NOTICIAS EN TIEMPO REAL SOBRE LA BOLSA,
ÍNDICES BURSÁTILES, APERTURAS Y CIERRES
DE MERCADO, MATERIAS PRIMAS ...

Una “transición energética justa” es un código para mantener el carbón: Russell

12/05/2022

En la ciudad sudafricana de Johannesburgo existe una plaga conocida como el Langostino de Parktown, que es en realidad un grillo gigante.

Este insecto, que llega a medir hasta siete centímetros, tiene la temible reputación de ser difícil de matar e incluso, si se consigue aplastarlo, deja una materia fecal negra que provoca manchas.

En Sudáfrica, el carbón es más bien como el langostino de Parktown: difícil de matar, sucio cuando lo haces, pero también algo útil, ya que se come plagas como los caracoles.

Por eso, cuando los presidentes, mineros y grupos de presión que asistieron a la mayor conferencia de inversión minera de África a principios de esta semana hablaron de una “transición energética justa”, quedó bastante claro que el término es en gran medida un código para mantener el carbón.

La transición energética justa entró por primera vez en el léxico con un acuerdo formal entre Sudáfrica, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania el pasado noviembre, según el cual se movilizarían 8.500 millones de dólares de financiación para ayudar a Sudáfrica a descarbonizar su economía.

Sudáfrica es el mayor productor y consumidor de carbón del continente, ya que depende de este combustible contaminante para generar cerca del 80% de su electricidad. También es el cuarto exportador mundial, por detrás de Indonesia, Australia y Rusia.

Aunque los líderes políticos y la industria minera sudafricana siguen comprometidos con la descarbonización de la economía, si se profundiza un poco más se hace evidente el apego permanente al carbón y a los puestos de trabajo que proporciona.

El presidente Cyril Ramaphosa, antiguo líder de los sindicatos mineros, dijo en el African Mining Indaba de Ciudad del Cabo que los recursos del continente eran vitales para la seguridad energética, para el desarrollo social y económico y para reducir la pobreza.

Todo esto suena razonable, pero Ramaphosa también utilizó un lenguaje que parecía proporcionar una flexibilidad significativa en la forma en que Sudáfrica cumpliría sus objetivos climáticos.

“Es importante que, al emprender una transición energética justa, nos adhiramos al principio contenido en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de responsabilidades y capacidades comunes pero diferenciadas”, dijo en el evento.

En la práctica, esto significa que países como Sudáfrica querrán mantener el carbón durante el mayor tiempo posible y dejar el trabajo pesado de deshacerse del combustible fósil a las naciones más desarrolladas que puedan permitírselo.

ESQUIZOFRENIA

El Consejo de Minerales de Sudáfrica también parece querer tener su pastel y comérselo, en la medida en que sigue comprometido con las emisiones netas cero para 2050 y describe el cambio climático como una cuestión existencial, pero también quiere mantener los puestos de trabajo del carbón y, presumiblemente, los beneficios.

Nikisi Lesufi, director ejecutivo de medio ambiente, salud y legado del Consejo, comenzó una sesión informativa para los medios de comunicación en Mining Indaba con un ruego a los periodistas de que “no me consideren esquizofrénico”.

A continuación, esbozó una postura que quizá no se ajuste a la definición médica de esquizofrenia, pero que ciertamente era de naturaleza contradictoria, al afirmar que era posible reducir la intensidad del carbono y proteger la industria del carbón al mismo tiempo.

Gran parte de lo que proponen el Consejo y sus miembros mineros es una buena noticia para la preocupación por el clima, como el uso de energías renovables para alimentar las minas y el cambio a vehículos limpios, como los volquetes con motor de hidrógeno.

Pero estas medidas sólo abordan lo que se denomina emisiones de alcance 1 y 2, dejando el enorme problema de las emisiones de alcance 3 del carbón, que es la contaminación creada cuando se quema el combustible.

Hablando entre bastidores con mineros, funcionarios e inversores en la conferencia, queda claro que la mayoría espera que la energía de carbón domine en Sudáfrica durante un largo periodo, aunque la probabilidad de que se desarrollen nuevas centrales y minas es cada vez menor.

El dilema energético de Sudáfrica refleja el de otros países en situaciones similares.

Es probable que sea difícil acabar con el carbón en países con grandes reservas nacionales y necesidades energéticas en rápido aumento, como India, Indonesia e incluso China.

Los países que pueden explotar las reservas nacionales y controlar en gran medida los precios para el mercado local probablemente descubran que el carbón sigue siendo competitivo frente a las alternativas más limpias, y tiene la ventaja añadida de proporcionar numerosos puestos de trabajo.

Reuters. Traduce Serenity Markets.

 

BUSCAR

ÚLTIMOS TITULARES

Nagel: habrá acuerdos salariales más altos en Alemania en el segundo semestre

17:40 || 23/05/2022

Macro

Villeroy, del BCE: Regular los activos cripto es una cuestión de emergencia ahora

17:29 || 23/05/2022

Macro

El Ministerio de Finanzas ruso cita la estabilización del rublo para el cambio

17:19 || 23/05/2022

Macro

Fraser: se empieza a ver que la oferta de materias primas supera a la demanda

17:15 || 23/05/2022

Macro

El cofundador de la bolsa de criptomonedas BitMEX recibe 6 meses de arresto domiciliario por cargos en Estados Unidos – Reuters

17:14 || 23/05/2022

Macro

El CEO de Intel: la oferta y la demanda de semiproductos no se equilibrarán hasta 2024

16:38 || 23/05/2022

Macro

La Fed afirma que el 12% de los adultos estadounidenses utilizaron criptodivisas en el último año

16:32 || 23/05/2022

Macro

Marianne LLake, ejecutiva de JP Morgan, dice que se espera que los viajes de Chase tengan un margen neto del 5% más o menos, con un gasto de casi 15 mil millones de dólares en 2025

16:26 || 23/05/2022

Macro

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER