión con dinero virtual; y
  • ¿Por qué las acciones más baratas son a veces las más valiosas?

Los inversores inteligentes no se apresuran; toman tiempo para examinar racionalmente el valor a largo plazo de una empresa.

Se puede ganar mucho dinero invirtiendo. Pero también mucho que perder. La historia de las finanzas está llena de historias de inversores como Warren Buffett, quien, invirtiendo en las compañías adecuadas, obtuvo grandes cantidades de dinero a cambio. Hay tantas historias, si no más, de infortunio, en las que las personas hacen las apuestas incorrectas y terminan perdiendo todo.

Entonces, tenemos que preguntarnos:

¿Vale la pena realmente la inversión? La respuesta es sí, puede ser, siempre que sigas la estrategia del inversor inteligente.

Libro El inversor inteligente

Los inversiores inteligentes utilizan análisis exhaustivos para garantizar retornos seguros y estables. Esto es muy diferente de   especular, en el que los inversores se centran en ganancias a corto plazo posibles gracias a las fluctuaciones del mercado. Las especulaciones son muy arriesgadas, simplemente porque nadie puede predecir el futuro.

Por ejemplo, un especulador podría escuchar el rumor de que Apple lanzará pronto un nuevo producto exitoso, y luego estaría motivado para comprar muchas acciones de Apple. Si tiene suerte, entonces este conocimiento dará sus frutos y ella hará dinero. Si tiene mala suerte y el rumor es incorrecto, entonces perderá mucho.

Por el contrario, los inversores inteligentes se centran en los precios. Estos inversores compran acciones sólo cuando su precio está por debajo de su valor   valor intrínseco , es decir, su valor en relación con la propensión de crecimiento de una empresa.

Como inversor inteligente, comprará una acción solo si cree que hay un margen probable entre lo que paga y lo que va a ganar a medida que la empresa crece. Piensa en el   margen de seguridad   de la misma manera que si fuera de compras. Un vestido caro, por ejemplo, sólo vale la pena si terminas guardándolo por un tiempo. Si la calidad es insuficiente, entonces también podrías comprar un más barato que dure la misma cantidad de tiempo.

La vida de un inversionista inteligente no es muy emocionante, pero ese no es el punto. El punto es el beneficio.

La inversión inteligente se divide en tres principios.

Hay tres principios que se aplican a todos los inversores inteligentes:

1-Los inversores inteligentes analizan los principios comerciales y de desarrollo a largo plazo de las empresas en las que están considerando invertir antes de comprar acciones.

El valor a largo plazo de una acción no es arbitrario. Por el contrario, depende directamente de lo bien que se desempeñe la empresa por él. Por lo tanto, asegúrate de examinar la estructura financiera de la empresa, la calidad de su gestión y si paga de manera constante dividendos, es decir, la distribución de ganancias a los inversores.

No caigas en la trampa de solo mirar las ganancias a corto plazo. Mira en cambio el panorama general al examinar el historial financiero de la compañía.

Estos pasos te darán una mejor idea de lo bien que lo hace una empresa independientemente de su valor en el mercado. Por ejemplo, una empresa que actualmente no es popular (y, por lo tanto, tiene un bajo precio de acción) pero que muestra registros prometedores, es decir, ha obtenido ganancias consistentes, probablemente esté infravalorada y, por lo tanto, haría una inversión prudente.

2- Los inversores inteligentes se protegen contra pérdidas graves al diversificar sus inversiones. ¡Nunca pongas todo su dinero en una sola acción, sin importar lo prometedora que parezca!

Imagínate el horror que sentirías si la prometedora compañía en la que invertiste todas tus inversiones aparece en las noticias por un escándalo de fraude fiscal. Tu inversión perderá su valor de inmediato, y todo ese tiempo y dinero se perderán para siempre. Al diversificarse, te aseguras de que no perderás todo de una vez.

3- Los inversores inteligentes entienden que no obtendrán ganancias extraordinarias, sino ingresos seguros y estables.

El objetivo del inversor inteligente es satisfacer sus necesidades personales, no superar a los corredores de bolsa profesionales en Wall Street. No podemos hacer nada mejor que aquellos que comercian para ganarse la vida, y no deberíamos aspirar a dinero rápido de todos modos.

Los inversores inteligentes entienden la importancia de la historia del mercado de valores.

Lo primero que debes hacer antes de invertir es no mirar el historial de una acción. Eso es importante, claro, pero lo más importante es mirar la historia del mercado de acciones en sí.

Mirar hacia atrás a través de la historia, revela que el mercado de acciones siempre se ha definido por altibajos regulares. A menudo, estas fluctuaciones no pueden preverse. La imprevisibilidad del mercado significa que los inversores deben estar preparados, tanto financiera como psicológicamente.

Las crisis económicas, como la caída de Wall Street en 1929, son una realidad y ocurren de vez en cuando.

Libro El inversor inteligente

Por lo tanto, debes asegurarte de que puedes recibir un gran golpe y sobrevivir. Esto significa que debes tener una cartera de acciones diversa, por lo que no todas tus inversiones se verán afectadas de inmediato.

Además, debes estar mental y psicológicamente preparado para la crisis. No vendas todo a la primera señal de peligro. Recuerda en cambio que, incluso después de los accidentes más devastadores, el mercado siempre se recuperará.

Y aunque no se puede predecir cada crisis, mirar la historia del mercado te dará una mejor idea de su estabilidad.

Una vez que hayas determinado que el mercado es estable, concéntrate en la historia de la compañía en la que te gustaría invertir.

Mira, por ejemplo, la correlación entre el precio de las acciones y las ganancias y los dividendos de la compañía en los últimos diez años. Entonces considera la   tasa de inflación,   es decir, el aumento de los precios en general, para ver cuánto   De Verdad   ganarías.

Por ejemplo, calcula un retorno de la inversión del 7 por ciento en un año, pero si la inflación es del 4 por ciento, obtendrás un rendimiento de solo el 3 por ciento. ¡Piensa cuidadosamente si vale la pena el esfuerzo por solo un retorno del tres por ciento!

Cuando se trata de comercio astuto, el conocimiento de la historia es un arma excelente, así que asegúrate de mantenerla nítida.

No confíes en la multitud o el mercado.

Para entender los caprichos del mercado, a veces es más fácil imaginar todo el mercado bursátil como una persona, llamémosle   Mr. Market. En cuanto a la gente, Mr. Market es impredecible, muy temperamental y no muy inteligente.

Mr. Market es fácilmente influenciado, y esto causa que tenga grandes cambios de humor. Esto se puede ver en la práctica en la forma en que el mercado siempre oscila de un optimismo insostenible a un pesimismo injustificado.

Cuando se lanza un nuevo iPhone, por ejemplo, las personas se pierden en su entusiasmo. Mr. Market no es diferente, y vemos esto reflejado en el mercado bursátil cuando está a punto de ocurrir algo emocionante: los precios suben y las personas están más dispuestas a pagar en exceso.

Como resultado, cuando el mercado es demasiado optimista sobre el crecimiento futuro, las acciones se vuelven demasiado caras. Por otro lado, a veces el mercado es demasiado pesimista, advirtiéndote que vendas en circunstancias injustificadas.

El inversor inteligente debe ser realista y dejar de seguir a la multitud. Igualmente, debería ignorar los cambios de humor de Mr. Market.

Además, cuando Mr. Market es feliz, te hace ver ganancias futuras que realmente no existen.

El hecho de que una acción genere ganancias en un momento dado no significa necesariamente que seguirá siendo rentable para siempre. Todo lo contrario: las acciones que han tenido un buen rendimiento tienen más probabilidad de que pierda valor en el futuro cercano porque la demanda a menudo infla el precio hasta el punto de ruptura.

Incluso sabiendo esto, es extremadamente fácil ser atraído por ganancias a corto plazo; hemos evolucionado para reconocer fácilmente patrones, especialmente aquellos que prometen cosas buenas por venir. De hecho, las personas son tan buenas reconociendo patrones que cuando los psicólogos les muestran secuencias aleatorias e incluso les dicen que no hay un patrón, aún así intentarán buscar uno.

Del mismo modo, cuando vemos que las ganancias suben y suben, nos engañamos a nosotros mismos para ver un patrón que creemos que continuará.

En este punto, debes comprender los principios básicos de la inversión inteligente. Nuestras siguientes ideas te ofrecerán consejos de inversión prácticos basados ​​en su estilo de inversión único.

La cartera del inversor defensivo debe estar bien equilibrada, segura y muy fácil de administrar.

Cuando comiences el camino de la inversión, es importante que elijas la estrategia que mejor se adapte a ti como individuo. Tendrás que decidir si eres un   inversor defensivo   o un  inversor emprendedor. En este momento, nos enfocaremos en el inversor defensivo:

El inversionista defensivo odia los riesgos. Así,   la seguridad   es su enfoque principal. Esta seguridad sólo puede lograrse si ella diversifica sus inversiones.

En primer lugar, debe invertir tanto en bonos, como títulos de deuda del gobierno AAA, así como en  acciones comunes. Idealmente, debes hacer una división de 50-50 entre los dos; o, para el inversor extremadamente averso al riesgo, se destina el 75 por ciento para los bonos y el 25 por ciento para acciones.

Las acciones y los bonos tienen diferentes niveles de seguridad y rentabilidad: los bonos son más seguros pero generan menos ganancias, mientras que las acciones son menos seguras pero pueden generar mayores recompensas. Este tipo de diversificación explica ambas tendencias.

En segundo lugar, tu cartera de acciones también debe diversificarse. Invierte en compañías grandes y conocidas con una larga historia de éxito e intenta invertir en al menos 10 compañías diferentes para reducir el riesgo.

Esta diversificación puede sonarte como más trabajo de lo que inicialmente prometimos, pero no te preocupes. Para simplificar las cosas, harás uso de la simplicidad de elección:

Al decidir sobre acciones, es mejor no reinventar la rueda. Mire las carteras de fondos de inversión bien establecidos y simplemente ajusta tu cartera con la de ellos. Esto no significa que debas seguir el carro y comprar las acciones que están de moda. Más bien, busca fondos de inversión con una larga historia de éxito y cópialos.

Finalmente, siempre asegúrate de contratar los servicios de un experto. Conocen el juego mejor que tú y pueden guiarte para tomar las mejores decisiones de inversión.

Si sigues estos simples principios, entonces tu prudencia será recompensada tarde o temprano con buenos resultados.

Libro El inversor inteligente

Invertir es fácil cuando sigues la fórmula.

Una vez que haya elegido las empresas en las que deseas invertir, entonces es hora de felicitarse. ¡La mayor parte de tu trabajo ahora está completo! Ahora todo lo que tienes que hacer es determinar la cantidad de dinero que deseas invertir regularmente y controlar los valores de vez en cuando.

Durante este tiempo, usarás un proceso llamado   fórmula de inversión , en la cual actúas estrictamente de acuerdo con una fórmula predefinida que determina cuánto dinero vas a invertir y con qué frecuencia. Este enfoque también se llama Promedio de costo en dólares, mediante el cual inviertes en acciones ordinarias cada mes o trimestre y siempre con la misma cantidad de dinero.

Una vez que hayas encontrado una acción que hayas determinado que es segura, querrás configurar tus inversiones en piloto automático. Comienza por comprometerte con una cierta cantidad de dinero, por ejemplo, $ 50, que vas a invertir cada pocos meses. Luego compra la mayor cantidad posible de acciones con tus $ 50.

La ventaja aquí es que ahora no debes esforzarte más. Nunca invertirás demasiado, y ciertamente no jugarás.

La desventaja, sin embargo, radica en las demandas emocionales de la fórmula de inversión. Incluso si el precio de tu acción es una verdadera ganga y deseas comprar más, ya te has limitado a gastar sólo tu límite.

Sin embargo, los inversionistas defensivos deben verificar de vez en cuando para asegurarse de que sus carteras de inversiones sigan funcionando bien.

Una buena regla para esto es reajustar la división de su cartera de acciones y bonos cada seis meses. Pregúntate: ¿mis acciones siguen siendo rentables? ¿La relación es aproximadamente la misma que cuando invertí inicialmente (por ejemplo, 50-50)?

Finalmente, debes buscar a un profesional una vez al año para consultar sobre el ajuste de tus fondos.

Ahora sabes todo lo que necesitas para comenzar tu carrera como inversor defensivo. Lo siguiente muestra las estrategias que necesitas para convertirte en un inversor emprendedor de éxito.

Los inversores emprendedores comienzan de manera similar a los inversores defensivos.

Para convertirte en un inversor emprendedor exitoso, querrás emplear muchas de las mismas estrategias que los inversores defensivos.

Al igual que un inversor defensivo, dividirás tus fondos entre bonos y acciones ordinarias.

Mientras que el inversor defensivo con mayor frecuencia optará por una división 50-50 entre acciones y bonos, el inversor emprendedor invertirá más en acciones ordinarias, ya que son más rentables (aunque con más riesgo). Y al igual que el inversor defensivo, los inversores emprendedores también deben consultar a un asesor financiero.

Sin embargo, el inversor emprendedor ve a su asesor financiero no como un maestro, sino como un socio en la gestión de su dinero. Toman decisiones juntos.

Además de utilizar bonos y acciones como base para sus carteras, los inversores emprendedores también experimentarán con otros tipos de acciones que tienen un mayor riesgo y una mayor recompensa.

Por ejemplo, es posible que hayas leído acerca de una nueva empresa emergente, y sospechas que podría ser el próximo Google. En otras palabras: representa una oportunidad increíble. Como inversor emprendedor, tienes la oportunidad de arriesgarse con esta empresa, pero sólo con una cantidad limitada de dinero.

No importa cuán emocionante o prometedor parezca una oportunidad de inversión, los inversores emprendedores deben limitar estas acciones a un máximo del 10 por ciento de tu cartera general.

Recuerda: los inversores inteligentes no son sin culpa, y a veces el Mr. Market es demasiado salvaje para que cualquier persona racional pueda predecirlo. Entonces, tenemos que poner límites para proteger nuestro dinero en caso de recesión económica o inversión deficiente.

Y, al igual que los inversores defensivos, los inversores emprendedores no se olvidan de que la investigación y el seguimiento continuos de sus carteras son esenciales para mantener un flujo de beneficios entrante.

El inversor emprendedor no sigue los altibajos del mercado.

Si posees acciones y su precio cae, ¿las vendes inmediatamente o las guardas? Si otra acción está subiendo, ¿es una buena idea entrar en esta acción antes de que sea demasiado tarde?

Este enfoque, conocido como trading in the market (comerciando en el mercado), es típico de los inversores, porque temen que ir en contra de la corriente resultará en pérdidas financieras. ¡Un inversor inteligente, sin embargo, es mejor!

Libro El inversor inteligente

 

¿Recuerdas la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos hace solo unos años? Todos siguieron invirtiendo en vivienda, y como los precios continuaron subiendo, nadie se dio cuenta de que los precios eran  ya  totalmente no representativo de su valor intrínseco. Sin embargo, una vez que esto se volvió demasiado obvio como para ignorarlo, todo el mercado colapsó.

Para evitar este escenario, los inversores emprendedores compran en mercados bajos y venden en mercados altos.

Revisa tu cartera regularmente y examina las compañías en las que inviertes. Házte preguntas como: ¿La administración sigue haciendo un buen trabajo? ¿Cómo es la situación financiera?

Tan pronto como te des cuenta de que una de las empresas de tu cartera está sobrevalorada y sus precios de acciones están creciendo sin relación con su verdadero valor, entonces es mejor vender antes de que se cancele.

Por otro lado, querrás comprar en mercados bajos.

Eso es exactamente lo que Yahoo! Inc. hizo en 2002 cuando compró Inktomi Corp. por solo $ 1.65 por acción. Fue una ganga sensacional. El Mr. Market se deprimió después de que las acciones de Inktomi cayeran desde los totalmente sobrevalorados $ 231.625 por acción, en un momento en que la compañía no era rentable.

El inversor emprendedor tiene la oportunidad de encontrar verdaderas gangas.

En este punto, la idea de convertirse en un inversor emprendedor debe sonar como un desafío divertido. Pero, ¿realmente vale la pena pasar por este problema de revisar constantemente tu cartera?

De hecho, lo es, ya que ahí es donde se encuentran las mejores gangas, pero sólo si comienzas con inteligencia.

La mejor manera de comenzar tu vida como un inversor emprendedor es realizar un seguimiento virtual de las acciones y seleccionarlas. Invierte virtualmente durante un año para perfeccionar tu capacidad de elegir un negocio y hacer un seguimiento del progreso de tus acciones.

Hoy en día, hay muchos sitios web que te permiten realizar inversiones virtuales. Todo lo que tienes que hacer es registrarte para ver si realmente puedes lograr resultados mejores que el promedio. Este período de prácticas de un año cumple una serie de propósitos: no solo te ayuda a conocer los pormenores de la inversión, sino que también te liberará de sus fantásticas expectativas.

Una vez que hayas tenido la experiencia virtual de su año, estarás listo para la búsqueda de gangas. El mejor lugar para encontrar una ganga es en acciones de compañías infravaloradas.

El mercado normalmente infravalora las acciones de las empresas que son temporalmente impopulares o que sufren pérdidas económicas.

Para ilustrar esto, imagina que Enterprise B es el segundo competidor más fuerte en el mercado de refrigeradores. La compañía es grande y ha mostrado ganancias sólidas, pero no espectaculares, en los últimos siete años. Sin embargo, debido a un error de producción, la compañía no ha sido tan rentable en los últimos dos meses, lo que ha provocado que el precio de sus acciones caiga en picado a medida que se asustan los inversores.

Una vez que se haya resuelto ese error de producción, la empresa volverá a estar donde estaba, y un inversionista inteligente vería estos precios en baja como una oportunidad para obtener un buen negocio.

Pero encontrar gangas es difícil. Por eso es importante comenzar primero con la práctica de un año. Si puedes hacerlo en el mundo virtual, ¡puedes hacerlo en la vida real!

Resumen final del libro «El inversor inteligente»

Quieras jugar a la defensiva o seguir la ruta del emprendedor, cuando se trata de acciones, siempre quieres caminar por el camino del inversor inteligente. Todo lo que tienes que hacer es seguir las pautas establecidas aquí. Tú también puedes convertir tus inversiones en ganancias modestas, pero estables.

Compra El inversor inteligente ahora en la librería de zonavalue.com

Si te interesan los libros de esta temática te interesará:

El pequeño libro para invertir con sentido común

Padre rico, padre pobre

Millennial Money How Young Investors Can Build a Fortune

 

El inversor inteligente, por Benjamin Graham

4.3 (85%) 8 vote[s]